Locales

Colegio de Médicos advierte que podría haber un rebrote del Covid-19 en noviembre

La ciudadanía tiene tiempo transitando las calles sin respetar el distanciamiento social y sin usar tapabocas / Foto: Rafael Salazar

“Se va aplanando la curva; Ay Dios, bendice a nuestra Patria”. Esta afirmación la hizo el gobernante Nicolás Maduro, el pasado 20 de octubre, luego de ofrecer en cadena de radio y televisión el acostumbrado balance diario de casos de coronavirus.

Dos días antes, la vicepresidenta Delcy Rodríguez reportó la detección de 347 nuevos contagios y destacó que la cifra mostraba un notable descenso en comparación con los números registrados en los últimos meses (el promedio variaba entre 700 y 1.000 enfermos cada día).

Ante esta supuesta mejoría, Maduro anunció ese mismo día la incorporación de 26 nuevos sectores económicos al plan de flexibilización 7+7 Plus, así como la apertura de organismos públicos que estuvieron cerrados desde marzo, cuando llegó la pandemia al país.

Esta decisión permitió que abrieran sus puertas las mueblerías, piñaterías, quincallerías, confiterías, joyerías, casas de Empeño, licorerías, posadas, hoteles, playas, parques de diversión, teleféricos y restaurantes, entre otros establecimientos.

Incluso, se notó algo de relajación por parte de la población del estado Anzoátegui durante la semana de flexibilización que se inició el 19/10 y culminó el 26/10.

Espacios públicos (plazas y bulevares) y playas de la zona norte estuvieron concurridos y muchos no portaban ni siquiera mascarillas (o le daban mal uso). “No había visto tanta gente en las playas de Lechería desde hace tiempo. Parece una temporada de Carnaval de hace 10 años”, expresó el ama de casa Victoria Pérez, quien habita en una residencia cercana a Playa Lido.

No obstante, el presidente del Colegio de Médicos de la entidad, Víctor Velásquez, se pronunció para aseverar que decir que la pandemia de coronavirus “está controlada” en Venezuela es un acto “irresponsable”.

“¿Por qué disminuyen los casos en algunas zonas? Porque ya se enfermó un alto numero de personas, porque hay gente que comienza a aplicar las medidas de protección y porque el tratamiento, en algunos casos, sigue ayudando a las personas. Ese comportamiento es normal en todas partes, pero cuando nosotros decimos de manera irresponsable que estamos aplanando la curva comienza la falsa confianza de la gente, dejan de usar protector y el virus, que todavía está silvestre en las calles, empieza nuevamente a infectar a los que no se habían contaminado. Esto es lo que se conoce como segunda ola de contagios. La segunda es menos letal, pero produce mayor número de casos”, explicó.

A su juicio, es muy probable que se produzca un rebrote del Covid-19 durante el próximo mes porque sólo 20% de la población del estado Anzoátegui (este tiene unos 2.103.856 habitantes) se apega a todas las normas de prevención del virus en la actualidad.

“Me preocupa grandemente que con esta falsa confianza y esta flexibilización tan extensa que se está haciendo, noviembre y diciembre nos agarre con números de pacientes muy por encima de lo que se está contabilizando ahora. También es una cuestión lógica desde el punto de vista económico, ya que si un tapaboca me cuesta un dólar y una harina (de maíz precocida) cuesta un dólar, voy a comprar harina porque tengo hijos que se están muriendo de hambre”, acotó.

Velásquez aseguró que si la ciudadanía cumpliera con las tres reglas fundamentales de prevención (uso de mascarillas, distanciamiento social y lavado de manos) sí se pudiera aplanar la curva de contagios.
“Si hacemos la medidas como deben ser, nosotros podríamos estar hablando de una disminución de casos real en el mes de mayo de 2021”, puntualizó el presidente del gremio de médicos.

Gobierno miente
En días recientes, a través de un reconocido programa transmitido por Unión Radio, el presidente del Instituto Anzoatiguense de la Salud (Saludanz), Omar Aray, también enfatizó que en el estado no se ha aplanado la curva de contagios del virus.

