Venezuela

Las gotas “milagrosas” de Maduro: un derivado del tomillo al que aún le faltan pruebas clínicas

Oletta advierte que pruebas científicas al Carvartivir no han sido publicadas / Foto: Archivo

El anuncio hecho por el presidente Nicolás Maduro el pasado domingo sobre la distribución en el país de las llamadas “gotas milagrosas del Dr. José Gregorio Hernández” para combatir el Covid- 19, puso en alerta a la comunidad científica nacional e internacional, que cuando menos, ha manifestado  la necesidad de tener precaución.

El mandatario aseguró que el medicamento, también conocido como Carvativir, resulta “100% efectivo” en el tratamiento del virus que ya ha provocado más de 1 mil 160 muertes en el país desde marzo de 2020, cuando se detectaron los primeros casos locales.

Maduro indicó que en los próximos días se iniciará la producción en masa del producto. “Lo vamos a distribuir por miles. Que lleguen a todos los ambulatorios, consultorios populares, CDI, hospitales, clínicas privadas a lo largo y ancho de Venezuela. Mientras más temprano tomen el Carvativir, más temprano neutralizamos los efectos del Covid”, prometió.

La primera objeción que han puesto los expertos se refiere a la rapidez con la cual se ha concluido que el fármaco es apto para su utilización masiva en humanos. Según especialistas consultados por El Tiempo, el proceso para certificar el uso de una medicina puede tomar meses y hasta años. Primero se requieren pruebas in vitro (en laboratorio). Luego, miles de pacientes deben ser tratados; se debe usar un protocolo científico riguroso; realizar análisis de expertos independientes y la publicación científica de los resultados, entre otros pasos, antes de proceder a su comercialización y distribución.

El segundo cuestionamiento tiene que ver con las expectativas desmedidas que podría estar generando el Gobierno acerca de una “cura” para el Covid. El doctor Alejandro Crespo Feytes, aclara que, para empezar, ningún medicamento debe ser nombrado como “milagroso”. En las actuales circunstancias no se ha descubierto el “remedio definitivo” contra el Covid.

“Responsablemente hacemos un llamado al gobierno nacional y a la población en general a no difundir información carente de sustento científico y acatar las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que puede ser contraproducente en una situación de pandemia, al generar falsa sensación de seguridad en una población vulnerable, dado lo depauperado de la salud de los venezolanos”.


Academia Nacional de Medicina
Comunicado

“Hay que ser prudente, menos aún relacionarlo con un símbolo tan importante en la religiosidad del país como es el doctor José Gregorio Hernández. Estas gotas lo que son es una molécula denominada Carvativir, derivada del tomillo, tiene mucho tiempo siendo evaluado como un fitofármaco (derivado de las plantas), incluso como aceite esencial. Hay un par de estudios, uno que se hizo en Argelia para ver si podría funcionar como neutralizante del virus productor del Covid-19. Luego hay otro estudio hecho con ratones con enfisema pulmonar donde parece que ejerce algún efecto contra el virus. Pero desde estos estudios hasta demostrar eficacia, eficiencia y seguridad en humanos hay un trecho muy grande. No podemos tomar esto como que ahora hay que mandar este medicamento y con eso se cura”, dijo el también presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (filial Aragua).

Agregó Crespo que muchas moléculas y medicamentos han demostrado in vitro que pueden neutralizar el virus y no se correlaciona con mejoras en pacientes, pero destacó que luego de varias fases, es que se debe empezar a comercializar un producto. 

“Decir que una medicina cura mágicamente una enfermedad es sembrar falsas expectativas en una población ávida de soluciones. Habrá que esperar el tiempo y la ciencia, para saber si realmente sirve o no sirve. Pero no es correcto vender esta molécula como la solución al Covid-19. Hasta ahora la solución a la pandemia es el uso de mascarilla, lavarse las manos, mantener el distanciamiento y tratar de hacer las cosas en espacios abiertos o quedarse en casa. También esperar las vacunas que ya han demostrado ser seguras. En eso es que deberíamos estar concentrados. En que haya vacunas para el resto de enfermedades que hay en Venezuela”.

Eficacia bajo lupa
En octubre de 2020 Maduro ya había hablado de un medicamento descubierto en Venezuela capaza de eliminar el Covid. Explicó que los investigadores trabajaron con la molécula DR10, usada también como tratamiento contra la hepatitis C, el virus de papiloma humano (VPH) y el ébola. Recientemente el Ministerio de Ciencia y Tecnología, explicó que el Carvativir es un fármaco a base de isotimol (compuesto producido por las plantas).

Luego del anuncio del pasado domingo 24, la Academia Nacional de Medicina de Venezuela emitió un comunicado preliminar, donde pedía “esperar por mayores datos de las pruebas” del fármaco, según los protocolos internacionales.

