Tiempo Libre

Primo de la reina fue acusado de estar dispuesto a vender el acceso al Kremlin

La oficina de Michael indicó que no tiene una relación especial con el presidente Putin / Foto: AP

Un informe de investigación de medios británicos afirmó el domingo que el primo de la reina Isabel II, el príncipe Michael de Kent, estaba dispuesto a usar su estatus real para beneficio personal y buscar favores del presidente ruso Vladimir Putin.

La investigación encubierta del Sunday Times y Channel 4 vio a los reporteros haciéndose pasar por inversores de una empresa de oro surcoreana falsa que buscaba contactos en el Kremlin para promover sus negocios en Rusia.

El príncipe Michael, de 78 años, supuestamente les dijo a los reporteros de Zoom que daría a su compañía el respaldo real en un discurso grabado por una tarifa de $200,000. Agregó que estaba feliz de usar su casa en el Palacio de Kensington como telón de fondo para el respaldo.

Según los informes, el socio comercial de la realeza, Simon Reading, también les dijo a los inversionistas falsos que Michael podría ser contratado por 10,000 libras ($ 14,000) al día para hacer representaciones “confidenciales” en nombre de la firma ficticia de oro, House of Haedong, ante Putin.

“Si él (el Príncipe Michael) representa a la Casa de Haedong, podría mencionar que en Putin encontrarían a la persona adecuada interesada en Corea del Sur o interesada en el oro”, afirmó Reading. “Simplemente abre la puerta, ya sabes, lo cual es muy útil”.

Continuó describiendo a Michael como “el embajador no oficial de Su Majestad en Rusia”, y esa tensión entre el Reino Unido y Rusia no ha afectado su relación con Putin.

En respuesta al informe, la oficina de Michael dijo que “no tiene una relación especial con el presidente Putin” y que los dos hombres se conocieron por última vez en 2003. La realeza “se gana la vida a través de una empresa de consultoría que ha dirigido durante más de 40 años”.

“Lord Reading es un buen amigo que, al tratar de ayudar, hizo sugerencias que el Príncipe Michael no hubiera querido o no hubiera podido cumplir”, detalló su oficina.

El príncipe Michael y su esposa, la princesa Michael de Kent, no son miembros de la realeza y no reciben fondos públicos, pero están involucrados en algunas funciones públicas, incluida la representación de la reina en algunos compromisos.

Michael ha representado a la reina en funerales de estado en India, Chipre y Swazilandia en el pasado, según el sitio web de la monarquía.

Su biografía dice que Michael está conectado con Rusia a través de su abuela materna y es el primer miembro de la familia real británica en aprender ruso. Está involucrado en obras de caridad en Rusia y es patrón de la Cámara de Comercio Ruso-Británica.

Reading dijo que lamentaba su “promesa exagerada” al tratar de facilitar una presentación a Michael.

Londres / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo