Mundo

El huracán Eta se acerca a Nicaragua como tormenta de categoría 4

Las autoridades de Nicaragua y Honduras trasladaron a personas el lunes desde islas exteriores y áreas bajas a refugios / Foto: AP

El huracán Eta se acercó el martes a la costa caribeña de Nicaragua con vientos potencialmente devastadores, mientras que las fuertes lluvias provocadas por las bandas de tormenta de categoría 4 ya estaban generando el desbordamiento de los ríos en Centroamérica.

El huracán tenía vientos sostenidos de 230 kph (145 mph), y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que es probable que mantenga esa fuerza hasta que toque tierra por la mañana. Estaba centrado a unas 30 millas (45 kilómetros) al sureste de Puerto Cabezas, Nicaragua, alrededor de las 7 am EST (1200 GMT) y se movía hacia el oeste-suroeste cerca de 4 mph (6 kph). Los vientos con fuerza de huracán ya soplaban en tierra.

La madrugada del martes, Guillermo González, director de la agencia de manejo de emergencias del país, indicó en una conferencia de prensa que cuando Eta comenzó a tocar tierra hubo informes de techos de metal corrugado volando de casas así como árboles, postes y líneas eléctricas caídas. Todo ello mientras ríos crecían en la costa. Según él, hasta el momento, no se reportaron heridos ni muertes.

La tormenta se acercaba a tocar tierra al sur de Bilwi, la principal ciudad costera de la región. Cerca de 10,000 personas estaban en refugios en esa localidad y una cantidad igual se refugió en pueblos más pequeños de la región, informó. El área ya había sido azotada por vientos y fuertes lluvias durante horas.

Las autoridades de Nicaragua y Honduras trasladaron a personas el lunes desde islas exteriores y áreas bajas a refugios. Los residentes se apresuraron a apuntalar sus casas, pero pocas estructuras a lo largo de la remota costa caribeña de Nicaragua se construyeron para resistir tal fuerza.

El ejército de Nicaragua trasladó tropas de cascos rojos especializadas en búsqueda y rescate a Bilwi, la principal ciudad costera en una zona remota y escasamente poblada. La marina pasó el lunes transportando a los residentes de las islas costeras a refugios en Bilwi, también conocido como Puerto Cabezas.

En un refugio en Bilwi, el agricultor Pedro Down esperó el lunes por la noche la llegada de Eta. “Cuando llegue, puede arrancar todo (techo) y destruir la casa, así que hay que buscar un lugar más seguro”, expresó, acunando a un bebé en sus brazos. “Así que vine aquí para salvar nuestras vidas”.

El lunes por televisión, la vicepresidenta de Nicaragua y la primera dama Rosario Murillo oraron para que Dios protegiera al país. Aseguró que Nicaragua aplicaría las lecciones aprendidas de tormentas anteriores. “Cuántos huracanes han llegado y hemos seguido adelante, gracias a Dios”.

A lo largo de la costa norte del Caribe de Honduras, las lluvias torrenciales de las bandas exteriores de Eta provocaron que algunos ríos inundaran sus orillas el lunes, lo que obligó a evacuar.

Este podría ser solo el comienzo de la destrucción de Eta. Se pronosticó que la tormenta pasaría la semana serpenteando sobre Centroamérica arrojando lluvia medida en pies, no en pulgadas.

Los meteorólogos informaron que el centro y norte de Nicaragua y en gran parte de Honduras podrían recibir de 15 a 25 pulgadas (380 a 635 milímetros) de lluvia, con 35 pulgadas (890 milímetros) en áreas aisladas. También es probable que se produzcan fuertes lluvias en el este de Guatemala, el sur de Belice y Jamaica.

Una marejada ciclónica de unos 15 pies (4,5 metros) por encima de las mareas normales era posible para la costa de Nicaragua, según lo declarado por los meteorólogos.

Las cantidades de lluvia esperadas fueron comparadas con el huracán Mitch de 1998, uno de los huracanes atlánticos más mortíferos de la historia. Un informe de archivo del Centro Nacional de Huracanes concluyó que Mitch provocó la muerte de más de 9.000 personas.

Eta triplicó su fuerza en aproximadamente 24 horas, intensificándose rápidamente de una tormenta de 65 kph (40 mph) el domingo por la mañana a un huracán de 190 kph (120 mph) alrededor del mediodía del lunes, y continuó ganando energía durante todo el día.

Es la octava tormenta atlántica de esta temporada que alcanza la definición de los meteorólogos de intensificación rápida: una ganancia de 35 mph (56 kph) en la velocidad del viento en solo 24 horas. También es el quinto en alcanzar la categoría de huracán mayor. Durante las últimas dos décadas, los meteorólogos han estado cada vez más preocupados por las tormentas que simplemente estallan con fuerza.

Eta es la vigésimo octava tormenta del Atlántico con nombre esta temporada, empatando el récord de 2005 de tormentas con nombre. Es la primera vez que se usa la letra griega Eta como nombre de tormenta porque después de que terminó la temporada de 2005, los meteorólogos regresaron y determinaron que una tormenta que debería haberse nombrado no lo era.

La temporada de huracanes todavía tiene un mes por delante, que termina el 30 de noviembre. En 2005, Zeta se formó hacia fines de diciembre.

Managua, Nicaragua / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!