Sucesos

Docente refutó versión oficial sobre la muerte de su hijo en supuesta refriega

Arelis Rivero denunció ante la Fiscalía que su hijo fue ultimado por detectives / Foto: Rafael Salazar

La educadora Arelis Rivero desmintió la información oficial, según la cual su hijo Diangel Arreaza Rivero, de 26 años de edad, pereció al supuestamente  medirse a tiros con uniformados de la Delegación Aragua de Barcelona del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

El hecho ocurrió el martes 8, en la calle Alí Primera del barrio Boquerón Bolivariano de esa localidad de la zona centro del estado Anzoátegui.

Arelis Rivero contó que Diangel estaba en su casa cuando entraron tres detectives para ultimarlo, pese a que estaba desarmado.  Presume que los policías  golpearon a su hijo antes de tirotearlo, pues en el certificado de defunción se asentó que  sufrió, además de herida de bala en el tórax, traumatismo craneoencefálico y fractura de cráneo

Mencionó que ella no estaba cuando la comisión del Cicpc entró en su vivienda. Expresó que quien sí estuvo presente fue su esposo, el comerciante Brand Urbaneja.

Añadió que su marido relató que después de que los “petejotas” le dieron muerte a Diangel, sacaron de un vehículo una bolsa negra, en la cual, al parecer, tenían la escopeta que le sembraron a su hijo. Luego, llegaron otros funcionarios del Cicpc y de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui) a su residencia.

La educadora aseveró que  los detectives utilizaron una piedra y un martillo para extraer las balas que presuntamente quedaron incrustadas en las paredes de su casa.

“Los barbarazos”

Arelis Rivera manifestó que los funcionarios se adueñaron de todo lo que allí encontraron. Afirmó que al parecer hurtaron dos teléfonos celulares, una plancha eléctrica, un millón de bolívares, tres paquetes de afeitadoras e igual cantidad de bolsas de galletas.

“También cargaron con dos frascos de colonia, la crema dental y hasta mi ropa interior”.

Rivera aseveró que los policías se comieron y tomaron todo lo que estaba dentro de la nevera: una patilla, un kilo de queso guayanés, leche de vaca y un refresco.

La docente aclaró que Diangel solamente estuvo detenido porque le sembraron una escopeta. Refirió que oficiales lo arrestaron el 5 de mayo de este año. El Tribunal 5 de Control del estado Anzoátegui ordenó a los 14 días que lo dejaran libre, pero se perdió la boleta. Fue el 19 de junio cuando el joven recobró la libertad.

Arelis Rivera expresó que su hijo Diángel era agricultor, cultivaba maíz y yuca. Estaba a la espera de que el gobierno le diera un crédito para criar cochinos.

La señora consignó la denuncia de la muerte de su muchacho ante la Fiscalía 19, con competencia en Derechos Fundamentales.

Barcelona / Yraida Núñez

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!