Reportajes

Fedecámaras: informalidad subió a 80% durante la pandemia

Gremio reportó incremento del comercio informal en el estado Anzoátegui / Foto: Arturo Ramírez

Sin duda, la pandemia de Covid-19 ha golpeado con fuerza a la población en general, pero uno de los sectores que más se han visto afectados por la aparición de la enfermedad es el comercial.

Si bien es cierto que antes de que llegara el virus al país, ya los dueños de locales reportaban pocas ventas, desde marzo de 2020 —mes en el que comenzó la cuarentena en Venezuela—, la situación ha empeorado.

En el caso del estado Anzoátegui, el primer vicepresidente de Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras) en esta entidad, Marco Tulio Salazar, explicó que a pesar de que en la actualidad se observa un mayor flujo de personas en la calle, no ha habido un incremento de las ventas.

“La gente cuando ve cierta libertad sale a la calle, pero la realidad es que no hay muchas ventas. Mientras tengamos ese esquema 7+7 vamos a seguir empeorando”, enfatizó.

Según afirmó el gremialista, durante la pandemia el comercio informal pasó de 50% a 80%.

“Los comerciantes formales se han visto obligados a migrar a la informalidad porque este esquema no les permite generar ingresos. Muchos están vendiendo comida de manera informal, ya que un zapato o una camisa cuesta 30 dólares como mínimo. Sólo se medio vende comida, porque la gente medio come. Hay que recordar que, en la actualidad, un profesional universitario gana apenas 5 o 6 dólares mensuales”, acotó.

El representante regional de Fedecámaras agregó que mientras no se cambie el esquema de flexibilización de la cuarentena 7+7, y, además, siga aumentado el desempleo y el salario sea en bolívares, no habrá una mejoría en el sector económico del país.

“Sin esa acción es difícil revertir lo que vive la economía. Hay empresas que están intentando sobrevivir migrando hacia otros ramos. Otro de los factores que está influyendo en el aumento de la informalidad es el costo de los servicios públicos. Las autoridades están colocando unos precios astronómicos que no pueden ser asumidos por los comerciantes formales en estas condiciones de la pandemia. Da la impresión de que el Gobierno quiere que todos los comercios cierren”, añadió.

8
de cada 1
0
ciudadanos que visitan las áreas comerciales de la zona norte de Anzoátegui compran comida en lugar de zapatos o prendas de vestir. Así lo afirmó el primer vicepresidente de Federámaras, Marco Tulio Salazar. Agregó que, ante esta merma en las ventas, cada vez hay más comercios cerrados. “Sólo basta con visitar zonas como las calles Juncal y Libertad de Puerto La Cruz para constatar esta situación”.

Más problemas

Para nadie es un secreto que el uso de divisas para realizar transacciones comerciales se ha hecho común entre los habitantes de la zona norte de Anzoátegui.

“Lo único que viene dando oxígeno a la economía es la dolarización. No hay dudas de que la situación comercial durante la pandemia es bastante crítica. Ahorita la recomendación es que el Gobierno pueda cambiar el esquema 7+7 para que los comercios puedan trabajar, que esto se oficialice, porque en la semana de cuarentena muchos comerciantes igual trabajan”, señaló Wael Raad, representante del gremio comercial en la entidad oriental.

El dirigente gremial considera que las autoridades deberían poner especial atención al cumplimiento de las normas de bioseguridad en las unidades de transporte público, las paradas u otros espacios concurridos.

“La gente siempre va a caminar por el bulevar (5 de julio de Barcelona) para comprar sus cosas y los comerciantes ya están acostumbrados a todo lo del tema sanitario para regular la cantidad de personas en los locales”, señaló.

Por otro lado, Raad denunció que en el sector comercial están padeciendo un nuevo problema: daño de vehículos para transportar mercancía por baja calidad de la gasolina.

Según dijo, los dueños de locales le han comentado que la composición del combustible que se está distribuyendo acaba con las piezas de las unidades de transporte.

“La baja calidad de la gasolina está dañando constantemente piezas y repuestos de vehículos como inyectores, filtros, carburadores, pilas o bombas de gasolina. Esta situación está causando un impacto negativo en el bolsillo de los conductores y del ciudadano común, lo que genera un incremento de 5% a 20% en el precio de muchos productos o artículos comerciales”, indicó.

Raad exhortó a las autoridades a que verifiquen el estado de la gasolina para que pueda ser corregida esta situación.

Puerto La Cruz / Jesús Bermúdez

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo