Coronavirus

Oficial: las próximas 48 horas serán críticas para Trump en la lucha contra el virus

La Casa Blanca dijo que se esperaba que Trump permaneciera en el hospital por "unos días" / Foto: AP

El presidente Donald Trump pasó por un período “muy preocupante” el viernes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención mientras lucha contra el coronavirus en un hospital militar, dijo el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, el sábado.

Los comentarios se produjeron después de que se reveló que a Trump se le administró oxígeno suplementario el viernes por la mañana en la Casa Blanca antes de ser trasladado al hospital, aunque el personal insistió en que solo tenía síntomas leves.

Los médicos del mandatario, por su parte, pintaron una imagen optimista de la salud del presidente en una conferencia de prensa en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. Pero el informe del comandante de la Marina, el Dr. Sean Conley, y otros médicos planteó más preguntas de las que respondió.

Conley también reveló que Trump comenzó a exhibir “indicaciones clínicas” de COVID-19 el jueves por la tarde, antes de lo que se sabía anteriormente.

Según una persona familiarizada con la situación, el gobernante estadounidense recibió oxígeno en la Casa Blanca el viernes antes de ser trasladado al hospital militar. La persona no estaba autorizada a hablar públicamente y habló con The Associated Press bajo condición de anonimato.

Conley, actualizando a la nación sobre la condición del presidente de Walter Reed el sábado por la tarde, dijo que Trump había estado libre de fiebre durante 24 horas.

Además, se negó a decir si el presidente alguna vez había tomado oxígeno, a pesar de los repetidos interrogatorios.

“Jueves sin oxígeno. Ninguno en este momento. Y ayer con el equipo, mientras todos estábamos aquí, él no estaba con oxígeno”, expresó el funcionario. Añadió que los síntomas de Trump, incluida la tos y la congestión nasal, “ahora se están resolviendo y mejorando”.

“Está de muy buen humor”, afirmó otro médico, Sean Dooley.

Trump tiene 74 años y es clínicamente obeso, lo que lo pone en mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por un virus que ha infectado a más de 7 millones de personas en todo el país y ha matado a más de 200 mil personas en los Estados Unidos.

La administración ha sido consistentemente menos que transparente sobre la salud del presidente mientras el virus se propaga dentro de la Casa Blanca. 

Los asistentes se negaron a compartir información básica sobre su salud, incluida una descripción completa de sus síntomas, las pruebas que se le realizaron y los resultados. La primera palabra de que un colaborador cercano del líder había sido infectado provino de los medios de comunicación, no de la Casa Blanca.

En un memorando publicado el viernes por la noche, Conley informó que Trump había sido tratado en el hospital con remdesivir, un medicamento antiviral, después de tomar otro fármaco experimental en la Casa Blanca. Añadió que “lo está haciendo muy bien” y “no necesita oxígeno suplementario”.

Conley se negó a decir cuándo se hizo la última prueba a Trump antes de que se confirmara que tenía COVID-19 el jueves por la noche. Inicialmente sugirió que tenía 72 horas en el diagnóstico, poniendo la confirmación de la infección al miércoles. 

Aclaró más tarde que a Trump se le administró una prueba precisa para el virus el jueves por la tarde, después de que se confirmara que la asistente de la Casa Blanca, Hope Hicks, era positiva y éste mostrara “indicaciones clínicas” no especificadas del virus.

La Casa Blanca dijo que se esperaba que permaneciera en el hospital por “unos días” y que continuaría trabajando desde la suite presidencial del centro de salud, que está equipada para permitirle cumplir con sus deberes oficiales. 

Además de la accesibilidad a las pruebas y equipos, la decisión se tomó, al menos en parte, en el entendido de que trasladarlo al hospital más tarde, si empeoraba, podría enviar una señal preocupante.

El sábado, Conley dijo que el nivel de oxígeno en sangre de Trump es del 96%, que está en el rango normal. Los dos fármacos experimentales que ha recibido, administrados por vía intravenosa, han demostrado ser prometedores contra el COVID-19. 

El viernes, le dieron una dosis única de un medicamento que Regeneron Pharmaceuticals Inc. está probando para suministrar anticuerpos que ayuden a su sistema inmunológico a combatir el virus.

El viernes por la noche, comenzó un tratamiento de cinco días con remdesivir, un medicamento de Gilead Sciences que se usa actualmente para pacientes con enfermedades moderadas y graves. 

Los medicamentos funcionan de diferentes maneras: los anticuerpos ayudan al sistema inmunológico a eliminar el virus del cuerpo y el remdesivir frena la capacidad del virus para multiplicarse.

Maryland / AP

Share This:

Comentarios

  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!