Venezuela

La oposición movió el tablero pero no se avizora un pacto unitario

Se espera que Capriles avale candidatos para las parlamentarias con su partido la Fuerza del Cambio / Foto: Archivo

La crisis en el que se encuentra la oposición venezolana no ha dejado de sumar elementos de conflicto en las últimas semanas. Una de las más recientes cartas para diseñar una estrategia conjunta que permita hacer frente al gobierno de Nicolás Maduro, fue el llamado a un pacto unitario hecho por el jefe de la Asamblea Nacional y presidente interino, Juan Guaidó. 

Sin embargo, este intento de recuperar el malogrado capital político que ostentó Guaidó hace más de año y medio –cuando asumió la presidencia encargada-, no ha tenido la receptividad esperada por parte de algunas figuras opositoras.    

Uno de los dirigentes convocados fue el exgobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, quien de entrada advirtió sobre la necesidad de buscar otra vías de lucha, además de la abstención en las parlamentarias del 6 de diciembre, una bandera defendida por Guaidó y la cúpula del llamado G4 –Acción Democrática (AD), Voluntad Popular (VP), Primero Justicia (PJ) y Un Nuevo Tiempo (UNT). Según Capriles, los comicios pueden convertirse en un “hecho movilizador que permita al país reencontrar el camino de la política”.    

Más directa y confrontacional fue la respuesta de la dirigente de Vente Venezuela, María Corina Machado, quien tuvo una reunión con Guaidó, el sábado 28 de agosto. A la salida del encuentro, Machado negó su participación en el pacto unitario y rechazó llamar a una nueva consulta a la población, – similar al plebiscito que se hizo el 16 de julio de 2017. “Sería un engaño pretender volver a consultar lo ya consultado para colar la prolongación de tu condición de presidente interino (Guaidó) de manera indefinida. Ni es sano, ni es ético y no lo acompañaríamos (…) Al presidente interino le quedan 120 días para hacer lo que no se hizo en 17 meses“, dijo Machado, quien ha sido defensora de una intervención internacional militar llamada “Operación de Paz y Estabilización”.    

Varios sectores han cuestionado los fallos vinculados a la presidencia encargada, como el fracaso en el ingreso de la ayuda humanitaria del 23 de febrero de 2019, el levantamiento frustrado contra el presidente Maduro del 30 de abril del mismo año y la Operación Gedeón -fallida incursión armada por Macuto y Chuao de mayo de 2020.    

Lo cierto es que ambas posiciones abren un espectro entre participar en elecciones sin garantías o esperar una intervención militar. Estados Unidos salió al pasó ante las declaraciones de Capriles y Machado y los riesgos de dispersión –y por ende debilitamiento- de las fuerzas opositoras.    

El embajador para Venezuela de la administración de Donald Trump, James Story, apuntó el domingo 30 que su país tiene “una postura clara” al respecto.    

“El proyecto que tiene el presidente Guaidó lo apoyamos por completo (…) Creo que hay personas que piensan que ellos pueden salir de las cenizas si hacen autoataques a la oposición democrática. Creo que ellos no tienen razón”.    

El vocero estadounidense cuestionó a aquellos “que ponen todos los huevos en la cesta de una intervención militar. “Sólo piensan en el plan B, en que va a llegar el momento mágico de una intervención militar y no sé qué, y esto es muy dañino”.    

Excarcelación e indultos    
La imposibilidad de diseñar una nueva hoja de ruta unitaria deja abierta la puerta a la búsqueda de acciones separadas de dirigentes que ahora intentan tomar las riendas del antichavismo o al menos, no “hundirse” atados a la propuesta de un interinato indefinido en manos de Guaidó. Las opciones en la actualidad incluyen la posibilidad de que un sector pueda llegar a negociar con el Gobierno la participación en las elecciones del 6-D.    

La administración madurista otorgó, el pasado viernes 28 de agosto, el beneficio de arresto domiciliario al diputado opositor Juan Requesens, quien estaba detenido desde hacía dos años en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia y Contrainteligencia (Sebin), tras ser vinculado al fallido ataque con drones que sufrió Nicolás Maduro en 2018.    

Posteriormente, el 31 de agosto, se dio el “indulto” de 110 personas vinculadas con la oposición –, como fue el caso de diputados presos y en el exilio, además de otras a las que se les seguían investigaciones. Algunos analistas consideran que la medida, tomada por decreto presidencial, fue parte de un acuerdo a cambio de la inclusión de nuevos candidatos opositores y una mayor participación para el 6-D –con actores distintos a los de la Mesa de la Unidad Nacional y de los sectores disidentes de AD, VP y PJ avalados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).    

De Capriles se espera avale candidatos para las parlamentarias con su partido la Fuerza del Cambio. El ex mandatario mirandino ha sido señalado como el gran operador y el interlocutor para el indulto masivo. De hecho, el 1 de septiembre reconoció haber participado en conversaciones que permitieron el masivo perdón presidencial en las que sirvieron de mediadores funcionarios del gobierno de Turquía. “Hablar con un miembro de la comunidad internacional es lo normal cuando crees en la política y en la democracia”, escribió Capriles en la red social Twitter.

