Coronavirus

Josh Groban no permitirá que el virus detenga su carrera

Josh Groban encontró inspiración en medio de la pandemia / Foto: Christopher Smith/AP

El sonido del silencio es lo que a Josh Groban le resulta más difícil durante la pandemia de coronavirus.

La cuarentena no ha apagado su voz ni sus dotes de compositor, pero la interacción con su público ha desaparecido. Ahora canta frente a una máquina y no oye nada de vuelta.

“Cuando la canción termina, es muy extraño escuchar silencio”, indicó Groban. “El cuchicheo que tanto me encanta, conversar con la audiencia, meterme entre la multitud, he tenido que llenar esa brecha en mi cabeza”.

Groban está haciendo lo mejor que puede por llenar ese vacío con un nuevo álbum que lanzará en noviembre y tres conciertos temáticos que se transmitirán en vivo por streaming, comenzando en octubre con uno de canciones de Broadway.

“Este ha sido un tiempo para volverse creativo de maneras que nunca anticipamos”, señaló el músico. “Una de mis metas a lo largo de todo esto es realmente no suprimir lo que estoy sintiendo sino sacarlo de abajo de la alfombra y usarlo como inspiración”.

La placa, que se titulará “Harmony”, estaba medio listo cuando empezó la cuarentena. Aunque aún no ha sellado la lista de canciones, la mayoría serán versiones de clásicos que sus fans siempre le piden, como “The First Time Ever I Saw Your Face” y “She”, además de algunas originales.

Sentimientos

“Para mí, las canciones evocan un sentimiento de esperanza, un sentimiento de unión, son canciones que simplemente me hace sentir maravilloso”, señaló. “Es un álbum que para mí fue muy terapéutico cantar”.

El material será el eje de su segundo concierto el 26 de noviembre. El tercero, el 19 de diciembre, lo dedicará por primera vez a la música navideña.

“Creo que lo que la gente extraña en este momento es la conexión en tiempo real. Es la sensación de que todos vamos a comulgar y ser parte de algo juntos”, agregó Groban.

Para los conciertos, hará uso de lo que ha aprendido sobre actuar remotamente. En los últimos meses se ha abstenido de hacerlo con música pregrabada y ha encontrado un espacio perfecto en Los Ángeles desde donde transmitir con un ancho de banda magnífico. Los boletos para los tres conciertos salen a la venta el 25 de agosto y comienzan en 30 dólares.

Groban promete presentaciones íntimas “como si estuviéramos en la sala de alguien” y sorpresas. “Vamos a tratar de superarnos a nosotros mismos con cada uno de estos”.

Bromea que se está preparando igual que para cualquier otro concierto y que siente las mismas mariposas en el estómago, aun cuando algunos espectadores quizás estén doblando ropa mientras lo ven.

Nominaciones

Groban ha estado nominado a los premios Grammy, Emmy y Tony. Su último álbum fue “Bridges” de 2018, con música original, y estuvo en Broadway en 2017 en el musical “Natasha, Pierre & The Great Comet of 1812”. La pandemia llegó después de su gira pero interrumpió su planificada serie de conciertos en el Radio City Music Hall.

Hacer un álbum de canciones originales y salir de gira con él “me llenaba el tanque como intérprete. Mi tanque como que fluctúa. Hay momentos en los que realmente quiero crear desde cero”, comentó. “Y hay momentos en los que recuerdo cuánto me gusta simplemente interpretar y cuán universales pueden ser estas canciones”.

Groban se empuja a trabajar, aun cuando la pandemia le ha arrebatado algo de su disciplina. Practica sus escalas a diario y canta con regularidad, pero los videojuegos son una tentación constante.

El virus lo ha forzado a trabajar de manera diferente. Antes de la pandemia, solía presentarle un montón de ideas que había grabado en su iPhone a un compositor o productor y ambos creaban juntos a partir de ahí una canción. Ahora está solo.

Cambio

“Me ha hecho mucho más autosuficiente y de hecho me ha obligado a usar mis músculos y mi composición en mis habilidades para producir canciones”, explicó. “La cuarentena me ha hecho mucho más abierto, vulnerable y juguetón en el modo en que abordo la composición”.

Una nueva canción, “Your Face”, la creó en el software GarageBand, y entonces, desde su cuarto en Los Ángeles, se la envió al productor Tommee Profitt en Nashville, Tennessee. Ambos no se han conocido en persona, pero el resultado probablemente termine en el álbum.

Groban no esperaba tener un brote de creatividad en momentos de pérdidas y aislamiento, pero “muchas cosas han emanado durante un periodo en el que de hecho no esperaba escribir mucho”, concluyó.

Nueva York / Mark Kennedy / AP

Share This:

Comentarios

  composiciones   covid-19   josh-groban   

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!