Reportajes

BCV frena el alza del dólar mientras se reduce el poder de compra de la divisa

La variación del tipo de cambio en mayo sufrió una marcada desaceleración en comparación con la de abril / Fotos: Archivo

A comienzos de año, distintos especialistas pronosticaban que para finales de 2021, la cotización del dólar paralelo podría superar los Bs 12 millones o incluso llegara a Bs 17 millones por divisa, es decir, se esperaba un aumento de entre 1.100 % y 1.600% en 12 meses.

No obstante, ya pasada la tercera semana de junio, el precio de la moneda estadounidense en el mercado paralelo se mantiene rondando los Bs 3 millones 100 mil, lo que significa que en casi seis meses, el alza del tipo de cambio ha sido de 207%, un porcentaje que se encuentra aún muy lejos de las estimaciones hechas por los expertos para diciembre.

Una de las razones para explicar por qué el precio de la divisa extranjera no ha experimentado un alza más pronunciada tiene que ver con la estrategia aplicada en los últimos meses por el Banco Central de Venezuela (BCV). El Ejecutivo ha optado por realizar reiteradas intervenciones financieras que consisten en vender divisas en efectivo a los bancos nacionales, para aumentar la oferta y, de esta manera, tratar de reducir la presión sobre el tipo de cambio, manteniendo controlado el precio del dólar.

Según cifras aportadas por la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados, el BCV ha inyectado a la banca alrededor de 75 millones de dólares mensuales. Los desembolsos de moneda extranjera al torrente financiero se intensificaron en el último trimestre con fuertes inyecciones de hasta 100 millones de dólares al mes.

Alza en abril, estabilidad en mayo

En marzo, la cotización de la divisa subió de un promedio de Bs 1 millón 850 mil 005 a Bs 2 millones 110 mil 430, una variación de 14%. Esta relativa estabilidad se debió a la disminución del gasto público y al pago del Impuesto sobre la Renta (Islr), que sigue haciéndose en bolívares –de esta manera, mucho del flujo en moneda nacional se destinó al pago de impuestos y no a la compra de divisas.

Pero el tipo de cambio paralelo –y también el oficial, que le sigue los pasos–, aumentó de manera acelerada desde abril. El pasado 13 de mayo el precio del dólar en el mercado paralelo superó la barrera de los tres millones de bolívares -alcanzando un promedio de Bs 3 millones 021 mil 338. Con todo, el precio del dólar retomó el camino de la estabilidad y en las mesas cambiarias de la banca nacional la cotización cerró en mayo en Bs 3 millones 115 mil 766,53 por unidad -el precio superó por poco al promedio del paralelo. La variación mensual fue de 10,38%, una fuerte desaceleración si se compara con el incremento de 42,05% que el tipo de cambio oficial registró en abril.

Según analistas consultados, uno de los principales factores que provoca el encarecimiento de la vida dólares, es el mayor ritmo de crecimiento de la inflación respecto a la cotización tipo de cambio. De esta manera, la canasta alimentaria de la OVF subió 1.913% de mayo de 2020 a mayo de 2021, mientras el dólar creció 1.489% en 12 meses. Una de las razones por la que los precios de las divisas no suben en la misma proporción que las de los bienes, ha sido el mecanismo de intervención financiera  aplicado por el BCV  que consiste  en vender moneda extranjera en efectivo a los bancos nacionales. Esta estrategia permitió aumentar la oferta y reducir la presión sobre el tipo de cambio, manteniendo controlado el precio del dólar en los últimos meses.

Este freno en el repunte de la cotización se debió a, que el BCV arreció la estrategia de intervención cambiaria a través de cinco inyecciones de divisas durante el mes -más de 20 millones de dólares cada una.

Según el economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, la primera semana de mayo el BCV vendió a la banca nacional más dólares y euros en efectivo que el equivalente a todo el mes de abril, como una medida para tratar de contener la tasa de cambio frente a una mayor ejecución fiscal.

El BCV continuó aplicando la estrategia de intervención en junio. En los primeros 15 días del presente mes –y luego de dos intervenciones-, consiguió que la cotización oficial de la divisa estadounidense reportara incluso un leve descenso de 0,09%, aplicando una oferta sostenida. El dólar oficial superó al precio en el mercado paralelo y al cierre del martes 15 de junio, la diferencia a favor de la divisa bancaria fue de Bs 25 mil 401, 0,82%.

Para el 17 de junio el precio del paralelo siguió estando relativamente estable, ubicándose en Bs 3 millones 137 mil 323. La pregunta que surge en este momento es cuánto más podría durar la estrategia del BCV para la estabilización de un tipo de cambio, que según los especialistas, ya debería superar los Bs 4 millones por dólar.

Apreciación del bolívar

Una de las consecuencias de la “contención” cambiaria en un ambiente hiperinflacionario, ha sido la reducción del poder de compra de la moneda estadounidense. Es un hecho que en el país el costo de la vida en dólares se sigue encareciendo progresivamente. El dólar perdió más de 40 % de su poder adquisitivo para rubros alimenticios entre abril de 2020 y abril de este año, de acuerdo con estimaciones realizadas por la consultora Ecoanalítica. Es decir, el producto que ante se compraba con un dólar, pasó a requerir un desembolso 1,4 dólares.

El diputado a la Asamblea Nacional (AN) electa en 2015 y economista, José Guerra, subraya que la inflación ha subido más rápido de lo que se devalúa el bolívar. “En consecuencia, la canasta se va encareciendo en dólares”.

Según el más reciente reporte del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), la canasta alimentaria familiar en mayo se ubicó en 296,54 dólares.

