Tiempo Libre

La devoción por Candelaria “está más presente que nunca”

Los milagros que concede la santa Cantaurense son innumerables / Foto Referencial

Todos los años, el 2 de febrero, habitantes de Cantaura, en el municipio Pedro María Frites, rinden tributo a la Virgen de la Candelaria, patrona de Anzoátegui.

En esta conmemoración, realizan cadenas de oración, las cientos de personas de diferentes ciudades del país que creen en la advocación mariana.

Los chapariaperos se reúnen para alabar a la excelsa con ofrendas florales como muestra de su agradecimiento por los favores concedidos y para orar por el bienestar de sus familiares, dijo el devoto Carlos Manuel González.

Una de las actividades más conocidas en esta celebración es la procesión por la localidad, donde la imagen sale del “Santuario Mariano Nuestra Señora de la Candelaria” y es acompañada por sus fieles creyentes.

“Este año, debido a la pandemia, creo que todo será diferente. Pero eso no detiene nuestra fe; al contrario, la fortalece. Desde casa continuamos nuestras alabanzas a la virgencita”, expresó González.

Agregó que el poder de creer en la imagen mariana y en Dios es importante para los católicos, sobre todo en estos tiempos, en los cuales el mundo enfrenta tantas muertes debido al coronavirus.

“Dios y la Candelaria son nuestros guías en los momentos difíciles. Son luz en medio de la oscuridad que estamos atravesando por el virus. No hay que perder la fe en que pronto toda esta pesadilla mundial terminará, por eso debemos continuar firmes con nuestras oraciones”, acotó el hombre de 62 años.

Santa

Los milagros que concede la santa Cantaurense son innumerables. Así lo indicó María Candelaria Rojas, quien nació en Cantaura y actualmente reside en Estados Unidos.

“Es imposible dar una cifra exacta de los favores concedidos por la virgen porque la mayoría de ellos no se hacen públicos. Pero lo que importa es tener esperanza y que si pedimos las cosas de corazón y de forma sincera puede ser que nuestras peticiones se hagan realidad”, agregó la mujer de 36 años.

Relató que ella lleva el nombre de la virgen como recordatorio de un milagro concedido a su progenitora. Indicó que cuando su madre estaba embarazada de ella tuvo un sangrado y los médicos querían sacarle el feto, que tenía cinco meses. Sin embargo, “mi mamá no quiso y me contó que rezó muchísimo y de repente la sangre cesó, al igual que los dolores. Los doctores la examinaron y todo estaba bien. La única explicación a eso es un milagro, por eso me llamo María Candelaria”.

Rojas trata de mantenerse firme en su fe. Expresó que aunque está lejos de Venezuela, les enseña a sus dos hijos de 10 y 8 años que hay que creer en Dios y la virgen, sobre todo en los momentos de adversidad, “porque ellos nos iluminan para hacer las cosas bien”.

La chamariapera aseveró que está en constante oración por la sanación de los enfermos con coronavirus en su país y el mundo. “En nombre de Dios, todo acabará pronto y la pandemia será un mal recuerdo para todos”.

Aunque es difícil conseguir un busto para rendirle honor a la Candelaria, eso no detiene a los creyentes en su fe; ellos la veneran en sus hogares con cuadros con su imagen y le colocan ofrendas florales para alabarle.

Devoción

Candelaria fue nombrada patrona de Anzoátegui el 20 de agosto de 1990.

El fervor por la santísima surgió de los indios Caribes y Kariñas, quienes alababan las vírgenes de las etnias indígenas en la época del fundador de Cantaura -el 20 de agosto de 1740-, Franciscano Fray Fernando Jiménez, y posteriormente Frank Nicolás de Odena, quien por 51 años fue párroco de la población ubicada al sur de Anzoátegui.

De acuerdo con la historia de la localidad chamariapera, la devoción al personaje mencionado se le debe a los kariñas, quienes dieron muestras de fe y fueron los primeros en llegar, el 2 de febrero, a la celebración de las fiestas de Cantaura. Desde aquel momento, la imagen de la Candelaria es alabada.

La católica Rubí Contreras señaló que la festividad hacia la imagen mariana no sólo tiene lugar en Anzoátegui, sino también en los estados Mérida, Zulia, Carabobo, Aragua, Guárico, Falcón y en Distrito Capital, donde sus habitantes agradecen los favores concedidos por la excelsa.

Agregó que cada año la fe aumenta en creyentes de todo el territorio nacional. Comentó que “no importa en qué lugar del mundo estemos, lo que verdaderamente importa es orar por el bienestar de nuestro prójimo y porque Venezuela salga adelante, sobre todo en estos momentos, que nos invade el coronavirus. La devoción está más presente que nunca”.

Puerto La Cruz / María Alejandra Lunar

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!