Locales

Vecinos de Fernández Padilla piden atención para la comunidad

Las fallas en el suministro de agua han afectado a gran parte de la población / Foto: Rafael Salazar

Son muchas las fallas a las que se enfrentan los vecinos del sector Fernández Padilla de Barcelona. A pesar de que están está junto al río Neverí, el agua es una de sus mayores deficiencias, pues cuentan que pueden pasar desde cinco días hasta una semana sin el servicio hídrico. Cuando esto ocurre, a unos cuantos de ellos les toca localizar cisternas para poder llenar los tanques de sus casas.

El cisternero puede cobrarles hasta 5 dólares, pero no todos los residentes afectados pueden pagar esa cantidad. Entonces es cuando la solidaridad aflora y los que llenan sus depósitos ofrecen baldes llenos a los que no tienen.

Jean Carlos Rojas, domiciliado en la zona, mencionó que el agua del tanque le puede durar tres días porque son pocos en su casa. “Y mientras pueda ayudar a quien lo necesite, lo hago”.


El cisternero puede cobrarles hasta 5 dólares, pero no todos los residentes pueden pagar esa cantidad

Más afectados

Los habitantes de la calle Santa Rosa del sector barcelonés dijeron que son los que están en peor situación, pues pasan más de una semana con las tuberías secas. Relataron que actualmente se ayudan con el agua de lluvia, pero que esta no sirve para tomar o cocinar.

El ama de casa Juana Salazar aseguró que hace mucho tiempo ninguna autoridad o ente gubernamental “le ha metido la mano al barrio”. En nombre del resto de los vecinos manifestó que su comunidad está abandonada.

“Aquí lo que estamos es pasando trabajo. Desde hace más de cuatro meses, la caja del CLAP no llega y el bono que da el gobierno no rinde más que para una harina Pan”, dijo Salazar.

Carencia

A este problema se suma el difícil suministro de gas. La señora Juana comentó que las veces que este servicio les llega, cobran hasta 10 millones de bolívares. Otras veces, cuando se les acaba o se les complica conseguirlo, hacen un fogón detrás de las viviendas o al final de la calle para poder preparar la comida a leña, arriesgándose a sufrir alguna complicación en la salud por el humo.

La limpieza de la Santa Rosa tienen que hacerla los mismos vecinos, ya que desde hace más de un año no pasa una cuadrilla a realizar el trabajo. Cuando llueve se inundan las residencias y de noche, por falta de alumbrado público, aumentan los robos.

Puerto La Cruz / Rubmar Perdomo

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  atencion   comunidad-fernandez-padilla   servicios-publicos   




Publicidad

El Tiempo