“Hoy, por mis ‘gestiones personales’, nos sentimos satisfechos de la libertad de 110 presos políticos. Mi único interés es defender a los venezolanos y lograr la libertad de Venezuela”, agregó.

Estrategia del Gobierno    
El politólogo Raniero Cassoni explica que los acuerdos no son una táctica nada novedosa del régimen madurista y “en los que puede caer la oposición por la necesidad de ver a su gente fuera de prisión”.    

 “La práctica común del chavismo siempre ha sido usar fichas canjeables en el tiempo, y veremos cómo eso se proyecta”.    

Asevera que “el régimen siempre planifica a futuro y con la excarcelación lo deja en evidencia”.    

“Lo que se evidencia cada vez más es la pugna a lo interno en la oposición. No hay una sola oposición y eso hace que el panorama sea cada vez más complejo. Por ende, la gente no tiene confianza. Encuestas recientes revelan que los electores prefieren votar por un independiente, luego por un opositor y de último por alguien del régimen. Así de mal está la situación del país”, detalla.    

El hecho es que el tablero político se está moviendo entre un Gobierno que parece tener un objetivo de legitimación y una oposición que se divide y no termina de tener a lo interno una maniobra clara.    

“Este juego político está abriendo la posibilidad a actores nuevos que quizá puedan hacer algo diferente, pero no se vislumbra cómo (…). Tienes a Juan Guaidó, María Corina Machado, Antonio Ledezma tratando de hacer una estrategia aunque aún no la hay. El régimen sí tiene la suya. Nicolás Maduro tiene cómo hacer la suya; y tienen la ventaja. Lo único claro acá es la oposición dividida, el chavismo buscando legitimarse en medio del rechazo internacional”.    

Cassioni apunta que Guaidó debe dar un viraje comunicacional que se transforme en algo más cercano a la gente y, sobre todo, más realista y no idealista. “No puedes basar las expectativas de un cambio de manera inmediata cuando en la realidad no puedes hacerlo. Esa ha sido la gran decepción con el caso Guaidó. Un tercer escenario es que los independientes vayan tomando camino y el mismo régimen se vaya socavando, eso es parte de lo que puede estar ocurriendo”, agrega.    

¿Hacia dónde va la oposición?    
El politólogo Fernando Spiritto señala que no hay consenso ni se avizora un pacto unitario, pero por primera vez en meses la oposición comienza a mover las piezas.    

El analista expresa que un sector, el de Capriles, salió del inmovilismo que ha caracterizado a Guaidó, y del extremismo que encarna María Corina Machado.    

De allí que Spiritto vincula el giro de los últimos días con el comunicado, de agosto, de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), en el que la Iglesia decía que, ante la decisión de 27 partidos de no ir a las parlamentarias, no se presentaba un plan alternativo de acción. Las críticas a Guaidó y a su ruta también han surgido en el seno de la sociedad civil.    

“La gente cuestiona el inmovilismo. Que la oposición se conforme con el estatus, que no haya una estructura concreta. Por eso es importante el movimiento de las fichas”, indica Spiritto.    

El director de la encuestadora Hercon, Marcos Hernández, asevera que “las posturas tanto de Capriles como de Machado son buscar otras vías más eficaces que las trazadas, las cuales han sido convertidas en intentos fallidos”.    

En ese sentido, para el analista, la situación política de la oposición evidencia que el timing o momento histórico del liderazgo de Guaidó tiene fisuras.    

Para Hernández, esta realidad es un obstáculo para concretar el pacto unitario.    

“Hay que entender que los liderazgos se agotan con la dinámica política y el estado actual del país no está para esperar largas o quedar nuevamente en expectativas. Guaidó tiene la mejor intención y cuenta con números importantes, pero la situación de crisis de los venezolanos no se puede articular más a reacomodos o revisiones, incluso nuevas propuestas”, acota el director de Hercon.    

Continuidad en veremos    
Spiritto no ve tan factible la continuidad administrativa del interinato de Guaidó si pierde, en enero de 2021, su condición de presidente de la AN.    
Sin embargo, fuentes de la oposición creen que esto puede solucionarse si se hacen ajustes en el Estatuto de la Transición aprobado por el parlamento en 2019.    

La continuidad administrativa es una de las piedras de tranca, asevera el director de Hercon, Marcos Hernández.    

“Guaidó mantiene un importante apoyo. No obstante, en horas o días, Capriles va a deslizar su discurso sobre la base de rescatar la democracia con votos, participación en el evento electoral. Esto choca con la propuesta de Guaidó y de María Corina Machado”, acota Hernández.    

Agrega que hay visiones que cuestionan los resultados opositores al día de hoy. Dentro de ese contexto, “el país convoca reconfiguraciones de estrategias. De allí la sustancia de la problemática de la división en la oposición”. 

Caracas / Rodolfo Baptista y Rafael Arias.

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!