Esto significa un incremento de 71,45 dólares en comparación con el costo que tuvo un año atrás, en mayo de 2020, que fue de 225,09 dólares. 

En bolívares, el aumento de la canasta de alimentos fue mucho más agresivo, afectando con mayor intensidad a los venezolanos que no tienen acceso a dólares. La agrupación de alimentos básicos para una familia subió de Bs 44 millones 089 mil 632 a Bs 887 millones 594 mil 701,28 de mayo de 2020 a mayo de 2021, lo que supone un incremento de 1.913%. 

El aumento del costo de vida en dólares en Venezuela está vinculado a un fenómeno que se conoce como Apreciación Real del Tipo de Cambio, que ocurre cuando la cotización de la divisa queda rezagada en comparación con el alza de precios de bienes y servicios.

Así, entre mayo de 2020 y mayo de 2021, la tasa cambiaria se incrementó de Bs 195 mil 975, 57 a 3 millones 115 mil 766, lo que representa un aumento de 1.489%, una variación inferior a la que registró el costo de la canasta en bolívares.

Si el tipo de cambio hubiera subido a un ritmo mayor en los últimos meses – es decir, si se hubiera ubicado a finales de mayo en Bs 4 millones y no en Bs 3,1 millones-, cuando el consumidor hubiera cambiado sus dólares, este habría tenido más bolívares en su bolsillo y por lo tanto, habría comprado los mismos productos que un año atrás. Pero, como eso no ocurrió, compró menos productos.

¿Cuánto más se puede contener el dólar?

El economista Luis Arturo Bárcenas, miembro de la firma Ecoanalítica, no cree que la estrategia del BCV de intervención cambiaria -la venta de dólares a la banca para frenar el alza de la cotización del dólar-, se pueda mantener en el tiempo de manera sostenida, debido a que no cuenta con las divisas necesarias para inyectarlas a sistema financiero.

“Pienso que no, porque depende mucho de los ingresos que genere el Gobierno, que están muy restringidos. El país presenta limitaciones en el tema petrolero, no sólo por la sanciones, sino por el deterioro de la infraestructura para la actividad petrolera local. Eso hace que incluso, aún si se reactivara la economía luego del Covid, Venezuela no se beneficie de un aumento de precios del crudo. Y con menos ingresos es difícil que el Gobierno haga lo que hace en el mercado cambiario de forma sostenida. No digo que no lo vaya a seguir haciendo. Lo podría hacer pero no de manera sostenida”, apunta Bárcenas a El Tiempo.

El economista Luis Arturo Bárcenas, no cree que la estrategia del BCV de intervención cambiaria, se pueda mantener en el tiempo de manera sostenida

El experto señala que una fórmula más viable para que el Gobierno pueda mantener algún tipo de barrera de contención frente al dólar es el recorte del gasto público en moneda local lo cual tiene un impacto en la circulación de bolívares y evitaría que ese mayor flujo se dirija a la compra de divisas, y por lo tanto, presione el precio al alza.

Sin embargo, existe un elemento coyuntural que impediría mantener controlado el gasto público: las próximas megaelecciones regionales del 21 de noviembre. Históricamente, durante los periodos electorales, el gasto público se dispara aceleradamente, por lo cual permanece la duda de si el precio del dólar podrá mantener el comportamiento contenido de la primera mitad del año o termine finalmente por dispararse en el tercer y cuarto trimestre.

Bárcenas puntualiza que a pesar de que ha habido una fuerte desaceleración de los precios de los productos de consumo en los últimos meses – según la OVF, la inflación de mayo fue de 19,6%-, la presión del incremento de costo de bienes y servicios seguirá siendo mayor que el ritmo de crecimiento del precio del dólar, llevando a “desembolsar más dólares por la misma canasta de alimentos”.

A pesar de que las acciones del Gobierno para frenar el aumento del dólar sean poco sostenibles, lo cierto no son los únicos factores que inciden en la Apreciación Real del Tipo de Cambio. “Si no hay actividad, si las empresas no generan ingresos y no pagan sueldos y salarios y la gente tiene que irse más a la informalidad, entonces no tendrá para comprar divisas todo el tiempo. Eso es un elemento adicional para limitar el crecimiento del tipo de cambio”, explica Bárcenas.

Precios se han desacelerado pero aún hay hiperinflación

Según las más recientes cifras divulgadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) y el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), se observa una desaceleración de los precios de bienes y servicios para mayo en comparación con meses previos.

El máximo organismo emisor reportó recientemente una inflación de 28,5% para el mes pasado, mientras la acumulada entre mayo de 2020 y mayo de 2021 se ubicó en 2.719,5%.

Venezuela vive un proceso de hiperinflación desde noviembre de 2017, cuando se registró un Índice de Precios al Consumidor superior a 50%. Este fenómeno, según los expertos, culmina cuando la economía de una nación se encuentra por debajo de esta cifra por un período de 12 meses seguidos.

Si se toma en cuenta que según el BCV el último reporte superior a 50%  se  dio en diciembre de 2020 (77,5%) –es decir, cuando sólo habían transcurrido cinco meses- , se concluye que el país se encuentra sumido aún en un proceso hiperinflacionario.

En relación al OVF, su último reporte indica que para mayo se alcanzó una inflación de 19,6%, la cual fue significativamente inferior a la de abril (33,4%), lo que corrobora la tendencia a la desaceleración del costo de la vida. Pero en este caso tampoco ha pasado el lapso de 12 meses necesario para dar por concluido el proceso hiperinflacionario, ya que según esta instancia, el último registro superior a 50 % fue en febrero (50,9%).

Caracas / Rafael Arias / Rodolfo Baptista

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo