Reportajes

Pescadores de Santa Fe: situación país ha afectado a todo el sector

Pescadores aseguraron que a raíz de la pandemia se ha visto más afectado el sector / Fotos: Arturo Ramírez

Durante años, el pueblo turístico Santa Fe, en el estado Sucre, ha sido referencia para la comercialización de pescado en el oriente del país, especialmente para los que habitan en Anzoátegui (a escasos minutos de distancia), por la variedad de especies y los precios accesibles. Es como un centro de acopio.

Sin embargo, la crisis económica que se ha agudizado en los últimos años, aunada a la sanitaria debido a la pandemia por Covid-19, al parecer, ha hecho que el panorama ya no sea el mismo. Al menos así lo aseguraron trabajadores del mar.

“A raíz de la misma situación país, se ha visto afectado todo  el sector. Se ha elevado todo para el pescador y para el que recibe el pescado. Un ejemplo de ello es que ahorita una panela de hielo para la preservación cuesta $4 en el pueblo. La gasolina se ha incrementado también, porque si no la consigues a precio nacional, la tienes que pagar bachaqueada”, expresó Jesús Patiño, quien fue pescador y ahora se dedica a la compra de pescado para su comercialización.

El pescador Carlos Astudillo señaló que suelen recargar 120 litros de combustible subsidiado, pero en su caso, por no tener el permiso del Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (Insopesca), es beneficiado con 50 litros.

“Y me dan la gasolina  casi que mensual. Hace días me dieron y ya no tengo para trabajar, me dura como 8 días  y eso que hago trayectos cortos, porque vivo cerca, en isla Puerta de Tabla. Tengo que comprar por fuera 50 litros por $25 o $30 y hasta 60 litros por $60”.

Astudillo aseveró que las irregularidades en el abastecimiento del carburante no sólo los afecta a nivel comercial, sino tambiénde manera personal, puesto que las embarcaciones son el único medio de transporte que tienen.

Cuando se quedan sin combustible, la mayoría de los pescadores que viven en las islas cercanas, como es su caso, deben mover los peñeros a remo (con palas largas y estrechas) para poder surtirse de alimentos y agua potable.

“El pescado a veces no nos da para comprar gasolina y comida, porque ahorita todo es dólares y el pescado lo pagan es en bolívares; menos un pote de aceite, que cuesta entre $6 y $10. Por ejemplo, la caja de cachorreta cuesta Bs 3 millones y sale como a Bs 300 mil el kilo”.

Carlos Astudillo
Pescador

Similares

Pero no sólo en Santa Fe de  Sucre, los trabajadores del mar tienen complicaciones por la gasolina. A pocos minutos de distancia, en los sectores  Juan Pedro y Bahía Costa Mar, en Guanta, estado Anzoátegui, las condiciones son similares.

En la primera comunidad pesquera, que abarca a más de 100 familias, al parecer, les asignan un número limitado de cupos a la semana, en días interdiarios, pero la cantidad estimada, de 120 litros, tampoco les alcanza para cumplir con normalidad su faena.

“Te puede durar una semana, si pasas esos días cerca de la aldea, pero si vas lejos, de campaña, para buscar otras especies como tajalí y mero, puede alcanzar para dos días. Sin embargo, del 1 al 10 vamos por 8, el abastecimiento ha mejorado en comparación con meses pasados”, señaló el presidente de la Asociación de Pescadores Hugo Chávez de Juan Pedro, José Gabriel Bárcenas.

A raíz de esta situación, los pescadores de Bahía Costa Mar, al otro extremo de la jurisdicción portuaria, prefieren llevar las especies directo a su comunidad en vez de llevarlas a Volcadero, en donde se comercializan por tradición.

 “Nosotros pensamos que si nos trasladamos en el bote hasta allá, nada más dando la vuelta hacia Volcadero vamos a gastar como 10 litros de gasolina. Hay que calcular eso también. Es más fácil que ellos (los mayoristas) vengan para acá,  hasta en una moto, que gastan menos”, relató un trabajador, quien  prefirió mantener su nombre en el anonimato.

Modalidad

Por otro lado, el pescador de Bahía Costa Mar aseguró que así como él,  sus compañeros deben “arrimar” (donar mínimo 5 o 10 kilos de pescado) para poder entrar en la lista de beneficiados con el combustible cada ocho días.

“Esos 120 litros nos alcanzan sólo para tres salidas. Cuando se acaba tenemos que comprar a precio internacional o aplicar el trueque de pescado por gasolina, porque ya ese trueque de pescado por alimento no da, porque los precios están similares”, expresó.

A pesar de las dificultades, el pescador mencionó que este es el oficio que más les está dando a los trabajadores de las embarcaciones, pues  comentó  que, por ejemplo él  se dedicaba antes, exclusivamente, a trasladar pasajeros hacia las islas, desde el embarcadero de la Baritina, pero por la pandemia todo ese movimiento disminuyó demasiado.

“En la semana flexible trabajamos pero no es como antes. El bote de 50 personas lo llevamos con 25, para cumplir con las medidas de prevención y sólo se saca un viaje”, resaltó.

En cuanto al precio de las especies, actualmente  en Santa Fe, la cachorreta se puede conseguir en efectivo, en  Bs 1 millón el kilo.  Otras clases parten de $1,2.

En los límites con Anzoátegui, la divisa también ha servido de referencia. Los precios  van  desde $1,3 los mil gramos de algunos tipos de pescado como raya y cojinúa.

80% ha mermado la afluencia de compradores al detal, en la población de Santa Fe de Sucre, según el comerciante Jesús Patiño. ”Normalmente el fin de semana de flexibilización es cuando hay más movimientos de consumidores. Los mayoristas, que trabajan con eso, a pesar de la pandemia, siguen viniendo de Anzoátegui, Monagas y Bolívar”, señaló.

Santa Fe / Elisa Gómez

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo