Mundo

El gobierno de Estados Unidos incauta más de 10 millones de máscaras N95 falsas en la sonda COVID-19

Los funcionarios de Seguridad Nacional no dijeron a qué estados se enviaron las máscaras falsas / Foto: AP

Agentes federales incautaron más de 10 millones de máscaras falsas N95 de la marca 3M en las últimas semanas, como resultado de una investigación en curso sobre las falsificaciones vendidas en al menos cinco estados a hospitales, instalaciones médicas y agencias gubernamentales.

Las incautaciones más recientes ocurrieron el miércoles cuando agentes de Seguridad Nacional interceptaron cientos de miles de máscaras 3M falsificadas en un almacén de la costa este que estaban programadas para ser distribuidas, según las autoridades.

Los investigadores también notificaron a unas 6.000 víctimas potenciales en al menos 12 estados, incluidos hospitales, instalaciones médicas y otros que pueden haber comprado imitaciones sin saberlo, instándoles a dejar de usar las máscaras de grado médico. Los funcionarios alentaron a los trabajadores médicos y las empresas a visitar el sitio web de 3M para obtener consejos sobre cómo detectar falsificaciones.

“No solo dan una falsa sensación de seguridad, ¿qué tan peligrosa es la persona expuesta sin ningún equipo de protección? No tienen ninguna utilidad”, expresó el secretario de Seguridad Nacional, Ali Mayorkas, sobre las máscaras falsas.

Las máscaras no provienen de los distribuidores habituales de 3M, provienen de fuera de la cadena de suministro normal, de acuerdo a información de los funcionarios. Pero los hospitales y los grupos médicos han seguido cada vez más las rutinas de compra normales durante la escasez de mascarillas en la pandemia. Dijeron que las estafas se están aprovechando del pánico por las máscaras.

Los funcionarios de Seguridad Nacional no dijeron a qué estados se enviaron las máscaras falsas, pero reiteraron que se presentarán cargos penales.

Las máscaras falsas no se prueban para ver si cumplen con los estrictos estándares N95 y podrían poner en riesgo a los trabajadores médicos de primera línea si se usan mientras se tratan pacientes con COVID-19.

Casi un año después de la pandemia, el fraude sigue siendo un problema importante ya que los estafadores buscan explotar hospitales y estadounidenses desesperados. 

Los investigadores federales dicen que han visto un aumento en sitios web falsos que pretenden vender vacunas, así como medicamentos falsos producidos en el extranjero y estafas que involucran equipos de protección personal. Los esquemas entregan productos falsos, a diferencia de antes en la pandemia, cuando los estafadores se enfocaban más en estafar a los clientes.

Washington / AP

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo