Sucesos

Reconocieron restos de dos hombres ultimados por oficiales

Parientes refutaron la versión del supuesto enfrentamiento al hablar con periodistas / Foto: Rafael Salazar

Parientes identificaron  a dos individuos que fueron muertos presuntamente al medirse a tiros con funcionarios de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui), el jueves 3, en los municipios Juan Antonio Sotillo y Sir Arthur McGregor.

En el anfiteatro del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), en Barcelona, familiares reconocieron el cadáver de Luis José Zamora, de 30 años de edad, quien fue ultimado en el poblado Manoco de McGregor, en la carretera nacional Aragua de Barcelona-Zaraza.

El otro fallecido respondía al nombre de José Gregorio Salas Almea (20 años), a quien le dieron muerte en la vía principal, en las adyacencias de la planta de asfalto, en El Rincón de Sotillo.

Este joven fue abatido junto con Alexander Buriel Bruzual (28), quien fue identificado al día siguiente de la supuesta refriega.

Diferentes versiones

Según declaró el director de Polianzoátegui, comisionado Power Cano, tanto Salas como Buriel eran miembros de la banda “los frijolitos”, que mantiene en zozobra a los productores agropecuarios y habitantes de los poblados de Naricual, Las Minas y El Eneal, así como de los  barrios Ojo de Agua y Pele El Ojo de la capital del municipio Simón Bolívar.

Esta información fue refutada por la agricultora Yecenia Salas y el ama de casa Nelly Bruzual, madre de José Gregorio y hermana de Alexander, respectivamente. Aseguraron que  ambos carecían de registros.

Yecenia contó que ambos jóvenes habían salido de sus domicilios, situados en el barrio Angostura de Barcelona, rumbo a la urbanización Guanire de Puerto La Cruz para hacer diligencias.

Agregó que José Gregorio, quien era agricultor, tenía la intención de ayudar en la acometida de las tuberías de gas en el domicilio de su hermana Nelly Salas.

Yecenia dijo que los muchachos no llegaron a su destino porque se los llevaron funcionarios policiales.

José Gregorio vivía con su pareja llamada Yannelis y su bebita de 6 meses de nacida.

Nelly manifestó que su hermano Alexander residía con su mujer, conocida como Elida, y sus cuatro niños.

Yecenia Salas y Nelly Bruzual, quienes son cristianas, expresaron que no denunciarán la muerte de sus seres queridos ante la Fiscalía, pues dejan estos casos en manos de Dios, que “es el único vencedor”.

El Rincón / Yraida Núñez

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo