Locales

Exigen justicia para trabajadores petroleros detenidos por reclamar

La mayoría de los petroleros detenidos se desempeñaban como dirigentes sindicales / Foto: Archivo

Muchos fueron los trabajadores de la empresa Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa) que resultaron detenidos durante 2020 en todo el territorio nacional por reclamar los beneficios establecidos en sus contrataciones colectivas; así como por denunciar el deterioro de las industrias y el acoso laboral.

De “terrorismo”, “traición a la patria”, “entrega de información confidencial” e “instigación al odio” son sólo algunas de las acusaciones más comunes de las que han sido objeto los directivos sindicales.

Rosario Ríos, dirigente sindical, ha emitido varios mensajes al presidente de la República, Nicolás Maduro, pidiendo que sean revisados los casos de los trabajadores detenidos y se haga justicia con los que son inocentes.

Ríos rechaza que se “criminalicen las protestas” y que los trabajadores sean encarcelados como una forma de callarlos para que no expongan los problemas que atraviesa la industria.

“Le decimos a Maduro que las cosas en la empresa están mal. Lo invito a hacer una revisión aguas adentro para que se dé cuenta de lo que venimos denunciando. Si las cosas estuviesen bien no existirían colas para echar gasolina, no hubiese desabastecimiento de gas doméstico”, expresó.

Algunos detenidos

Ríos hizo alusión a sólo cinco de los petroleros que resultaron presos, pero resaltó que han sido muchos los que han recibido amenazas por parte de directivos. Las detenciones señaladas por Ríos son las siguientes:

* El 28 de enero, Marcos Sabariego, mecánico de mantenimiento en la planta de Conversión y Tratamiento de la refinería El Palito (Carabobo), fue apresado luego de reclamar, en una reunión realizada en el estacionamiento de dicha empresa, por la falta de respuesta de la empresa ante las necesidades de salud en vista de que no cuentan con el seguro médico (Sicoprosa). En ese momento, su hijo sobrellevaba un problema de salud”.

Medios regionales señalaron que una comisión mixta de la Guardia Nacional Boliviana (GNB) y seguridad interna de Pdvsa interrumpió la asamblea, en compañía del gerente del Departamento de Seguridad Industrial, Carlos Montero. De allí también se llevaron al petrolero Gil Mujica. Ambos son dirigentes sindicales.

*El 28 de febrero, en Caracas, Alfredo Chirinos, gerente de Operaciones Especiales de Pdvsa, y Aryenis Torrealba, gerente de Operaciones de Crudo, fueron aprehendidos y acusados de “traición a la patria”, alegando que entregaban información confidencial a Estados Unidos, con lo cual ponían en peligro la seguridad nacional.

*El 6 de mayo, la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) arrestó en Puerto La Cruz a Bartolo Guerra, capitán de PDV Marina, cuando salía de una reunión de trabajadores con el presidente de la filial, César Romero, al que le manifestaron las condiciones laborales a las que estaban sometidos. Guerra, con 24 de servicio, expuso que tenían 40 días de trabajo continuos y en los últimos siete no les habían dado agua ni comida.

*El 14 de noviembre, el trabajador petrolero del Centro Refinador de Paraguaná (CRP) y secretario del sindicato de Petróleo, Gas y Energía de Falcón (Sutpgef), Guillermo Zárraga, fue detenido en su casa por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Su hijo, Diego Zárraga, dirigente del partido político Vente Venezuela, denunció a través de la red social Twitter que los efectivos tumbaron la puerta de la residencia a las 3:00 de la mañana y se llevaron a su padre sin mediar palabras.

Esa fue la segunda vez en la semana en la que detuvieron a Zárraga. La primera fue el 11 noviembre, cuando estaba junto a su esposa Ana María Emilia de Zárraga.

*El 18 de noviembre, la Dgcim detuvo a Eudis Girot, director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), en su residencia en Puerto La Cruz, tras ser acusado de “terrorismo” e “instigación al odio” por impulsar protestas en Anzoátegui en reclamo al Sicoprosa, acoso laboral y respeto a las convenciones colectivas.

La vocera sindical apuntó que “a pesar de todos los atropellos seguiremos nuestra lucha porque estamos sin Sicoprosa, con salarios miserables, los trabajadores muriendo. Queremos mejor calidad de vida, no buscamos desestabilizar al Gobierno”, sentenció.

Milena Pérez / Barcelona

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!