Mundo

Continúan las protestas contra Francia en el mundo islámico

Musulmanes chiíes quemaron una imagen de la bandera de Francia y una fotografía del presidente francés Emmanuel Macron / Foto: AP

Cientos de manifestantes en Pakistán quemaron este domingo efigies del presidente francés Emmanuel Macron y corearon consignas contra Francia, luego de que el mandatario intentara la víspera explicar su posición a los musulmanes del mundo.

Se llevaron a cabo manifestaciones más pequeñas en Líbano, Turquía e India después de que la semana pasada el mundo musulmán se viera sacudido por protestas contra Francia, en su mayoría organizadas por grupos islamistas.

Macron concedió una entrevista el sábado en la tarde en la que dijo que comprendía la conmoción que sentían los musulmanes por las caricaturas del profeta Mahoma. El mandatario habló con la televisora árabe Al Jazeera, con sede en Qatar, y también defendió la libertad de expresión y los valores seculares de Francia.

La oficina de Macron dijo que el objetivo de la entrevista era aclarar los malentendidos con respecto a la postura de Francia y las palabras del presidente, que dice fueron sacadas de contexto.

“Yo nunca he dicho eso”, dijo Macron al entrevistador de Al Jazeera, explicándole que algunas traducciones falsas de sus palabras en la prensa mostraban su apoyo a las caricaturas que se mofaban del profeta Mahoma. “Esas son mentiras”.

Macron explicó que todas las religiones están sujetas a la libertad de expresión y a “estos dibujos”.

“Entiendo y respeto que la gente pueda sentirse conmocionada por estas caricaturas”, dijo. “Pero nunca aceptaré que alguien pueda justificar el uso de la violencia física debido a estas caricaturas. Y siempre defenderé la libertad de expresión en mi país, de pensamiento, de dibujo”.

La entrevista desató una tormenta en las redes sociales, y muchos argumentaron que la estación qatarí erró al darle espacio al presidente francés que, según afirman, no se disculpó por ofender a los musulmanes.

Algunos criticaron a Macron por escoger a Al Jazeera, una televisora que ha estado en el centro de disputas políticas entre los países del Golfo Pérsico y Turquía, y que muchos consideran da espacio a personas línea dura y a grupos islamistas, prohibidos en muchos países del Medio Oriente.

Pero para otras personas, la presencia de Macron en Al Jazeera fue un éxito de las campañas de protestas y boicot, que obligaron al presidente francés a dirigirse a los musulmanes a través de un canal de lengua árabe.

Las manifestaciones en las naciones musulmanas la última semana y las exhortaciones a boicotear productos de Francia comenzaron luego de que Macron elogiara a un profesor francés decapitado tras mostrar caricaturas del profeta Mahoma en clase. Posteriormente se registraron dos ataques: uno a varios feligreses en una iglesia en Niza y el otro a un sacerdote griego en Lyon.

Grupos islamistas y de línea dura en el mundo musulmán han convocado a sus partidarios a que se opongan a las caricaturas y a la firme postura secular del gobierno francés. En la semana hubo múltiples protestas contra Macron.

En la ciudad paquistaní de Karachi el domingo, cientos de simpatizantes del principal partido islamista, Jaamat-e-Islami, quemaron una efigie de Macron. El grupo de aproximadamente 500 personas coreó consignas contra el mandatario y pidió boicotear productos franceses.

Los reunidos, un grupo más reducido comparado con las grandes manifestaciones de los últimos días, caminaron hacia el consulado francés. Agentes de seguridad acordonaron el área.

Karachi / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!