Tiempo Libre

Nave espacial de la NASA comenzó viaje de dos años a casa con escombros de asteroides

El viaje a casa del buscador robótico Osiris-Rex llevará dos años / Foto: AP

Con los escombros de un asteroide escondidos en el interior, una nave espacial de la NASA encendió sus motores y comenzó el largo viaje de regreso a la Tierra el lunes. Para ello dejó la antigua roca espacial en su espejo retrovisor.

El viaje a casa del buscador robótico Osiris-Rex llevará dos años.

Osiris-Rex alcanzó el asteroide Bennu en 2018 y pasó dos años volando cerca y alrededor de él, antes de recoger escombros de la superficie el otoño pasado.

Dante Lauretta de la Universidad de Arizona, el científico principal, estima que la nave espacial tiene entre media libra y 1 libra (200 gramos y 400 gramos) de trozos en su mayoría del tamaño de un bocado. De cualquier manera, excede fácilmente el objetivo de al menos 2 onzas (60 gramos).

Será el mayor recorrido cósmico para los Estados Unidos desde las rocas lunares de Apolo. Si bien la NASA ha devuelto muestras de polvo de cometas y viento solar, esta es la primera vez que busca piezas de un asteroide. Japón lo ha logrado dos veces, pero en pequeñas cantidades.

Los científicos describieron la salida del lunes del vecindario de Bennu como agridulce.

“He estado trabajando para obtener una muestra de un asteroide desde que mi hija estaba en pañales y ahora se está graduando de la escuela secundaria, por lo que ha sido un largo viaje”, expresó el científico del proyecto de la NASA Jason Dworkin.

Lauretta agregó: “Nos hemos acostumbrado a estar en Bennu y ver imágenes y datos nuevos o emocionantes que regresan a nosotros aquí en la Tierra”.

Osiris-Rex ya estaba a casi 200 millas (300 kilómetros) del Bennu en órbita solar cuando encendió sus motores principales el lunes por la tarde para una escapada rápida y limpia.

Los controladores de vuelo con sede en Colorado para el constructor de naves espaciales Lockheed Martin aplaudieron cuando llegó la confirmación de la partida de la nave espacial: “¡Llevamos las muestras a casa!”

Los científicos esperan descubrir algunos de los secretos del sistema solar a partir de las muestras aspiradas en octubre pasado de la superficie oscura, rugosa y rica en carbono de Bennu. El asteroide tiene un ancho estimado de 490 metros (1,600 pies).

Se cree que Bennu, considerado un trozo roto de un asteroide más grande, contiene los bloques de construcción conservados del sistema solar. Las piezas que regresan podrían arrojar luz sobre cómo se formaron los planetas y cómo surgió la vida en la Tierra. También podrían mejorar las probabilidades de la Tierra contra cualquier roca entrante.

Aunque el asteroide está a 287 millones de kilómetros (178 millones de millas) de distancia, Osiris-Rex pondrá otros 2.300 millones de kilómetros (1.400 millones de millas) en su odómetro para alcanzar la Tierra.

La nave espacial del tamaño de una camioneta circulará alrededor del sol dos veces antes de entregar su pequeña cápsula de muestra en el suelo del desierto de Utah el 24 de septiembre de 2023, para poner fin a la misión de más de 800 millones de dólares. Se lanzó desde Cabo Cañaveral en 2016.

Las preciosas muestras se alojarán en un nuevo laboratorio en construcción en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, que ya alberga cientos de libras de material lunar recolectado por los 12 caminantes lunares del Apolo entre 1969 y 1972.

Los científicos inicialmente pensaron que la nave espacial almacenaba 2 libras (1 kilogramo) de escombros de asteroides, pero más recientemente revisaron su estimación a la baja. No sabrán con certeza cuánto hay a bordo hasta que se abra la cápsula después del aterrizaje.

“Cada muestra es valiosa”, sostuvo Dworkin. “Tenemos que ser pacientes”.

Florida / AP

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo