Deportes  Béisbol

Liga Profesional de Japón ha sido la casa de 53 venezolanos

Alex Ramírez es el venezolano con más imparables, jonrones, carreras impulsadas y anotadas en la Liga japonesa / Fotos: Cortesía

Desde 1975 hasta 2021 han participado 53 venezolanos en la Liga Profesional de Béisbol de Japón (NPB por sus siglas en inglés), desde Robert Marcano hasta José Ozuna, el último nacional en viajar al país asiático para continuar con su carrera como pelotero profesional.

De este numeroso grupo de venezolanos que han disputado, al menos, un juegos en la Liga Nipona, 26 han repetido, mínimo, dos temporadas. Los bateadores Alex Ramírez (13) y Alex Cabrera (12) son los que más campañas tuvieron en el Lejano Oriente.

El primer criollo en incursionar en aquellas latitudes, Robert Marcano, se mantuvo durante 11 temporadas, José Celestino López (8) y Roberto Petagine (7).

Japón ha sido la casa en donde centenas de beisbolistas sin opciones de permanecer en las Grandes Ligas de Estados Unidos han buscado y encontrado su refugio y segundas oportunidades. Muchos han brillado, otros han tomado esa experiencia para destacar y volver a las Mayores y a otros les ha costado continuar allí.

Ramírez es el venezolano de mejor presentación estadística en Japón, pues durante su carrera de 13 años descargó 380 jonrones, con 1.272 carreras remolcadas en 1.744 juegos. Tan valiosa fue su actuación en la Liga que está nominado al Salón de la Fama.

Alex Ramírez posee la octava racha más larga de juegos protagonizados de forma consecutiva en la historia de la NPB con 985. Esa cifra constituye, además, la más extranjera en el caso de un jugador extranjero.

Además, el caraqueño es el único beisbolista en la historia de la NPB en remolcar 100 o más carreras en ocho campañas continuas (2003-2010).
Ramírez, quien cumplirá 47 años de edad en octubre, lidera a todos los extranjeros que han visto acción en la NPB en juegos disputados (1.744), hits (2.017) y carreras empujadas (1.272), aparte de ser segundo en jonrones (380).

Alex Cabrera, de Caripito, estado Monagas, se fue de Grandes Ligas luego de debutar con Diamondbacks de Arizona y participar en 31 juegos, en los que conectó 5 jonrones y remolcó 14 carreras. Cabrera, sin opciones de establecerse con los desérticos, tomó la decisión de marcharse a Japón dispuesto a brillar.

El “Samurai”, como fue apodado, se convirtió en figura desde su llegada a Leones de Seibú y al retirarse, después de 1.239 juegos, acumulaba en sus estadísticas 357 jonrones y 949 remolques.

Alex Cabrera posee el récord de más carreras empujadas en un juego de la Serie de Japón, luego de sumar 6 remolques en el tercer partido de la edición de 2004. Esta marca la comparte con Isao Shibata.

Cabrera es uno de los latinos que han ganado el premio al Jugador Más Valioso de la temporada regular (lo hizo en 2002). Los otros son sus compatriotas Roberto Petagine (2001) y Alex Ramírez (2008,2009).

Marcano fue el primer venezolano en jugar en la NPB en 1975, su estadía dejó grata impresión y terminó con estadísticas que solo han sido superadas por Cabrera y Ramírez.

El mirandino, quien falleció en 1990, terminó su carrera en Japón con 1.418 hits (líder entre los venezolanos), 232 jonrones (4to), 949 impulsadas, igualado en el segundo puesto con Cabrera, 236 dobles y 655 carreras anotadas.

Destacados

Roberto Petagine, con más recorrido en Grandes Ligas que los dos Alex, y vivo ejemplo de que la NPB sirve a muchos jugadores para reencontrarse con sus carreras y volver a las Mayores, duró siete años en la NPB y otros siete en MLB, antes de cerrar su trayectoria jugando en Korea y México.

El margariteño estuvo seis temporadas seguidas en Japón, regresó a Grandes Ligas con Medias Rojas de Boston y tras cinco años, vivió su última campaña en la NBB en 2010. Ahí dejó 882 hits, 233 jonrones y 635 carreras remolcadas, además de un premio MVP en 2001.

El barcelonés José Celestino López fue prospecto y figura de Marineros de Seattle entre 2004 y 2010, antes de marcharse a la Liga Nacional para jugar dos temporadas, repartidas entre Colorado y Florida, y volver a la Liga Americana con Cleveland y Medias Blancas de Chicago.

López es uno de los tres casos de jugadores que han conectado 1.000 o más hits en Grandes Ligas y en Japón. Los japoneses Ichiru Suzuki e Hideki Matsui lo lograron en ambas ligas. López disparó 1.005 hits en Grandes Ligas y en 2020 llegó a 1.001 hits en la NPB.

Celestino López se convirtió el 31 de octubre de 2020 en apenas el sexto latino en sumar al menos 1.000 hits en la NPB, después de los venezolanos Alex Ramírez (2.017), Robert Marcano (1.418), Alex Cabrera (1.368), y de los otros latinos José Fernández (1.286) y Roberto “Chico” Barbón (1.123).

PASARON POR JAPÓN

Otro grupo de connacionales que pasó por Japón, pero sin tanto brillo, lo integraron Edgardo Alfonso, José Castillo (+), Juan Carlos Pulido, Luis Jiménez, José Francisco Malavé, Jhonny Paredes, Pedro Castellanos, todos con experiencia en Grandes Ligas.

Nueva generación

El portugueseño Ernesto Mejía tiene similitudes con Alex Cabrera en cuanto al comienzo y continuación de su carrera como pelotero profesional. Catalogado como un prospecto Top de Bravos de Atlanta, a finales de la primera década del nuevo mileno, el bateador derecho pasó 10 años en Ligas Menores y conectó 146 jonrones, pero no pudo hacer el grado con el equipo grande y prefirió buscar nuevo horizonte en 2014 con el mismo equipo que recibió a Cabrera en 2001, Leones de Seibú.

Los primeros tres años fueron pletóricos para el llanero, que acumuló 96 jonrones en sus primeras tres temporadas, con un tope de 35 en 2016, en la que también logró, hasta ahora, su única campaña con más de 100 remolques (103).

En las últimas cuatro campañas las lesiones y la poca ofensiva han acompañado al espigado toletero de 36 años, que solo ha despachado 45 jonrones y 135 carreras en lo que hubiese sido una gran temporada de haberlo conseguido en un año, no en cuatro torneos.

Este año parece ser igual que los cuatro anteriores, ya que ha disputado 14 juegos y acumula un jonrón y tres impulsadas, pero en general, la estadía de Mejía en Japón ha sido fructífera, al completar 142 jonrones y 406 remolcadas, para ser el sexto mejor entre los venezolanos en cuanto a estacazos se refiere.

El margariteño José Ozuna parece ser la nueva figura de la tierra de Simón Bolívar en el béisbol japonés. Aún se está adaptando al Lejano Oriente, pero su poder y contacto podrían ayudarle a echar raíces allá y tener una productiva carrera, lo que no le fue posible en Grandes Ligas con Piratas de Pittsburgh.

También en suelo nipón se hallan cuatro lanzadores en la legión de seis que representa al país en esa liga en esta campaña. Éstos son Edwin Escobar, José Flores y los hermanos Albert y Robert Suárez.

Barcelona / José Barberi

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad




El Tiempo