Locales

Ofertas en dólares: la estrategia de venta surgida en la cuarentena

El salario mínimo se mantiene fijo desde el último aumento realizado el 1ero de mayo de 2020 / Foto: Rafael Salazar

“El dinero está hecho, sólo hay que buscarlo”. En este dicho, muy popular en nuestro país, se apoya la mayoría de los habitantes del estado Anzoátegui para poder sobrevivir a la crisis económica que se agudizó con la llegada de la pandemia por Covid-19, desde el primer trimestre de este año.

Y es que las dificultades monetarias que se han presentado por la aplicación, especialmente, de días de confinamiento como parte de las medidas sanitarias, han puesto a volar la creatividad de más de uno para generar ingresos.

Tanto los comerciantes formales tradicionales como los nuevos vendedores se las ingenian para rescatar y repuntar las ventas. ¿ Y cuál ha sido la estrategia más usada?: Ofrecer rebajas que cautiven a los clientes.

Basta con caminar por el bulevar 5 de Julio de Barcelona y las principales calles del centro de Puerto La Cruz para observar que las promociones, que son hechas, sobre todo en dólares, —moneda que hasta los momentos no ha perdido su valor con la hiperinflación a diferencia del Bolívar—, se han convertido en el rebusque de los anzoatiguenses para elevar la afluencia de compradores, la cual ha caído a raíz de la pandemia.

El área de desayunos de preparación rápida (tequeños, empanadas y pastelitos) fue una de las primeras donde se empezó a aplicar las estrategias, porque se encuentra en el sector alimentario, uno de los priorizados para laborar durante la cuarentena.

Carmen Penzo, quien tiene más de ocho años vendiendo tequeños de queso en la avenida Caracas de Barcelona, puntualizó que pese a que su mercancía está entre las más económicas y accesibles para los consumidores, tuvo que implementar los combos de tres tequeños más un jugo de sabor artificial, dos tequeños más una malta o dos tequeños más un refresco, por tan sólo $1, o su equivalente en bolívares, para mantenerse.

“La mercancía se compra en base a esa moneda. He podido rescatar las ventas, pero cuando es la semana flexible es cuando se elevan un poco más, como 50%”.

Con el mismo monto en divisas se maneja la encargada de un local ubicado a escasos metros, Yenifer Maitán, para expender dos tequeños con una malta. Y si los enrollados de harina de trigo son acompañados de un vaso de papelón con limón, entonces pueden costar Bs 250 mil (menos de $1). “La situación país con la pandemia nos llevó a implementar estas estrategias para buscar ventas, porque hay mucha gente en la calle, pero solamente compran los alimentos necesarios para preparar en sus casas. Poco a poco nos vamos levantando”.

Hasta los proveedores que comercializan este tipo de mercancía congelada brindan ofertas para elevar la demanda.

La mayoría de los establecimientos del ramo, en la ciudad capital, exhiben afiches llamativos promocionando estos combos. Hay uno, por ejemplo, de un kilo de masa para pastelitos, 20 tequeños jumbo y 50 tamaño pasapalos por $5. Por separado, sólo el paquete de 20 unidades está en $2,5.

Vendedores de tequeños y empanadas ofrecen combos desde un $1 / Fotos: Rafael Salazar

Ajuste
Estas nuevas formas de comercialización, que han surgido como medida de sobrevivencia, se han extendido con cualquier tipo de mercancía.

Por ejemplo, El Rey de la Carne, localizado a pocos metros de la Fuente Luminosa de Barcelona, se autodenomina, desde hace dos años, como “la carnicería de los combos”, mientras que los trabajadores se han ajustado a las cotizaciones en divisas para intentar sobrellevar la situación económica del país.

Uno de los paquetes allí ofrecidos contiene medio kilo de carne de res molida, cochino y la misma cantidad de pollo, un kilogramo de hueso y una bandeja de mortadela y está en $5.

Otro consta de medio kilo de carne molida, chuleta de res, cochino, un kilo de pollo y costilla por $10, mientras que un tercero, que tiene medio kilogramo de carne molida, chuleta de res, pasta de chorizo, un kilo de cochino, costilla, pollo y una bandeja de mortadela, se consigue en $15.

