Sucesos

Ahorcaron, acuchillaron y quemaron a un ejecutivo jubilado de Alcasa

Los restos de Javier Marcano Díaz fueron ingresados en Senamecf / Foto: Arturo Ramírez

Una desagradable sorpresa se llevaron algunas personas  al encontrar, a las 3:15 de la tarde de este jueves 5, los restos de un ejecutivo jubilado de  la empresa CVG Aluminios del Caroní  (Alcasa) en una zona boscosa, a orillas de la carretera nacional que comunica a Anaco con San Mateo, a la altura del kilómetro 78.

La víctima respondía al nombre de Javier Antonio Marcano Díaz, de 57 años de edad, quien laboró hasta ese día como conductor de un transporte privado que cubre la ruta Puerto La Cruz- Puerto Ordaz.

El cadáver tenía una correa atada en el cuello, una herida de cuchillo en la cabeza y otra en el abdomen con exposición de vísceras. Además, presentó quemaduras en 70% de la superficie corporal.

En el lugar se apersonaron funcionarios de la Delegación Municipal Anaco  del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) e hicieron una inspección. A unos metros del cuerpo de Marcano  hallaron su automóvil,  marca Chevrolet, modelo Aveo, colores azul y plata.

Los detectives encontraron también un bidón con unos cinco litros de gasolina, que al parecer usaron los homicidas para prenderle fuego al ejecutivo.

Oficiales hicieron el levantamiento del cadáver y lo trasladaron al anfiteatro del Servicio Nacional de Medicinas y Ciencias Forenses (Senamecf), situado en la urbanización Tronconal III de Barcelona.

Una fuente extraoficial señaló que al vehículo de Javier Marcano se le salió una cruceta cuando se desplazaba por la vía. Al ver al chofer accidentado, unos individuos lo sometieron para atracarlo.

Los delincuentes al parecer se adueñaron de una cantidad de camarones y divisas que estaban en el carro. No pudieron llevarse el automóvil porque tenía una falla mecánica.  

No merecía esa muerte

Unos parientes cumplieron con los requisitos para solicitar los restos de Marcano en Senamecf.

Al ser abordada por los periodistas, el ama de casa Eunice Marcano contó que su hermano Javier Antonio fue jefe de personal en Alcasa, y tras ser jubilado comenzó a trabajar en una línea de taxis ejecutivos.

La señora mencionó que a las 10:30 de la mañana de este jueves hablaron por teléfono y que él  le comunicó que estaba en Puerto La Cruz, y se preparaba para regresar a su domicilio, en la urbanización Unare III en Puerto Ordaz, estado Bolívar.

Marcano acotó que en vista de que Javier Antonio no volvió a casa, los familiares comenzaron a buscarlo. Lo hicieron hasta que un oficial del Cicpc les dio la mala noticia.

La mujer afirmó que no le conoció enemistades a su hermano. Demandó justicia porque no merecía esa muerte.

Javier Marcano estaba casado con la empleada administrativa de Alcasa, Evangelista  Guzmán, con quien tuvo dos hijas que son profesionales de la Medicina.

Anaco / Yraida Núñez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!