DEPORTES  Baloncesto

Lucha de cuatro por el título de la NBA

LeBron James y Anthony Davis podrían tener una mejor temporada con Lakers gracias a las adiciones del equipo (Foto: Cortesía)

Con apenas 72 días de descanso, situación inusual en la NBA, el equipo campeón de la temporada anterior, Lakers de Los Ángeles, no descansó ni desmayó en su deseo de crear una hegemonía con LeBron James y Anthony Davis, tal como lo hiciera otrora con Kareem Abdul-Jabbar y Earving “Magic” Johnson y posteriormente Shaquille O´Neal y Kobe Bryant (+).

Lakers movió las fichas, pero otros equipos también hicieron lo propio para intentar destronar al actual campeón de la NBA, tal es el caso de Bucks de Milwaukee con el doble Jugador Más Valioso Giannis Antetokounmpo, Nets de Brooklyn con sus estrellas Kevin Durant y Kyrie Irving, y Clippers de Los Ángeles con Kawhi Leonard y Paul George.

Estos cuatro equipos son los que mejor se ajustan a la definición tradicional de esperanza de campeonato de la NBA, por la estructura deportiva que tienen.

Lakers es el campeón defensor, todavía cuentan con James y Davis, y rodearon a esas dos superestrellas con más creación de tiros y profundidad de la que disfrutó el equipo en la primera temporada del dúo junto.

Wesley Matthews puede defender aleros más grandes cuando el equipo quiere ahorrarle a James algo de desgaste. Dennis Schroder y Montrezl Harrell dan a Lakers uno de los mejores banquillos de la liga; Schroder, en particular, proporciona a Los Ángeles el tipo de creador en el balón que le faltaba el año pasado cuando James no estaba en la cancha.

LeBron sigue siendo el jugador más confiable e inevitable del juego. El conjunto de habilidades de Davis se ajusta a James de una manera que ningún otro compañero de equipo lo ha hecho.

Una debilidad realista es la nueva colección de centros de Los Ángeles: si Marc Gasol continúa retrocediendo o la defensa de Harrell lo hace injugable en el momento decisivo, la profundidad de la cancha delantera podría convertirse repentinamente en un problema.

Después del final absolutamente humillante de la campaña del año pasado, las consecuencias de la temporada baja que incluyeron un cambio de entrenador, la partida del ganador del Sexto Hombre del Año, Harrell, y una miríada de informes tras bambalinas sobre su vestuario disfuncional, Clippers ingresa a 2020-21 con mucho que demostrar. Por muy decepcionante que haya sido su actuación en los playoffs, ciertamente poseen el talento para tener éxito en su búsqueda de la redención.

Leonard sigue siendo el segundo mejor jugador de la conferencia y un problema de enfrentamiento individual para todos los equipos, incluidos Lakers. Paul George debería parecerse más al finalista MVP de 2018-19 después de un final catastrófico en su primera temporada en Los Ángeles. Leonard y George siguen siendo, sin duda, el mejor tándem de aleros de la liga, con muy pocos equipos capaces de igualar cuando ambos están rodando.

Clippers también mejoró en la temporada baja. Serge Ibaka es un defensor interior significativamente mejor que Harrell, y esa defensa satisface una necesidad más apremiante que la anotación de Harrell. Ibaka también es un anotador bastante efectivo por derecho propio, uno que puede estirar la cancha de una manera que Harrell no pudo.

Clippers tienen el personal para jugar en múltiples estilos, y el nuevo entrenador en jefe Tyronn Lue se ha comprometido a hacer uso de esa flexibilidad.

“Dios del Este”

Hasta que Kevin Durant regrese en algo parecido a su mejor forma, Giannis Antetokounmpo es el mejor jugador del Este. Es una defensa de élite y un ataque de transición dominante en sí mismo, sin mencionar el anotador interior más imparable de la NBA. Bucks registró una calificación defensiva de 97.4 y superó a sus oponentes por 15.4 puntos por cada 100 posesiones con él en la cancha la temporada pasada.

A nadie le importa lo que haga este equipo en la temporada regular, los playoffs son lo único que importa. Y por más caótico y decepcionante que resultó ser su temporada baja, la adquisición de Jrue Holiday indudablemente convierte a Bucks en un mejor equipo de postemporada. Les da otro iniciador de media cancha muy necesario, alguien que puede permitir que Giannis se mueva fuera de la pelota cuando las defensas de los playoffs se están cargando sobre él y obstaculizan sus impulsos de ariete.

Porfin juntos

Kevin Durant y Kyrie Irving están rodeados de mucha profundidad y creatividad, y si esa profundidad es diezmada, Nets probablemente perseguirá a James Harden para completar un trío de superestrellas.

Nadie se ha acercado más a desafiar a LeBron James por su trono durante la última década que Durant. Si regresa en algún lugar cerca de su pico, Brooklyn es un contendiente inmediato. Darle a Durant un segundo violín tan ofensivamente devastador como Irving y un elenco de apoyo profundo que incluye a Caris LeVert, Spencer Dinwiddie, Joe Harris, Jarrett Allen, DeAndre Jordan, Taurean Prince y Landry Shamet, y ese equipo ganará juegos en sus peores días.

Steve Nash carece de experiencia como entrenador, pero hay razones para creer que podría ser el hombre perfecto para conectarse con los mercuriales Irving y Durant. Ningún equipo de la Conferencia Este puede igualar el nivel de talento o el techo general de Brooklyn.

Puerto La Cruz / José Barberi

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad

Publicidad

Publicidad




Publicidad




¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!