Locales

Camioneros: desabastecimiento de diésel amenaza con paralizar la distribución de alimentos

Las largas colas de vehículos que se han agudizado en los últimos meses en las estaciones de servicios (E/S) del estado Anzoátegui, tal parece que no cesarán.

Cuando finalmente en la zona metropolitana se empezaba a notar una leve disminución en el tiempo de espera de los conductores para abastecerse de gasolina a precio subsidiado (Bs 5 mil el litro) y el libre acceso a las bombas internacionales (0,50 dólares el litro), entonces comenzaron a crecer las filas de camioneros para colocar gasoil, el carburante que se había convertido en alternativa para paliar la crisis de movilización en todos los sectores.

Ahora, los usuarios coincidieron en que desde mediados de febrero convergen durante horas, en la mayoría de las estaciones de servicio, para lograr su objetivo: ser surtidos con limitaciones en la cantidad de combustible.

Para el presidente de la Asociación Civil Choferes de Venezuela de Carga Pesada, Jorge Hernández, el desabastecimiento de diésel amenaza con paralizar la distribución de alimentos, por mencionar uno de los rubros más esenciales, si no se toman los correctivos necesarios para normalizar nuevamente el traslado, tanto en la región anzoatiguense como a nivel nacional.

“Las gandolas pasan, como mínimo, dos y tres días en colas y eso va a generar un caos. La carga pesada se va a parar por completo y eso lleva a que prácticamente se paralice todo el país”, puntualizó.

Y es que poco más del 50% del parque automotor del sector alimentos, supuestamente, depende del gasoil para movilizarse por el territorio nacional.

“Tenemos 5 mil gandolas que consumen diésel y camioncitos pequeños como 4 mil y pico. Más de la mitad de los vehículos de carga pesada están afectados por esta irregularidad que se empezó a presentar en las últimas semanas”, mencionó Hernández.

Las estaciones de servicio de la capital anzoatiguense son las que han reportado mayor cantidad de vehículos en cola, empezando por aquellas que se encuentran ubicadas en la autopista José Antonio Anzoátegui y en los alrededores de la redoma de Los Pájaros.

Sin embargo, al igual que el resto de los concesionarios del eje metropolitano, cuando disponen del combustible, sólo abastecen entre 30 y 50 litros diariamente. La cantidad no llena ni la mitad de los tanques de los camiones y gandolas, que tienen una capacidad que oscila entre 100 a 820 litros. Al menos así lo mencionaron los transportistas consultados.

De acuerdo con testimonios, la E/S La Salida, conocida también como Oasis, es una de las pocas que es abastecida diariamente con este tipo de carburante, pero lo surtido por vehículo de carga pesada no satisface a los que deben estar más de ocho horas en espera.

“Llegué a las 9:00 am y estaban echando 50 litros que me alcanzarían para llegar a Píritu, pero a las 5:00 pm dijeron que se había acabado. Quedé entre los primeros”, comentó Andrés Bolívar, quien 24 horas después de su llegada, seguía aguardando por la cisterna de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) para poder recargar con algo su tanque de 600 litros, a fin de completar lo necesario para viajar a Valle de Guanape a llevar Alimentos Polar.

Continuidad
La mayoría de los conductores de carga pesada que se encontraban el día de la visita de El Tiempo, coincidieron en que debido a los pocos litros recargados, se ven obligados a volver a hacer la cola para ser surtidos al día siguiente en la misma bomba o en otra donde puedan tener la seguridad de cumplir su objetivo.

“Yo estoy desde el miércoles después de Carnaval, recorriendo las bombas porque están echando 40 litros y la capacidad de mi tanque es de 820 litros. Ya he visitado tres en una semana y apenas llego a 120 litros de gasoil. Para poder viajar debo tener, mínimo, 400 litros para hacer un recorrido corto como a Ciudad Bolívar”, manifestó otro transportista de alimentos, quien prefirió mantener su nombre en el anonimato por temor a perder su empleo.

Alexander Ramos, quien pertenece a una compañía de transporte de la zona metropolitana, calculó que pierden como 12 horas diarias para abastecerse de 40 litros en la E/S Caribe, la cual está cerca del puente La Victoria.

“Uno de mis compañeros se ha quedado en la noche guardando los puestos y es la misma cosa. Estamos almacenando para salir de viaje hacia Maturín y Ciudad Bolívar. Cargamos cualquier tipo de alimentos y víveres, llevamos y vamos a buscar”.

Según Ramos, el desabastecimiento de gasoil hacia Bolívar es más “trágico”, por lo que deben llevar una pimpina de reserva para poder regresar, puesto que la capacidad de su camión es de 100 litros.

“Esta situación lo que hace es retrasar los pedidos en todos lados”, enfatizó.

Ante esta irregularidad, el secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), José Bodas, declaró que la producción regional, así como la nacional, no es suficiente para la demanda, por lo que se debe recurrir a las importaciones y este año no han llegado buques con diésel.

Recordó que la Destiladora Atmosférica (DA1), que entró en funcionamiento en diciembre en la refinería Puerto La Cruz, fue paralizada hace poco por presentar diversos problemas en las calderas.

“Es una planta que estaba refinando 55 mil barriles diarios de petróleo y ahora está fuera de servicio. Sin embargo, está entrando ahora la DA3, que tiene capacidad de 40 mil barriles diarios, pero apenas la están estabilizando”.

Bodas calcula que con el arranque de esta última unidad se produzcan cerca de 9 mil barriles diarios de gasolina y unos 12 mil de gasoil.

“Pero en concreto, no hay diésel porque la producción de la refinería no se está dando abasto para las exigencias del mercado nacional”, resaltó.

Mercado negro
Cuando se iniciaron los problemas de desabastecimiento de combustible en 2019, el economista y presidente de la Asociación de Gasolineros (Asogas) Oriente, Luis Pestana, dejó claro que el precio del diésel tenía 23 años que no se ajustaba; el litro estaba en Bs 0,000000048.

Es por eso que para recargar un tanque, así sea de 800 litros, los gandoleros dijeron que no gastan ni Bs 100.

Por lo menos Salomón Fajardo, quien labora para una tienda de cauchos en la zona, comentó que surtir el camión que maneja, con los 160 litros correspondientes, le sale en Bs 20. Sin embargo, mencionó que le da al bombero Bs 100 por el servicio.

En tal sentido, los transportistas de carga pesada no descartan que la escasez de diésel sirva de bandera para un ajuste oficial, tal como ocurrió con la gasolina.

Las conclusiones las sacan al mencionar que en las colas hay personas que les llegan ofreciendo el litro a partir de 0,50 dólares o llenar un tanque en $20.

“No hay un monto fijo en el mercado negro, pero si consigues el diésel bachaqueado, el flete va a aumentar y, por ende, los precios al consumidor final”, advirtió el transportista de alimentos, Nelson Castillo.

Sin embargo, el presidente de la Asociación Civil Choferes de Venezuela de Carga Pesada señaló que, 1.000 mililitros del gasóleo normalmente lo quieren revender entre $2 y $4.

“Lo que dicen es que los gandoleros son los que cargan el efectivo y que los que trasladan hortalizas cargan dólares”, expresó Hernández.

El gremialista instó al ministro del Poder Popular para el Transporte, Hipólito Abreu, a animarse para solucionar las fallas. “Necesitamos que se aboque a distribuir la carga de gasoil a todo el transporte de carga pesada, todo lo que ruede por carretera o, si no, vamos a llegar al extremo de parar”.

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!