Mundo

Fuera de la cueva: el estudio de aislamiento francés finalizó después de 40 días

Durante 40 días y 40 noches, el grupo vivió y exploró la cueva sin sentido del tiempo / Foto: AP

¿Alguna vez se preguntó cómo se sentiría desconectarse de un mundo hiperconectado y esconderse en una cueva durante unas semanas? Quince personas en Francia se enteraron.

Después de 40 días de aislamiento voluntario en una cueva oscura, húmeda y enorme, ocho hombres y siete mujeres que participaron en un experimento científico salieron el sábado de su autosegregación en los Pirineos.

Con grandes sonrisas en sus rostros pálidos, los 15 participantes salieron de la cueva de Lombrives entre un aplauso y disfrutaron de la luz del día mientras usaban lentes especiales para proteger sus ojos después de tanto tiempo en la oscuridad.

“¡Hace mucho calor!”, expresó uno.

Durante 40 días y 40 noches, el grupo vivió y exploró la cueva sin sentido del tiempo. No había relojes ni luz solar en el interior, donde la temperatura era de 10 grados Celsius (50 F) y la humedad relativa era del 100%. Los habitantes de las cavernas no tenían contacto con el mundo exterior, no tenían actualizaciones sobre la pandemia o ninguna comunicación con amigos y familiares en la superficie.

Los científicos del Instituto de Adaptación Humana que lideran el proyecto “Deep Time”, de 1,2 millones de euros y 1,5 millones de dólares, dicen que el experimento les ayudará a comprender mejor cómo las personas se adaptan a cambios drásticos en las condiciones de vida y el medio ambiente, algo con lo que gran parte del mundo puede identificarse debido a pandemia de coronavirus.

En asociación con laboratorios en Francia y Suiza, los científicos monitorearon los patrones de sueño, las interacciones sociales y las reacciones de comportamiento del grupo de 15 miembros a través de sensores. 

Uno de los sensores era un pequeño termómetro dentro de una cápsula que los participantes tragaban como una pastilla. Las cápsulas miden la temperatura corporal y transmiten datos a una computadora portátil hasta que son expulsadas de forma natural.

Los miembros del equipo siguieron sus relojes biológicos para saber cuándo despertarse, irse a dormir y comer. Contaban sus días no en horas sino en ciclos de sueño.

El viernes, los científicos que monitoreaban a los participantes ingresaron a la cueva para informar a los sujetos de investigación que saldrían pronto. Manifestaron que muchas de las personas del grupo calcularon mal el tiempo que habían estado en la cueva y pensaron que les quedaban entre una semana y diez días.

“Es realmente interesante observar cómo este grupo se sincroniza”, expresò el director del proyecto, Christian Clot, en una grabación realizada desde el interior de la cueva. Trabajar juntos en proyectos y organizar tareas sin poder establecer un tiempo para reunirse fue especialmente desafiante, añadió.

Aunque los participantes parecían visiblemente cansados, dos tercios de ellos expresaron su deseo de permanecer bajo tierra un poco más para terminar los proyectos grupales iniciados durante la expedición, dijo a The Associated Press Benoit Mauvieux, cronobiólogo involucrado en la investigación.

Francia / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad




Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!