“Las ventas no están como antes, pero hemos tenido buena receptividad porque no somos sólo combos, sino calidad y garantía en el peso. Hay personas que compran de manera detallada los rubros, pero la gran mayoría se llevan los combos más económicos”, comentó la encargada de apellido Alcalá.

Carnicerías también ofrecen variedad de combos para mantenerse

Hay otros comerciantes que han tenido que cambiar de ramo para ser incluidos entre los sectores priorizados y así poder generar ingresos, como le ocurrió a uno que tiene un local cerca de la plaza Bolívar, en la capital del estado y que prefirió mantenerse en el anonimato. De una agencia de loterías pasó a administrar una venta de productos de primera necesidad.

“La comida es lo que la gente está buscando ahorita. Las otras cosas están pasando a segundo plano. Llevamos más de dos semanas abiertos. Nos iniciamos ofreciendo combos que se ajusten a las necesidades de las personas. Aunque hay quienes buscan productos de manera individual porque no cuentan con el dinero para pagar la cantidad en dólares, les sale más económicos llevarse los grupos”, expresó el vendedor.

De todo
Hasta productos para el cabello como keratina son ofertados en la zona metropolitana. Hay comerciantes que ofrecen cuatro onzas del líquido por el billete en físico de $1 en el centro porteño. Mientras que en Barcelona, por el mismo pago, las personas se pueden llevar hasta seis medidas más un champú de aplicación previa. De lo contrario, cada onza se ubica en, mínimo, Bs 100 mil.

“Hay que hacer ofertas para poder competir con los comerciantes. La gente se está adaptando y compra de a poco”, mencionó Marina Drikha.

Por otro lado, para el vendedor de ropa, Máximo Montesdeoca, quien tiene su local al lado del Hotel Barcelona, sus rebajas en blusas para damas le permiten captar más compradores, aunque disminuya el porcentaje de ganancias.

Desde hace tres meses, por $5 que costaba una sola prenda, ahora las personas se pueden llevar dos.

“Cuando se inició la pandemia no hubo ventas, ahora trato de siempre tener ofertas y rebajas porque hasta los momentos soy el único y eso me ha funcionado. Por ejemplo, los pantalones que antes costaban $12, ahora están en 10 dólares. Estoy tratando de traer ofertas en ropa de niños para variar. Hay que sacrificar las ganancias para sobrevivir”, resaltó.

Hay comerciantes que prefieren ofertar aunque bajen sus ganancias

Como estrategias de ventas, algunos trabajadores del centro comercial Regina de Puerto La Cruz se unieron para ofrecer su mercancía en las afueras del establecimiento durante la semana de cuarentena radical, cuando tienen el acceso restringido por las medidas de confinamiento.

Con los artículos exhibidos en mostradores, vehículos, manos y hasta en el piso tratan de captar compradores de lunes a sábado de 9:00 am a 1:00 pm.

“Se crearon las ofertas para hacerlo más accesible para las personas, porque no todos tienen $50 o 60 dólares para un par de zapatos. Preferimos colocar tres pares por $25 y uno por 10 dólares. La gente compra poco, pero por lo menos no nos vamos con las manos vacías”, comentó Pedro Gil, empleado de una de las tres tiendas que se unieron para exhibir modelos de calzado en el maletero de un carro.

Todo por $1
Las plataformas digitales también han servido de apoyo, especialmente para aquellos que se dedican al emprendimiento en el área de dulces, comidas o las ventas de prendas de vestir y de artículos nuevos y usados.

Páginas en Facebook como “todo a $1 o menos” han surgido como portales de venta para muchos. Este espacio virtual cuenta con más de 40 mil miembros que se dedican a la compra y comercialización de cualquier cantidad de mercancía y servicios.

Tres pastelitos, dos pastelitos más un papelón con limón, nueve donas rellenas de chocolate o una mini tortas por $1 están dentro de lo ofrecido. También las personas pueden ubicar bisuterías, decoraciones para cumpleaños y gran número de productos que cuestan, máximo, esa cantidad de la moneda estadounidense, que en la mayoría de los casos debe ser entregada en físico -no el equivalente en bolívares- por exigencia de los vendedores.

Barcelona / Elisa Gómez

Share This:

Comentarios

  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!