Tiempo Libre

El Papa abrió los últimos servicios de Semana Santa y se saltó el rito de la Última Cena

Francisco concluye cada bendición dominical con la petición de que los fieles recen por él / Foto: AP

El Papa Francisco abrió los solemnes últimos días de la Semana Santa con una misa matutina en la Basílica de San Pedro, pero planeaba saltarse el tradicional servicio de la tarde del jueves que conmemora la Última Cena de Jesús con sus apóstoles.

El Vaticano no explicó la razón por la cual el decano del Colegio Cardenalicio, el cardenal Giovanni Battista Re, presidiría en su lugar el principal servicio de la tarde del Jueves Santo en el Vaticano.

Francisco, que tiene 84 años y sufre frecuentes episodios de dolor en el nervio ciático, puede haber optado por delegar el servicio debido a su apretada agenda litúrgica durante los próximos días que culmina con la misa del domingo de Pascua.

En otros años, el pontífice viajó a una prisión o centro de refugiados para el servicio del Jueves Santo, que generalmente implica un ritual de lavado de pies que pretende simbolizar la disposición de Jesús a servir.

Por segundo año consecutivo, la ceremonia de lavado de pies fue cancelada debido a restricciones de salud por coronavirus. Y todos los eventos de Semana Santa del Vaticano se estaban celebrando ante un número limitado de fieles enmascarados para respetar las normas de salud y distanciamiento social de COVID-19.

Francisco celebró una misa matutina el jueves para bendecir los aceites que se utilizarán durante el próximo año en varios sacramentos de la iglesia. En su homilía, ofreció un recuerdo personal de haber escuchado una confesión de una monja y haberle pedido, como penitencia, que rezara por él.

“Hizo una pausa por un momento y pareció estar orando, luego me dijo: ‘El Señor ciertamente te dará esa gracia, pero no te equivoques: Él te la dará a su manera divina’”, recordó Francisco. “Me hizo mucho bien escuchar que el Señor siempre nos da lo que le pedimos, pero que lo hace a su manera divina”.

Francisco concluye cada bendición dominical con la petición de que los fieles recen por él. Lo hizo de nuevo el jueves durante la misa de bendición del aceite, diciendo “Lo necesito”.

Ciudad del Vaticano / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!