Locales

Comunidades de Barcelona viven entre aguas servidas

Los vecinos señalaron que las cloacas desatan mosquitos / Foto: Arturo Ramírez

Un hedor desagradable permanece en el ambiente de diversas comunidades de la capital anzoatiguense, debido a que las aguas servidas se derraman en las calles sin que esto llame la atención de las autoridades, de las que esperan acudan a reparar los botes.

Es el caso de la calle San José, transversal a la avenida Juan de Urpín. La vecina Delia Ochoa manifestó que presentan ese problema desde hace más de seis meses y “no hemos conseguido dónde denunciar para que nos hagan caso”.

Los moradores se encargan de limpiar los desagües para no inundarse de aguas putrefactas cuando llueve, explicó Ochoa.

En la avenida II de Boyacá, los residentes están cansados de solicitar ayuda en gobernación y alcaldía para que acudan a destapar las cloacas. Así lo aseguró Mercedes Salazar, residente de ese sector.

Expresó que viven “bajo una nube de mosquitos provenientes de las alcantarillas, las cuales se encuentran desbordadas desde hace año y medio”.

Añadió que hay vías que sólo pueden atravesar en vehículos porque los residuos cloacales ocupan hasta las aceras.

En la calle transversal al hotel Neverí, la historia se repite haciendo poco agradable el tránsito. Nancy Pérez, quien frecuenta esa ruta para visitar a su hermana, afirmó que pasar por allí es “repugnante”.

Los habitantes de estas comunidades solicitan a los entes competentes que resuelvan esta situación, la cual genera contaminación y la proliferación de plagas, lo que los expone a enfermedades.

Milena Pérez / Puerto La Cruz

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!