Mundo

Los estadounidenses de origen asiático lloran y se organizan tras los ataques de Atlanta

Muchos se indignaron porque el sospechoso, Robert Aaron Long, de 21 años, no fue acusado de inmediato de delitos de odio / Foto: AP

Los estadounidenses de origen asiático ya estaban agotados por un año de ataques racistas alimentados por la pandemia cuando un hombre blanco fue acusado de matar a ocho personas, la mayoría de ellas mujeres asiáticas, en tres salones de masajes en el área de Atlanta.

Cientos de americanos de origen asiático e isleños del Pacífico recurrieron a las redes sociales para ventilar su ira, tristeza, miedo y desesperanza. El hashtag #StopAsianHate fue un tema de tendencia en Twitter horas después de los tiroteos que ocurrieron el martes por la noche.

“Creo que la razón por la que la gente se siente tan desesperada es porque los estadounidenses de origen asiático han estado tocando la campana sobre este tema durante tanto tiempo … Hemos estado levantando la bandera roja”, dijo Aisha Yaqoob Mahmood, directora ejecutiva de Atlanta- Asian American Advocacy Fund, con sede en Asia, que realiza trabajo político y de promoción en todo Georgia.

Muchos también se indignaron porque el sospechoso, Robert Aaron Long, de 21 años, no fue acusado de inmediato de delitos de odio. Las autoridades dijeron que Long le dijo a la policía que el ataque no fue por motivos raciales, y afirmó que apuntó a los balnearios debido a una “adicción al sexo”. Seis de las siete mujeres asesinadas fueron identificadas como asiáticas.

Las fuerzas del orden necesitan “algo de formación para comprender qué es un delito de odio. Este hombre identificó objetivos propiedad de asiáticos”, dijo Margaret Huang, presidenta y directora ejecutiva del Southern Poverty Law Center, que rastrea los grupos de odio. El pistolero “estaba claramente persiguiendo a un grupo de personas objetivo”.

El portavoz del alguacil de Georgia pareció promover una camiseta racista.

Siendo ella misma asiático-estadounidense, Huang dijo que los tiroteos se sintieron personales. Le preocupa que no clasificar el ataque como un crimen de odio “desanime absolutamente a otros de presentarse y buscar ayuda”.

También se encogió ante los comentarios del capitán de un alguacil que dijo del pistolero: “Fue un día realmente malo para él”.

El comentario “parecía estar tratando de explicar y justificar” las acciones del sospechoso. “Con suerte, fue una declaración errónea”, dijo Huang.

Mahmood manifestó que los dueños de negocios estadounidenses de origen asiático en el área de Atlanta ya estaban temerosos por incidentes como grafitis y robos. Los tiroteos elevarán esa preocupación a nuevas alturas.

“Muchos propietarios de negocios estadounidenses de origen asiático en la industria de los salones de belleza y el servicio de alimentos, a menudo son los rostros más visibles en la comunidad”, afirmó Mahmood.

Su organización se está asociando con otros grupos, como el capítulo de Atlanta de Asian Americans Advancing Justice, para ofrecer recursos en varios idiomas, que incluyen asistencia en salud mental, capacitación en defensa personal y capacitación para transeúntes.

Mientras tanto, desde Phoenix hasta Filadelfia, las organizaciones asiático-americanas de todo el país organizaron eventos destinados a mostrar unidad.

Asian Americans United, la Asian Pacific Islander Political Alliance y varios otros grupos asociados realizaron una vigilia el miércoles por la tarde en el barrio chino de Filadelfia.

Atlanta / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!