“Los casos no han disminuido. La situación que se está planteando desde el Gobierno nacional, de que están disminuyendo los casos y aplanado la curva, no es cierta. Hay un panorama bastante crítico. Nosotros hemos venido proponiendo que no se hagan las pruebas en un solo sitio porque están centralizadas. Teníamos un promedio de envío de pruebas a Caracas de 120 a 140 y eso disminuyó más de 50%. Si disminuye la cantidad de pruebas que van al Instituto Nacional de Higiene, evidentemente que también van a disminuir el número de casos”, señaló.

Agregó que otra de las razones por las cuales no se reporta la cantidad real de nuevos pacientes con Covid-19 es porque la población ha optado por tratarse en su casa.
“Cuando tú le dices a la gente que la pondrás en aislamiento por 20 o 30 días, piensa que allí no le garantizarían la vida ni la comida, por lo que piensa que es mejor estar en casa y le paga a los médicos para que vayan a atenderla”, manifestó.

Aray añadió que en estos momentos el epicentro de la enfermedad en el estado se encuentra en El Tigre.

En su intervención en el programa radial, el presidente de Saludanz mostró su preocupación por la falta de equipos de protección necesarios para tratar a los pacientes con coronavirus.

“Tenemos experiencia de haber tratado la primera parte, pero será un problema serio si se presenta un rebrote, como efectivamente ocurrirá, porque no tenemos insumos médicos y tampoco protección con equipos de bioseguridad. Los médicos estarán cada vez más expuestos”, alertó.

Situación en el Razetti
El delegado de prevención del Hospital Universitario Dr. Luis Razetti de Barcelona (centro de salud centinela para atender casos de Covid-19), Edison Hernández, también expresó su angustia por la escasez de insumos médicos en el recinto.

“Hoy en día se están manipulando los pacientes que tienen coronovirus con batas y monos quirúrgicos, gorros, cubrebotas, guantes y tapabocas quirúrgicos, mientras que hace dos meses se hacía con equipos de bioseguridad y doble tapabocas quirúrgicos o con las mascarillas N95. Mientras esto ocurre, el gobierno nacional y regional están en silencio, no dan más equipos. Seguimos recibiendo donaciones, pero son insuficientes”, apuntó.

Según información aportada por el dirigente sindical, hasta el viernes 23 de octubre en el hospital estaban tratando a sólo 10 pacientes con Covid-19.

“Hace dos meses había alrededor de 100 pacientes hospitalizados en el área de Covid, lo que causó el colapso de dicha área. También hace dos meses fallecieron, a causa de este virus, tres médicos emergenciologos del hospital. Hasta ahora han muerto seis trabajadores del Razetti con síntomas de coronavirus”.

El delegado de prevención acotó que en esta sala especial están laborando 14 personas, entre galenos, enfermeras, camareras y camilleros.

Para el secretario ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de la Salud (Sintrasalud), Giovanni Yaguaracuto, el déficit de medicinas y equipos de protección personal no sólo es palpable en el hospital Razetti sino en los 30 recintos asistenciales que existen en toda la entidad.

“Hay más de 60% de escasez en hospitales y ambulatorios. En algunos centros de salud ni siquiera hay cloro para asear las áreas. La realidad del sistema de salud es que no hay tapabocas, no hay botas y mucho menos hay equipos de bioseguridad. El personal de salud, en oportunidades, ha tardado hasta seis horas para atender a un paciente porque no se consiguen equipos de protección. Esto es lamentable”, expresó.

Este es el panorama que mantiene en alarma al sector salud y no es para menos, ya que hasta el 20/10, en el estado habían fallecido por Covid-19 20 de sus trabajadores, de los cuales 16 eran médicos, según el conteo que lleva la Organización No Gubernamental (ONG) Médicos Unidos de Venezuela.

Puerto La Cruz / Jesús Bermúdez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!