Venezuela

Carlos Correa: Carnet de la patria y los CLAP violan la privacidad

“La censura castiga a quien informa y a quienes quieren informarse” / Foto: elsumario.com

El director de la ONG Espacio Público niega categóricamente la factibilidad de la Fiscalía y la Contraloría General de la República, así como de la Defensoría del Pueblo de actuar ante las demandas de la población. Dice que el régimen impide a los activistas de derechos humanos el derecho a defenderlos, pero que la sociedad podría enderezar la situación.

–Hace diez años, cuando acudía a la Asamblea Nacional a pedir el derecho de palabra, usted fue agredido por bandas oficialistas. ¿Cuánta agua ha corrido desde entonces?

–La que contiene el Orinoco multiplicada por dos.

–¿El interés del régimen de controlar las ONG?

–Avanzar en el control de la sociedad.

–De mantenerse este caos institucional, ¿para qué quedarán estas instancias?

–Mientras la sociedad aspire a un mejor destino habrá organizaciones.

–¿Tuvieron éstas menos trabajo durante la democracia?

–Siempre tuvieron trabajo, aunque era distinto.

–De retomar el país la senda democrática y la institucionalidad, ¿cuál será el papel de las organizaciones no gubernamentales?

–Contribuir a reconstruir la institucionalidad democrática.

–¿Pasarán factura los grupos violentos de hace diez años?

–Cada quien es responsable de sus actos.

–¿El derecho más torcido en Venezuela?

–La justicia.

Involución integral

–¿El deber menos cumplido por la “revolución”?

–Garantizar salud, alimento y educación.

–¿La mayor violación durante esta pandemia?

–La libertad.

–¿Se ha visto afectada la libertad de expresión ante los estragos del Covid-19 en el país?

–Sí, y mucho.

–¿Por qué ha bajado la protesta social?

–Por miedo y fractura de la sociedad.

–¿Los derechos que el régimen niega a la oposición?

–A participar en igualdad de condiciones.

–¿Y viceversa?

–Reconocerlos como interlocutores válidos.

–¿Tiene derechos el comunismo?

–Los derechos son de las personas.

–¿Qué convierte a los presos políticos en políticos presos?

–La distinción sólo es posible con justicia y debido proceso.

–¿Se viola el derecho de estar informado?

–Sí.

–¿Y el del diario El Nacional?

–La censura castiga a quien informa y a quienes quieren informarse.

–Según personeros del oficialismo, el periodista independiente entorpece las investigaciones judiciales…

–Usualmente es lo contrario: las facilita.

–¿Hay crímenes inéditos por impublicables?

–Todo se puede publicar, depende de la forma en que se use.

–¿Necesita la policía una policía que la vigile?

–El balance entre poderes es la mejor herramienta para controlar los excesos.

–¿Se viola algún derecho con el carnet de la patria y las bolsas CLAP?

–La privacidad del ciudadano, además se usa como herramienta de control social.

Salvación negada

–¿Es una injerencia la ayuda internacional humanitaria?

–Es la posibilidad de sumar para mitigar el sufrimiento y salvar vidas.

–¿El deber no cumplido de la FANB?

–Cuidar el territorio nacional.

–¿La desobediencia debida?

–Según cada conciencia.

–¿Los derechos de la derecha?

–Toda persona tiene derechos, independientemente de su posición política.

–¿Cuánto vale un juez hoy en este país?

–La pregunta demuestra el deterioro del sistema judicial venezolano.

–¿Defiende la Defensoría?

–Poco o nada.

–¿Fiscaliza el fiscal?

–No.

–¿Controla el contralor?

–No.

–¿El derecho negado a las ONG?

–Presunción de inocencia.

–¿Y a los activistas de derechos humanos?

–El derecho a defenderlos.

–¿Se deja violar el soberano?

–Se le atropella.

–¿La institución que se viola a sí misma?

–Se anula.

–¿La institución incólume?

–Ninguna.

–¿Un logro del socialismo del siglo XXI en derechos humanos?

–La sociedad impulsó una Constitución con un buen catálogo de derechos.

–¿Los deberes y derechos de las milicias y los colectivos?

–Los de toda persona.

–¿La peor impunidad?

–Ella misma.

–En fin, ¿qué queda de derecho en los derechos humanos?

–La conciencia de su existencia y una agenda para su realización.

–¿Quién los enderezará?

–La sociedad venezolana, si así lo quiere.

Caracas / Jolguer Rodríguez Costa

Share This:

Comentarios

  




Más vistas


Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo