Mundo

Haití: 400 prófugos y 25 muertos tras fuga de cárcel

El recluso Arnel Joseph es conducido de regreso a la Penitenciaría Nacional tras comparecer esposado ante un juez (AP Foto/Dieu Nalio Chery, archivo)

Más de 400 presos escaparon y 25 personas perdieron la vida durante una fuga de una prisión en Haití, dijeron el viernes las autoridades sobre la evasión carcelaria más grande y cruenta del país en una década, en la que murieron el director del penal y el jefe de una poderosa pandilla.

Algunos creen que la fuga del jueves en la Prisión Civil Croix-des-Bouquets, en el noreste de Puerto Príncipe, tenía como propósito liberar al líder pandillero Arnel Joseph, quien fue el fugitivo más buscado en Haití hasta su arresto en 2019 bajo cargos que incluían violación, secuestro y homicidio.

Joseph se desplazaba el viernes en una motocicleta por la zona de Artibonite en la localidad de L’Estère, un día después de su evasión, cuando fue detectado en un retén, dijo el portavoz policial Gary Desrosiers a The Associated Press. Joseph sacó un arma y fue abatido en un intercambio de disparos con la policía, agregó.

Joseph había impuesto su dominio en Village de Dieu, un barrio pobre en el centro de Puerto Príncipe, y otras comunidades, incluidas partes de Artibonite, el departamento más grande de Haití.

Las autoridades no han dado muchos detalles sobre la fuga, salvo que 60 reclusos fueron recapturados y que una investigación está en marcha. El secretario de Estado, Frantz Exantus, dijo que las autoridades han creado varias comisiones para investigar quién organizó la fuga y por qué. Entre los fallecidos figura el director de la prisión, identificado como Paul Joseph Hector.

Residentes que declinaron ser identificados por temor a que los maten dijeron a la AP haber visto a sujetos armados que dispararon el jueves contra los guardias carcelarios antes de que los reclusos escaparan de la penitenciaría Croix-des-Bouquets.

La prisión es conocida por la fuga en 2014 de más de 300 de los 899 reclusos en el lugar. Algunos creen que en esa ocasión el propósito era liberar a Clifford Brandt, hijo de un prominente empresario, que había sido encarcelado desde 2012 por presuntamente secuestrar a los hijos adultos de un empresario rival. Brandt fue capturado dos días después cerca de la frontera con República Dominicana.

Después de la evasión de 2014, funcionarios dijeron que estaban adoptando medidas para reforzar la seguridad en la prisión que Canadá construyó en 2012, incluida la instalación de cámaras de seguridad y la colocación de monitores de tobillo a los presos más peligrosos. Se desconocía de momento si fueron adoptadas algunas de esas medidas.

Cuando ocurrió la fuga el jueves, la prisión tenía 1.542 reclusos, casi el doble de su capacidad.

La fuga más grande en la historia reciente de Haití ocurrió después del devastador terremoto de 2010 en la que más de 4.200 presos escaparon de la tristemente célebre Penitenciaría Nacional, en el centro de Puerto Príncipe.

El presidente Jovenel Moïse tuiteó el viernes que condenaba la fuga más reciente, y solicitó a la gente mantener la calma. Señaló que la Policía Nacional de Haití “recibió la orden de adoptar todas las medidas para poner la situación bajo control”.

Por su parte, Helen La Lime, representante especial del secretario general de las Naciones Unidas en Haití, expresó en un comunicado su profunda preocupación por el motín y la fuga en la prisión.

“Aliento a la policía a que agilice las investigaciones sobre las circunstancias en torno a este incidente, a que redoble sus esfuerzos para recapturar a los prófugos, y a reforzar la seguridad de las prisiones en el país”, agregó. “Esta fuga carcelaria subraya el problema de la prolongada detención preventiva y el hacinamiento carcelario que persiste como un asunto preocupante que debe ser atendido urgentemente por las autoridades haitianas”.

Puerto Príncipe, Haití / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!