Locales

Entre aguas negras y basura trabajan los vendedores informales del mercado portocruzano

Las personas deben estar fijarse por dónde caminan para no ensuciarse / Foto: Arturo Ramírez

Las aguas negras y basura acumulada reinan en la calle Venezuela, adyacente al mercado municipal de Puerto La Cruz, lo cual afecta la labor de los vendedores informales que laboran en el lugar.

Según lo establecido por la alcaldesa de Sotillo, Herminia García Ron,  los días lunes deben ejecutarse jornadas de  limpieza y desinfección en las vías que rodean  al recinto de expendio. Sin embargo, no se le ha dado  atención al desborde de aguas servidas.

En las calles Venezuela y Dividive es más crítica la situación. Además, en esta última se colocan vendedores de pescado que arrojan los desperdicios por doquier, lo cual hace más fuerte los hedores que imperan allí.

Algunos de los comerciantes afirman que se han tenido que acostumbrar a la fetidez. “Yo creo que el organismo de nosotros ya se adecuó a esto y por eso ya no le hacemos caso”, expresó Manuel Pinto.

Otros como Jesús Sánchez, quien atiende un local de empanadas, dijeron que el montón de basura que está cerca de los negocios les ha costado la pérdida de muchos clientes.

“Las personas vienen a comer, pero al ver esos desechos y percibir la putrefacción, se van sin consumir”, explicó.

Según palabras de Sánchez, ese montón de desperdicios que están frente a su local  llevan ahí toda la semana, pues el aseo urbano no ha pasado en las noches, como le corresponde.

Puerto La Cruz / Javier A. Guaipo

Share This:

Comentarios

  

Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!