Tiempo Libre

Inventor holandés de casetes de audio muere a los 94 años

El producto final creado en 1962 se convirtió más tarde en un éxito mundial / Foto: AP

Lou Ottens, el inventor holandés de la cinta de casete, el medio elegido para millones de cintas mixtas, falleció. La información fue difundida por Philips, la compañía donde también ayudó a desarrollar el disco compacto.

Ottens murió el sábado a los 94 años.

Ingeniero estructural que se formó en la prestigiosa Universidad Técnica de Delft, se incorporó a Philips en 1952 y era jefe del departamento de desarrollo de productos de la empresa holandesa cuando empezó a trabajar en una alternativa para las grabadoras de cinta existentes con sus voluminosos y grandes carretes de cinta.

Su objetivo era simple. Hacer que las cintas y sus reproductores sean mucho más portátiles y fáciles de usar.

“Durante el desarrollo de la cinta de casete, a principios de la década de 1960, hizo un bloque de madera que encajaba exactamente en el bolsillo de su abrigo”, comentó Olga Coolen, directora del Museo Philips en la ciudad sureña de Eindhoven. “Así de grande iba a ser el primer casete compacto, lo que lo hacía mucho más práctico que las voluminosas grabadoras de cinta que se usaban en ese momento”.

El producto final creado en 1962 se convirtió más tarde en un éxito mundial, con más de 100 mil millones de casetes vendidos, muchos a fanáticos de la música que grabarían sus propias compilaciones directamente desde la radio. Su popularidad disminuyó con el desarrollo del disco compacto, un invento que Ottens también ayudó a crear como supervisor de un equipo de desarrollo, según Philips.

El éxito de la cinta de casete se debió a su simplicidad, afirmó Ottens en una entrevista publicada por el Museo Philips.

“Fue un gran avance porque era infalible”, dijo, y agregó que los reproductores y grabadoras también pueden funcionar con baterías, lo que los hace muy fáciles de usar y, en última instancia, portátiles.

“Todo el mundo podría llevarse la música al bolsillo”, manifestó Ottens.

El prototipo de bloque de madera nunca llegó al museo de la empresa. Ottens lo usó para apuntalar su gato cuando reemplazó una rueda con una llanta pinchada y lo dejó al costado de una carretera, recordó Coolen.

“A Lou le encantaba la tecnología, cuando hablaba de eso, sus ojos empezaron a brillar”, agregó Coolen, director del museo.

La Haya, Países Bajos / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!