Locales

Servicios a domicilio se han debido adaptar a la falta de gasolina

Algunos trabajadores deben comprar gasolina "bachaqueada" / Foto: Archivo

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus y se decretó la cuarentena en el país, muchas personas se han visto obligadas a reinventarse  y a adaptar su manera de trabajar, a fin de percibir dinero.

Sin embargo, la escasez de combustible se ha convertido en un factor en contra para aquellos que, por ejemplo, se dedican a ofrecer sus servicios a domicilio, debido a la limitación que tienen  para movilizarse.

El técnico en refrigeración David Marcano comentó que la empresa donde labora debe gastar, como mínimo, 100 dólares semanales para adquirir 40 litros de gasolina en el mercado negro.

“Nos las venden a $2.5 el litro. Ese es el precio, por ahora, porque ya se está tornando difícil conseguirla bachaqueada y la quieren seguir aumentado”, afirmó.

Marcano aseguró que, hasta los momentos, siguen atendiendo la misma cantidad de clientes, pero que tuvieron que aumentar el costo del servicio, debido al gasto que implica conseguir el carburante.

Por su parte, Fernando Pacheco, quien  repara electrodomésticos, manifestó que tiene más de un mes con el vehículo parado por falta de combustible, por lo que debe desplazarse en transporte público.

No obstante, dijo que más tarda esperando autobús que haciendo las revisiones y reparaciones de los equipos de su clientela.

“Como el tiempo no me rinde como antes, cuando tenía el carro operativo, he tenido que negarme a atender a alguien por lo complicado que es trasladarme”, explicó.

En su caso, aunque no ha incrementado el valor monetario  de su trabajo, no se cierra a la posibilidad de hacerlo, tomando en cuenta que no percibe las mismas ganancias que antes de la pandemia.

“Uno intenta atender la mayor cantidad de clientes, pero con las limitaciones para moverse, no nos queda otra opción que aumentar el servicio. Igual hay que seguir buscando las maneras, porque al final, de eso es que uno vive”, añadió.

Abastecimiento irregular

En Anzoátegui fue implementada la modalidad interdiaria y por número de placas para abastecer de combustible a los ciudadanos. Además, unas pocas gasolineras están autorizadas para llenar los tanques.

El hecho es que son escasos los conductores de vehículos particulares que logran surtirse, por lo que la mayoría debe recurrir a los “bachaqueros” para conseguir el producto muy por encima de su valor real.

Barcelona / Andrea Aroca

Share This:

Comentarios

  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!