Mundo

Las aerolíneas presionan a la Casa Blanca para que rechace las pruebas en los vuelos estadounidenses

Los directores ejecutivos de American, United, Southwest, Alaska y JetBlue participaron en la reunión / Foto: AP

Los líderes de varias de las principales aerolíneas estadounidenses se reunieron el viernes en línea con funcionarios de la Casa Blanca para presionar en contra de exigir pruebas de coronavirus a los pasajeros en vuelos nacionales, diciendo que socavaría la ya frágil industria.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, restó importancia a las especulaciones de que la administración de Biden pronto podría imponer el requisito de que los pasajeros en vuelos nacionales pasen primero la prueba COVID-19. Pero no llegó a sacar la idea de la mesa.

“Los informes de que existe la intención de implementar nuevos requisitos, como las pruebas, no son precisos”, dijo Psaki. Ella describió la reunión con los directores ejecutivos como “breve”.

Una persona familiarizada con las discusiones dijo que los directores ejecutivos de la aerolínea hablaron con el coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, Jeff Zients, según la persona, quien habló de forma anónima para discutir una reunión privada.

Los directores ejecutivos de American, United, Southwest, Alaska y JetBlue participaron en la reunión, de acuerdo a información de los funcionarios de la industria.

La reunión se organizó después de que el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, y Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijeran que se estaba considerando un requisito de prueba antes de los vuelos nacionales.

“Tuvimos una conversación muy positiva y constructiva centrada en nuestro compromiso compartido con las políticas basadas en la ciencia mientras trabajamos juntos para poner fin a la pandemia, restaurar los viajes aéreos y llevar a nuestra nación hacia la recuperación”, expresó, Nick Calio, director del grupo comercial Airlines for America, a través deun comunicado.

Desde finales de enero, los CDC han requerido que los viajeros internacionales muestren una prueba COVID-19 negativa o se recuperen del virus antes de abordar un vuelo a los EE. UU.

Sin embargo, las aerolíneas reaccionaron con alarma cuando los funcionarios de los CDC plantearon la posibilidad de realizar pruebas a un número mucho mayor de pasajeros en vuelos nacionales. Los funcionarios de las aerolíneas dicen que eso devastaría aún más los viajes aéreos, que aún no han regresado ni siquiera a la mitad de su nivel previo a la pandemia. Les preocupa que el costo adicional de una prueba disuada a las personas de realizar viajes más cortos.

Las aerolíneas también argumentan que no hay suficiente capacidad de prueba para evaluar a todos los pasajeros. Más de 1 millón de personas pasaron por los puntos de control en los aeropuertos de Estados Unidos el jueves, según cifras de la Administración de Seguridad del Transporte.

También dicen que exigir que las personas se sometan a una prueba de coronavirus antes de los vuelos haría que más personas condujeran, simplemente cambiando el riesgo de propagar el virus de los aviones a los automóviles.

Los sindicatos de aerolíneas se han sumado al impulso contra las pruebas de pasajeros nacionales. El viernes, el sindicato de pilotos de Southwest Airlines dijo que un mandato de prueba “diezmaría la demanda de viajes aéreos nacionales, pondría en riesgo los trabajos de aviación y crearía graves consecuencias no deseadas”.

Washington / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!