Venezuela

Empresa de Houston cesa demanda contra exministro Rafael Ramírez

Rafael Ramírez, ex ministro de energía de Venezuela y expresidente de Petróleos del país (AP Foto/Ronald Zak, Archivo)

Una empresa de Houston desistió el miércoles de una demanda que había presentado contra el exministro de energía de Venezuela Rafael Ramírez, al que acusaba de orquestar exigencias para un soborno de 10 millones de dólares a fin de aprobar una venta de activos en el país sudamericano.

En su presentación ante el tribunal federal de Houston, la empresa, Harvest Natural Resources, no explicó las razones para el desistimiento. Sin embargo, Ramírez dijo que no se había alcanzado un acuerdo y que Harvest abandonó el pleito de manera unilateral cuando se percató que él disputaría los cargos hasta las últimas instancias. Los abogados de Harvest se negaron a formular declaraciones.

“He pasado años sirviendo a mis compatriotas venezolanos con un solo objetivo en mente: construir una Venezuela más fuerte y próspera”, indicó Ramírez en un comunicado. “Nunca violaría la confianza y la responsabilidad que se me otorgó mientras servía a mi país”.

En 2018, Harvest ganó un fallo por ausencia contra Ramírez por 472 millones de dólares luego que el exministro no respondió al litigio civil. Luego Ramírez se involucró en el caso y disputó enfáticamente las acusaciones, logrando revocar la decisión.

Ramírez fue ministro de energía y presidente de PDVSA por una década, pero eventualmente se distanció del gobierno de Nicolás Maduro cuando fungía como embajador de éste ante las Naciones Unidas.

Tras ser destituido, Ramírez se fue al exilio en Europa. Este año, el Tribunal Supremo venezolano, considerado afín al gobierno, solicitó su extradición desde Italia, donde al parecer se encuentra, para enfrentar acusaciones de corrupción que según Ramírez no son más que una venganza por haber desafiado a Maduro.

Harvest sostenía que desde 2012 rechazó exigencias de pagar 10 millones de dólares en sobornos por parte de un consultor petrolero en Florida que decía estar representando a Ramírez. La compañía había llegado a un acuerdo para vender su participación en un proyecto conjunto con PDVSA por 725 millones de dólares a la empresa indonesia Pertamina.

Harvest alega que debido a su negativa a pagar, Ramírez se negó a aprobar la venta y el acuerdo fracasó. La demanda citaba versiones de prensa según las cuales Ramírez expresó que aún estaba analizando el trato y que tanto el comprador como el vendedor sabían lo que tenían que hacer para obtener la aprobación.

En el 2013, afirma Harvest, surgió otro comprador, la empresa argentina Pluspetrol, pero nuevamente se vio obstruida por peticiones de sobornos. Harvest insiste en que finalmente logró vender sus activos venezolanos por un cuarto de su valor en el 2016, luego que Ramírez dejó la presidencia de PDVSA y fue nombrado embajador en la ONU. Poco después de eso la empresa norteamericana dejó de hacer negocios.

En 2016, la Asamblea Nacional venezolana, controlada por la oposición, denunció que desaparecieron 11.000 millones de dólares de las arcas de PDVSA en el período en que Ramírez dirigió la empresa, 2004-2014. En el 2015, el Departamento del Tesoro estadounidense acusó a un banco en Andorra de lavar unos 2.000 millones de dólares robados a PDVSA.

Aparte de eso, el nombre de Ramírez aparece en un caso ventilado en un tribunal de Houston en el 2018 contra cinco exfuncionarios de PDVSA, pero no como acusado. Esa denuncia alega que dos de los acusados le dijeron a empresarios que los pagos realizados a cambio de contratos o de la agilización de facturas serían compartidos con un alto funcionario del gobierno venezolano.

Ese funcionario es identificado en el expediente judicial sólo como “Funcionario B”. Una fuente estadounidense dijo a la AP que tal individuo es Ramírez.

Miami / AP

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!