Según el Gobierno, el Carvativir “pasó todas las pruebas de eficacia y seguridad”, con una “tremenda” capacidad antiviral. Asimismo se indicó que se ha protegido su propiedad intelectual, y se espera sea evaluado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los expertos de la Academia de Medicina explican que Carvativir, parte de un derivado de la planta de tomillo (Thymus vulgaris) con el nombre químico de “2-metil-5-(1-metiletil)-fenol recombinado”, mejor conocido como Carvacrol “y no tiene nada de novedad, pues tanto los extractos como los productos puros del tomillo tienen ya una larga tradición como nutricéuticos y agentes terapéuticos desde tiempos ancestrales. Al respecto se conoce la estructura química de un sinnúmero de sus aceites esenciales, producto del metabolismo secundario (terpenos) del tomillo”.

En relación a la eficacia en contra del Covid-19 apuntan que se han probado ciertos mecanismos de acción de los aceites esenciales del tomillo en contra de varios virus de influenza y coronavirus.

Sin embargo, en un segundo comunicado publicado el miércoles 27, la Academia de Medicina aseguró “no tener conocimiento de estudio alguno que demuestre científicamente la efectividad de este u otro tratamiento natural” contra el Covid.

La instancia recordó, de acuerdo a las recomendaciones hechas por la OMS, que “aunque algunos remedios occidentales tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas del Covid-19, no hay evidencia científica definitiva e irrefutable de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad”.

Tito López, presidente de la Cámara de la Industria Farmacéutica de Venezuela (Cifar ), al respecto expresó que estas gotas son un fitofármaco que ayuda a aumentar las defensas del cuerpo.

López destaca que la base del producto es “natural” y “sí está registrado, porque evidentemente es un lanzamiento del gobierno. Viene en un frasco gotero, es fotosensible (…) debería ir en un frasco color ámbar para que lo proteja, porque la luz solar lo degrada. Algunos laboratorios ya fueron contactados para que fabriquen 50 mil unidades diarias y sea distribuido en CDI, hospitales y todos los centros de salud del Gobierno. No tengo información si será comercializado en farmacias. Estas gotas ayudan a los pacientes con Covid a recuperarse más rápido. Fija defensas contra el virus”. 

Sin validación rigurosa
José Félix Oletta, exministro de Salud, enfatizó que efectivamente “no hay evidencias experimentales en seres humanos, que cumplan los criterios necesarios para recomendar el uso de este producto en Covid-19 ni en otras enfermedades”.

“El producto ha sido usado como antiséptico de superficies, enjuagues bucales y pastas de dientes. Los resultados referidos por Maduro no han sido publicados en revistas científicas, ni evaluados por expertos independientes. Mal podría aprobarse un registro sanitario sin la validación de la Junta Revisora de Medicamentos del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel que es el organismo técnico regulatorio que autoriza su dispensación”, indicó.

Validación de medicamentos
Sobre la certificación de una medicina, la Academia Nacional de Medicina puso como ejemplo el caso del Remdesivir, uno de los primeros fármacos usados para tratar el Covid-19. La instancia científica indicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) sometió al Remdesivir a cuatro ensayos clínicos controlados de miles de pacientes con diferentes métodos de aplicación y comprobación, antes de tener una conclusión sobre el tratamiento, la cual dejó claro que su efecto es “modesto” en los porcentajes de hospitalización y decesos.

De manera extraoficial, investigadores consultados del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) expresaron que mantienen sus reservas sobre los resultados del estudio relacionado sobre el compuesto ya que solo se tienen datos de las Fases I y II. Por esa razón esperan publicar un comunicado en los próximos días que reafirme esa postura hasta tanto se publique nueva información.

La Academia de Medicina hizo un llamado al gobierno nacional y a la población en general a no difundir información carente de sustente científico y acatar las directrices emanadas de la OMS”, ya que la misma podría ser “contraproducente en una situación de pandemia al generar falsa sensación de seguridad en una población vulnerable dado lo depauperado de la salud en los venezolanos.

¿Qué es el tomillo? 

El tomillo es una planta mediterránea de uso medicinal y culinario. Ha tenido diversas funciones a lo largo de los siglos –llegó a ser utilizada por los egipcios para embalsamar. La hierba del tomillo suele crecer silvestre sin mayores cuidados. Sus hojas se usan para dar sabor a verduras, hacer más digestivos embutidos y quesos, o aromatizar carnes. El tomillo también se toma por vía oral para tratar dolencias como la bronquitis, el dolor de garganta, el cólico, la artritis, el malestar estomacal, la gastritis, la diarrea, infecciones parasitarias y trastornos cutáneos. El aceite de tomillo se emplea igualmente como bactericida en enjuagues bucales. También se aplica en las orejas para combatir infecciones bacterianas y micóticas.  

Caracas / R. Baptista – R. Arias

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo