Coronavirus

Israel dará vacunas contra el coronavirus a los palestinos

Un profesional sanitario prepara una vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech en el Hospital Sheba Tel en Ramat, Gan, Israel / Foto: AP

 Israel ha accedido a transferir 5.000 dosis de vacuna contra el coronavirus a los palestinos para inmunizar al personal médico de primera línea, según confirmó el domingo la oficina del ministro israelí de Defensa, Benny Gantz.

Es el primer envío de vacunas confirmado por Israel a los palestinos, que se han quedado muy atrás en la agresiva campaña de vacunación israelí y no han recibido ninguna vacuna.

La Organización Mundial de la Salud ha expresado su preocupación por la desigualdad entre Israel y los palestinos que viven en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza. Grupos internacionales de derechos humanos y expertos de Naciones Unidas han dicho que Israel es responsable del bienestar de los palestinos en esas zonas. Israel afirma que según los acuerdos interinos de paz de la década de 1990, no es responsable de los palestinos y en cualquier caso no ha recibido peticiones de ayuda.

La oficina de Gantz dijo el domingo por la mañana que se había autorizado la entrega, sin dar detalles sobre los plazos. Las autoridades palestinas no hicieron comentarios en un primer momento.

Israel es uno de los países más adelantados del mundo en la vacunación de su población, tras conseguir acuerdos con las farmacéuticas Pfizer y Moderna. Casi un tercio de los 9,3 millones de habitantes del país han recibido la primera dosis de la vacuna y unos 1,7 millones de personas han recibido las dos, según el Ministerio de Salud.

La campaña incluye a los ciudadanos árabes de Israel y a los palestinos residentes en la zona anexionada de Jerusalén oriental. Pero los palestinos que viven en Cisjordania bajo el gobierno de la Autoridad Palestina, y los que viven bajo el gobierno de Hamas en Gaza, no están incluidos.

La Autoridad Palestina ha intentado conseguir dosis a través de un programa de la OMS conocido como COVAX. Pero el programa, que pretende reunir vacunas para países que lo necesiten, ha tenido problemas para despegar.

La disputa es un reflejo de la desigualdad global en el acceso a las vacunas, ya que los países pobres acaparan la parte del león de las dosis y los países más pobres se quedan aún más atrás en la lucha contra la salud pública y los efectos económicos de la pandemia. También se ha convertido en otro punto de inflexión tras décadas de conflicto en Oriente Medio, aunque el virus haya causado estragos en ambos bandos.

Jerusalén / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!