Reportajes

Guanta: el municipio con más fallas de agua en la zona norte

Bahía Costa Mar de Guanta tiene cinco años que no recibe agua con normalidad por las tuberías / Fotos: Arturo Ramírez

Las irregularidades en el abastecimiento de agua potable cada vez son más frecuentes en la zona norte del estado Anzoátegui.

Sectores como Buenos Aires y La Ponderosa, en la ciudad capital, reciben el servicio hasta una sola vez a la semana, sin horario establecido, por lo que el almacenamiento se ha convertido en una cuestión vital para poder contar con el recurso hídrico durante el tiempo de espera.

En similares condiciones están en algunas áreas de Guanire, Pozuelos y en la zona rural de Sotillo.

De los cuatro municipios que abarca el eje metropolitano, Guanta lidera la lista de fallas. Aunque algunos vecinos aseguraron que la situación data de muchos años, cuestionaron que los gobernantes locales, regionales y, sobre todo, nacionales, no muestren interés por mejorarla.

El ama de casa Karina Eizaga manifestó que en la comunidad Bahía Costa Mar cuentan con una planta desalinizadora y potabilizadora, pero ante la falta de mantenimiento, supuestamente, no cumple a cabalidad sus funciones.

“El agua sirve nada más para fregar, lavar y bañarse porque no se puede consumir. Uno tiene que buscar las maneras de conseguir agua en una pila que hay en la parte de abajo, en la entrada de Volcadero, porque la alcaldía no nos surte con cisternas. A veces sube la cisterna de Bolipuertos y nos regala un poquito, medio tanque o un tanque, pero eso es exclusivamente para los trabajadores de la empresa”, expresó Eizaga.

Según lo refirió Mírvida Padrón, hace cinco años, cuando instalaron la planta, les quitaron el beneficio normal por tubería.

Mientras que en El Crucero de El Chaparro, Génesis Rojas comentó que en tiempos de sequía, como ahora, les racionan el servicio a menos de dos horas por semana, ya que ello dependería de la fluidez del manantial del cual se surten.

“Hay personas que tienen tanques y una hora u hora y media les alcanza para llenarlos, por el grosor de la tubería, pero en mi caso lo que tengo es una nevera y un tambor, que tengo que racionar muy bien para que me alcance hasta el próximo sábado”.

Límite

Pero estasd anomalías con el suministro del líquido no ocurren sólo en la zona norte de Anzoátegui. Siguiendo la troncal 9, a escasos minutos de distancia se encuentra la población de Arapo, en el estado Sucre, donde las condiciones, al parecer, son peores.

Los vecinos del sector Cabeza de Arapo tuvieron que armar carruchas para poder movilizar los tambores, que suelen recargar en el pueblo, en algunas viviendas que conectaron tuberías hasta un manantial que está en los altos.
El ama de casa Silvia de Lemus comentó que desde hace más de dos años no cuentan con el recurso, porque ni con cisternas los quieren surtir.

“Antes nos ayudaban con cisternas y nos dieron unos tanques, pero ya después dejaron de venir porque y que era un riesgo. Nosotros nunca les fallábamos a los bomberos que venían, los ayudábamos con la comida, por el interés de que nos trajeran el agua”, resaltó de Lemus.

Para que la comunidad también se beneficie desde un manantial, se requerirían 3 mil 500 metros de manguera que ya fueron solicitados a la gobernación.

“Todavía estamos esperando, no nos dicen nada. Le pedimos al gobernador que se aboque”, dijo Silvia de Lemus.

Guanta / Elisa Gómez

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo