Tiempo Libre

Papa a ONU: usa la crisis de Covid para salir mejor, no peor

El pontífice manifestó que el mundo tiene que tomar una decisión al salir de la crisis de Covid-19 / Foto: AP

El papa Francisco instó el viernes a los líderes mundiales a utilizar la emergencia del coronavirus como una oportunidad para reformar las injusticias de la economía global y la “lógica perversa” de la doctrina de la disuasión nuclear, advirtiendo que el aumento de las respuestas aislacionistas a los problemas “no debe prevalecer”.

Francisco hizo un llamamiento para una mayor participación e influencia de las Naciones Unidas en la protección de los pobres, los migrantes y el medio ambiente en un discurso grabado en video el viernes ante la Asamblea General de la ONU.

El pontífice manifestó que el mundo tiene que tomar una decisión al salir de la crisis de Covid-19 y abordar el grave impacto económico que ha tenido en los más vulnerables del planeta: mayor solidaridad, diálogo y multilateralismo, o retroceder hacia un mayor nacionalismo, individualismo y elitismo.

Esto último, dijo, “ciertamente sería perjudicial para toda la comunidad, causando heridas autoinfligidas a todos. No debe prevalecer”.

Desde que el virus azotó Italia a finales de febrero, Francisco ha tratado de mostrar la interconexión de la pandemia con la salud del planeta y su gente. Su mensaje es que la crisis brinda la oportunidad de “salir mejor o peor” y que hay muchas razones para trabajar para salir mejor.

“La pandemia nos ha demostrado que no podemos vivir el uno sin el otro, o peor aún, enfrentarse unos a otros”, afirmó. “Por eso, en esta coyuntura crítica, es nuestro deber repensar el futuro de nuestra casa común y nuestro proyecto común”.

Se espera que Francis exponga más su visión de la solidaridad y el mundo post-covid en una encíclica que se publicará el 4 de octubre. En cierto modo, su discurso en la ONU fue una especie de resumen ejecutivo o un plan para lo que se espera, una breve descripción general de sus preocupaciones centrales de justicia económica, protección ambiental y cuidado de los más marginados de la sociedad.

Francisco reafirmó la oposición de la Iglesia católica al aborto, uno de los puntos ideológicos clave de contención del Vaticano con las Naciones Unidas. Dijo que el recurso al aborto solo había aumentado durante la pandemia, y dijo que era “triste” que algunos países estuvieran promoviendo el aborto como un servicio esencial que se debe brindar incluso durante la emergencia de salud.

“Es preocupante ver cuán simple y conveniente se ha vuelto para algunos negar la existencia de una vida humana como solución a problemas que pueden y deben ser resueltos tanto para la madre como para el feto”.

La autoridad católica pidió atención médica básica para todos, la reducción, si no la condonación de la deuda de los países más pobres del mundo y una reforma de las instituciones financieras de Bretton-Woods que, según dijo, solo están aumentando las desigualdades entre ricos y pobres.

“Ahora es un momento apropiado para renovar la arquitectura de las finanzas internacionales”, puntualizó.

Reiteró su exigencia de poner fin a la doctrina de la disuasión nuclear, que articuló de manera más completa durante su visita a Japón en 2019 en el monumento dedicado a las víctimas del bombardeo atómico en Hiroshima.

“Necesitamos desmantelar la lógica perversa que vincula la seguridad personal y nacional con la posesión de armas”, dijo. “La disuasión nuclear, en particular, crea un espíritu de miedo basado en la amenaza de aniquilación mutua; de esta manera, termina envenenando las relaciones entre los pueblos y entorpeciendo el diálogo ”.

Roma / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!