Tiempo Libre

Papa: el capitalismo de mercado ha fracasado en una pandemia, necesita reforma

Las encíclicas del Vaticano son la forma más autorizada de enseñanza papal / Foto: AP

El Papa Francisco dijo que la pandemia del coronavirus ha demostrado que las “teorías mágicas” del capitalismo de mercado han fracasado y que el mundo necesita un nuevo tipo de política que promueva el diálogo y la solidaridad y rechace la guerra a toda costa.

El domingo, Francisco expuso su visión para un mundo post-Covid al unir los elementos centrales de sus enseñanzas sociales en una nueva encíclica, “Fratelli Tutti” (Hermanos Todos).

El documento se inspira en las enseñanzas de San Francisco y la predicación anterior del Papa sobre las injusticias de la economía global y su destrucción del planeta. Además, las combina con su llamado a una mayor solidaridad humana para abordar los problemas de hoy.

En la encíclica, Francisco rechazó incluso la propia doctrina de la Iglesia Católica que justifica la guerra como un medio de legítima defensa, diciendo que se había aplicado de manera demasiado amplia a lo largo de los siglos y que ya no era viable.

“Es muy difícil hoy en día invocar los criterios racionales elaborados en siglos anteriores para hablar de la posibilidad de una ‘guerra justa’”, escribió Francisco en el nuevo elemento más controvertido de la encíclica.

La autoridad religiosa había comenzado a escribir la encíclica, la tercera de su pontificado, antes de que el coronavirus golpeara y trastornara todo, desde la economía global hasta la vida cotidiana. Sin embargo, dijo que la pandemia había confirmado su creencia de que las instituciones políticas y económicas actuales deben reformarse para abordar las necesidades legítimas de las personas más dañadas por el virus.

“Aparte de las diferentes formas en que varios países respondieron a la crisis, su incapacidad para trabajar juntos se hizo bastante evidente”, escribió Francis. “Cualquiera que piense que la única lección que aprender fue la necesidad de mejorar lo que ya estábamos haciendo, o de refinar los sistemas y regulaciones existentes, está negando la realidad”.

Citó la grave pérdida de millones de puestos de trabajo como resultado del virus y como evidencia de la necesidad de que los políticos escuchen a los movimientos populares, sindicatos y grupos marginados, para que diseñen políticas sociales y económicas más justas.

“La fragilidad de los sistemas mundiales frente a la pandemia ha demostrado que no todo se puede resolver con la libertad de mercado”, afirmó. “Es imperativo contar con una política económica proactiva dirigida a promover una economía que favorezca la diversidad productiva y la creatividad empresarial y posibilite la creación y no la reducción de puestos de trabajo”.

Denunció las políticas populistas que buscan demonizar y aislar, y llamó a una “cultura del encuentro” que promueva el diálogo, la solidaridad y un esfuerzo sincero por trabajar por el bien común.

Como consecuencia de eso, Francisco repitió su crítica al sistema económico global “perverso”, que dijo que mantiene consistentemente a los pobres al margen mientras enriquece a unos pocos. Francisco rechazó el concepto de un derecho absoluto a la propiedad para los individuos, enfatizando en cambio el “propósito social” y el bien común que debe provenir de compartir los recursos de la Tierra.

El pontífice una vez más rechazó la teoría económica del “goteo” como lo hizo en la primera declaración de misión importante de su papado, la Evangelii Gaudium de 2013, (La alegría del evangelio), diciendo que simplemente no logra lo que afirma.

“El neoliberalismo simplemente se reproduce a sí mismo recurriendo a teorías mágicas de ‘derrame’ o ‘goteo’, sin usar el nombre, como la única solución a los problemas sociales”, sostuvo. “Se aprecia poco el hecho de que el supuesto ‘derrame’ no resuelve la desigualdad que da lugar a nuevas formas de violencia, y que amenazan el tejido de la sociedad”.

Gran parte de la nueva encíclica repite la conocida predicación de Francisco sobre la necesidad de acoger y valorar a los migrantes y su rechazo a las políticas nacionalistas y aislacionistas de muchos de los líderes políticos de hoy.

Dedicó un capítulo completo a la parábola del Buen Samaritano, diciendo que su lección de caridad, bondad y cuidado de los extraños fue “la decisión básica que debemos tomar para reconstruir nuestro mundo herido”.

Consagraba en la encíclica su anterior rechazo tanto a la carrera de armamentos nucleares como a la pena de muerte, que dijo que era “inadmisible” en todos los casos.

“Todos los cristianos y las personas de buena voluntad están hoy llamados a trabajar no solo por la abolición de la pena de muerte, legal o ilegal, en todas sus formas”, destacó.

El llamado de Francisco a una mayor “fraternidad humana”, en particular para promover la paz, se deriva de su llamado conjunto de 2019 con el gran imán de Al-Azhar de Egipto, la venerada sede del Islam sunita de 1000 años de antigüedad. Su documento “Fraternidad humana” estableció la relación entre católicos y musulmanes como hermanos, con una misión común de promover la paz.

El hecho de que ahora haya integrado ese documento católico-musulmán en una encíclica es significativo, dado que los críticos conservadores de Francisco ya habían criticado el documento “Fraternidad humana” como herético, dado que afirmaba que Dios había querido el “pluralismo y diversidad de religiones”.

Las encíclicas del Vaticano son la forma más autorizada de enseñanza papal y tradicionalmente toman sus títulos de las dos primeras palabras del documento. En este caso, “Fratelli Tutti” es una cita de las “Admoniciones”, las pautas escritas por San Francisco en el siglo XIII.

Roma / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!