Deportes

Bélgica venció 2-1 a Dinamarca en un partido marcado por el homenaje a Eriksen

Con Eriksen recuperándose bien, este juego se trataba de cosas más importantes que el resultado / Foto: AP

Cuando terminó el partido, los jugadores de Dinamarca caminaron por el campo con una ovación de pie por parte de una multitud que les dio una serenata como si acabaran de ganar el Campeonato de Europa.

El marcador en las pantallas gigantes dentro del estadio Parken contaba una historia diferente: Bélgica 2, Dinamarca 1. Pero en muchos sentidos, esto se sintió como una victoria para el equipo de Dinamarca, y sus fanáticos, en un día en que el fútbol volvió a ser divertido.

“No puedo describir el orgullo que siento por este equipo”, dijo el entrenador de Dinamarca, Kasper Hjulmand. “Cuatro días después de casi perder a uno de sus mejores amigos, se levantan y juegan un partidocomo este”.

Fue el primer partido de Dinamarca desde que Christian Eriksen se derrumbó durante el partido inaugural de la Eurocopa 2020 contra Finlandia. Eriksen tuvo que ser reanimado con un desfibrilador después de sufrir un paro cardíaco y aún se está recuperando en el hospital.

Días después, con homenajes que seguían llegando de casi todas partes, Dinamarca casi aprovechó el ambiente estridente en el estadio Parken para una improbable victoria sobre Bélgica, la mejor clasificada.

Yussuf Poulsen le dio a Dinamarca la ventaja en solo el segundo minuto, pero el sustituto Kevin De Bruyne dio la vuelta al juego en la segunda mitad, preparando el empate para Thorgan Hazard antes de marcar el gol de la victoria él mismo en el minuto 71.

Con Eriksen recuperándose bien, este juego se trataba de cosas más importantes que el resultado.

En una señal de cómo el colapso de Eriksen ha afectado a todos los equipos en el torneo, el juego se detuvo justo después de 10 minutos por un minuto de aplauso de todo el estadio. 

Los 25.000 aficionados se levantaron como uno solo y empezaron a aplaudir cuando el reloj pasó de las 9:59 y Bélgica pronto detuvo el juego mientras preparaban un ataque. Los jugadores de ambos equipos se unieron a los aplausos.

Fue un gesto planificado de antemano para honrar a Eriksen, quien viste la camiseta número 10 de Dinamarca y estaba en un hospital lo suficientemente cerca del estadio para poder escuchar a la multitud.

Copenhague / AP

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo