Tiempo Libre

Tripulación china ingresó a nueva estación espacial en misión de 3 meses

La misión es la tercera de las 11 previstas hasta el próximo año / Foto: AP

Tres astronautas llegaron el jueves a la nueva estación espacial de China al comienzo de una misión de tres meses, lo que marca otro hito en el ambicioso programa espacial del país.

Su nave Shenzhou-12 se conectó con el módulo de la estación espacial unas seis horas después de despegar del centro de lanzamiento de Jiuquan en el borde del desierto de Gobi.

Aproximadamente tres horas después, el comandante Nie Haisheng, de 56 años, seguido por Liu Boming, de 54, y el novato espacial Tang Hongbo, de 45, abrieron las escotillas y flotaron en el módulo de vida principal de Tianhe-1. Las fotografías los mostraban ocupados en el trabajo desempacando el equipo.

“Esta representa la primera vez que los chinos ingresan a su propia estación espacial”, expresó la emisora ​​estatal CCTV en su transmisión de noticias nocturna.

La tripulación llevará a cabo experimentos, probará equipos, realizará el mantenimiento y preparará la estación para recibir dos módulos de laboratorio el próximo año. La misión eleva a 14 el número de astronautas que China ha lanzado al espacio desde 2003, convirtiéndose en el tercer país después de la ex Unión Soviética y Estados Unidos en hacerlo por su cuenta.

Los astronautas fueron despedidos por funcionarios espaciales, otro personal militar uniformado y una multitud de niños agitando flores, banderas y cantando canciones patrióticas antes de despegar a las 9:22 am (0122 GMT) sobre un cohete Long March-2F Y12.

El cohete dejó caer sus propulsores aproximadamente dos minutos después de iniciado el vuelo, seguido por el capó que rodea a Shenzhou-12. Después de unos 10 minutos se separó de la sección superior del cohete, extendió sus paneles solares y poco después entró en órbita.

Aproximadamente media docena de ajustes se llevaron a cabo durante las siguientes seis horas para alinear la nave espacial para el acoplamiento con el módulo Tianhe-1, o Heavenly Harmony, alrededor de las 4 pm (0800 GMT).

El tiempo de viaje ha disminuido con respecto a los dos días que tomó llegar a las primeras estaciones espaciales experimentales de China, como resultado de “muchos avances e innovaciones”, afirmó el diseñador jefe adjunto de la misión, Gao Xu, a la emisora ​​estatal CCTV.

“Para que los astronautas puedan descansar bien en el espacio, lo que debería hacerlos menos cansados”, dijo Gao.

Otras mejoras incluyen un aumento en la cantidad de sistemas automatizados y controlados a distancia que deberían “disminuir significativamente la presión sobre los astronautas”.

Dos astronautas en esas misiones pasadas eran mujeres, y aunque esta primera tripulación de la estación es toda masculina, se espera que las mujeres formen parte de las futuras tripulaciones de la estación.

La misión es la tercera de las 11 previstas hasta el próximo año para agregar secciones adicionales a la estación, enviar tripulaciones y suministros. En tres meses se enviará una nueva tripulación de tres miembros y un buque de carga con suministros.

China no participa en la Estación Espacial Internacional, en gran parte como resultado de las objeciones de Estados Unidos al secreto de los programas chinos y sus estrechos vínculos militares. Sin embargo, China ha estado intensificando la cooperación con Rusia y una serie de otros países, y su estación puede continuar operando más allá de la Estación Espacial Internacional, que está llegando al final de su vida funcional.

Pasos firmes

El gigante asiático aterrizó una sonda en Marte el mes pasado que transportaba un rover, el Zhurong, y anteriormente aterrizó una sonda y un rover en el lado menos explorado de la luna. Con ello trajo las primeras muestras lunares del programa espacial de cualquier país desde la década de 1970.

China y Rusia también revelaron esta semana un ambicioso plan para una Estación Internacional de Investigación Lunar conjunta que se extenderá hasta 2036. Eso podría competir y posiblemente entrar en conflicto con los Acuerdos multinacionales de Artemis, un plan para la cooperación espacial que respalda los planes de la NASA de devolver humanos a la luna para 2024 y lanzar una misión humana histórica a Marte.

Después del lanzamiento del Tianhe-1 en abril, el cohete que lo llevó al espacio realizó un reentrada incontrolada a la Tierra, aunque China desestimó las críticas sobre el posible peligro para la seguridad.

Por lo general, las etapas de cohetes descartadas vuelven a entrar en la atmósfera poco después del despegue, normalmente sobre el agua, y no entran en órbita.

El cohete utilizado el jueves es de un tipo diferente y se espera que los componentes que volverán a entrar se quemen mucho antes de que puedan ser un peligro, dijo Ji Qiming, subdirector de la Agencia Espacial Tripulada de China.

China / AP

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo