Mundo

Costa Rica: Prisión preventiva a sacerdote acusado de abuso

Por este caso también se abrió un proceso canónico semejante. Foto: Cortesía

Un juzgado de Costa Rica dictó el viernes seis meses de prisión preventiva contra el sacerdote católico Mauricio Víquez Lizano, acusado por el delito de violación y abusos sexuales.

Víquez es señalado por cuatro personas que eran menores de edad cuando habrían ocurrido los abusos en 2003 y fue extraditado el jueves desde México, a donde huyó en enero de 2019 luego de que la Iglesia Católica le informara de las acusaciones en su contra.

La prisión preventiva se dictó como medida cautelar mientras se define la fecha del juicio. Este tiempo también permitirá que la Fiscalía prepare el caso. La resolución se emitió en una comunicación por escrito. Más temprano, por la mañana, ambas partes presentaron sus alegatos: la fiscalía pidió prisión y la defensa solicitó casa por cárcel.

En febrero de 2019 la Iglesia decretó su expulsión del clero. Víquez llegó ser vocero en temas de familia de esta institución religiosa en Costa Rica.

Desde el 19 de febrero de ese año pesaba sobre él una orden de captura internacional y fue detenido el 28 de agosto —también de 2019— en San Nicolás de los Garza, en el norteño estado de Nuevo León, luego de que el propio sacerdote diera pistas de su ubicación tras usar perfiles falsos en redes sociales.

Tras varias apelaciones en México, Víquez fue puesto a las órdenes de la Fiscalía costarricense el 8 de abril por parte de la Cancillería mexicana, según informó el Poder Judicial.

El caso de Víquez motivó una reforma de ley en Costa Rica para ampliar el plazo de prescripción de delitos sexuales contra menores de edad, que pasó de 10 a 25 años.

El abogado de los denunciantes, Rodolfo Alvarado, dijo tras la audiencia del viernes que lo más conveniente era que se dictara prisión preventiva contra Víquez dado el antecedente de fuga que tiene y la necesaria seguridad de las víctimas.

Por este caso también se abrió un proceso canónico contra el actual Arzobispo de San José, José Rafael Quirós, a quién las víctimas acusan de haber encubierto a Víquez tras recibir la denuncia de los menores de edad. Esta acusación provocó en 2019 que Quirós no asistiera al encuentro convocado por el papa Francisco para tratar el tema de la pederastia en la Iglesia Católica.

Ahora Víquez deberá esperar que se fije la fecha para el inicio el juicio en su contra.

San José / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo