Reportajes

Haití apunta a una mayor inestabilidad tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse

Jovenel Moïse y su esposa fueron atacados la madrugada de este miércoles en su residencia / Foto: El País

La madrugada de este miércoles 7 de julio fue asesinado a tiros el presidente de Haití, Jovenel Moïse, un suceso que se suma a la grave crisis que vive la nación más pobre del hemisferio occidental. Ahora, las páginas de la historia de esta nación isleña no sólo incluirán temas sobre dictaduras y golpes de Estado, sino también de magnicidio.

El primer ministro interino, Claude Joseph, dio a conocer la noticia en un comunicado a través del cual rechazó el “odioso, inhumano y bárbaro” crimen. Igualmente, llamó a la población a mantener la calma.

En el mismo escrito, Joseph aseguró que se “han tomado todas las medidas para garantizar la continuidad” del Estado haitiano. Pero de momento se desconocen en qué consistirán.

Emisoras locales que informaron sobre el hecho dijeron que un grupo no identificado, que hablaba español e inglés, asaltó la vivienda privada del mandatario a eso de la 1 de la madrugada. La primera dama, Martine Moïse, fue herida de gravedad, pero según informó el embajador haitiano en Santo Domingo, Smith Augustin, se encuentra estable y será trasladada a Miami para seguir con su tratamiento.

La historia

Fue el pasado 28 de noviembre de 2016 cuando Moïse llegó al poder, tras confirmarse que había ganado las elecciones en Haití. Según reseña la BBC Mundo, desde un lujoso hotel de Puerto Príncipe, el nuevo jefe de Estado manifestó su compromiso para poner de pie a un país que, a su juicio, se encontraba “de rodillas”, por lo que hizo un exhorto a la juventud, a los haitianos que residen en el exterior y a los profesionales, a fin de lograrlo.

Sin embargo, su mandato estuvo enmarcado por un débil respaldo de poco más de 5% de la población (600 mil personas). Además, desde el primer día, su gestión se desarrolló en medio de acusaciones de autoritarismo y corrupción con los fondos del programa Petrocaribe, por el cual Venezuela suministra petróleo a varios países. Así lo reseñó el medio español El Confidencial.

Al presidente Moïse, nacido en 1968 en la ciudad de Trou du Nord, en el noreste del país, se le conoció como el hombre que pronunció palabras con la esperanza de conciliar a una nación que hoy en día terminó dividida, más polarizada y empobrecida que nunca. Prueba de ello es la escasez de alimentos, falta de oportunidades laborales y el empeoramiento de la economía debido a la pandemia de coronavirus.

Años difíciles

En entrevista exclusiva con la BBC Mundo, en el año 2019, en plena ola de protestas en su contra por presunta corrupción,  Jovenel Moïse dijo que veía “la unidad, la serenidad y la calma y la convivencia” como la solución a los problemas que atravesaba su nación. No obstante, en octubre de ese año, suspendió por 24 meses las elecciones parlamentarias y en enero de 2020 disolvió el parlamento y empezó a gobernar por decreto, a pesar de que las votaciones para un nuevo congreso tendrían que realizarse en octubre de 2021.

En los últimos meses la crisis política continuó en picada, después de que líderes opositores arremetieran contra Moïse y exigieran su dimisión tras argumentar que su mandato de cinco años terminó el 7 febrero de 2021. En medio de las turbulentas protestas que se generaron ese día, el presidente haitiano denunció un “golpe de Estado para derrocar a su gobierno y asesinarlo”.

No obstante, el líder político defendió en reiteradas oportunidades que sería en 2022 cuando su gestión culminaría, debido a que asumió la presidencia el 7 de febrero de 2017, tras un año de demora por acusaciones de fraude que conllevaron la anulación de las elecciones de 2015 y  la celebración de nuevos comicios en los que obtuvo la mayoría de los votos.

De acuerdo con una nota de la BBC, Moïse no podía presentarse a las elecciones presidenciales previstas para septiembre de este año, por lo que  había convocado a un referendo para una crear nueva Constitución que, aunque él decía que era para “modernizar” la actual, sus críticos presumían que quería eliminar el artículo que impedía su reelección.

Reacciones y llamados

Las reacciones internacionales sobre la muerte del mandatario haitiano no se hicieron esperar. El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela electa en 2015, Juan Guaidó, quien además es reconocido por más de 50 países en el mundo, repudió el hecho.

 “Somos solidarios con el pueblo de Haití y lo acompañamos en este difícil momento. No olvidamos el apoyo de Haití a nuestra causa democrática”, dijo Guaidó en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió sus condolencias al pueblo de Haití, mientras que la administración de Joe Bide calificó de “trágico y espantoso” el asesinato de la pareja presidencial. Según dijo Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, en una entrevista con la cadena de televisión CNN, la inteligencia de Estados Unidos está recopilando datos sobre lo sucedido.

El llamado por parte del presidente de Chile, Sebastián Piñera, fue a la “la unidad y la paz para fortalecer la democracia” y así “encontrar una salida a la grave crisis” que atraviesa el inestable país, de más de 11 millones de habitantes.

Violencia

Haití se ha caracterizado por ser un país sumergido en el caos. La ola de inseguridad a la que se enfrenta da también mucho de qué hablar. Según reveló el pasado martes un informe del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH), más de 150 personas fueron asesinadas y otras 200 secuestradas, en junio pasado, en la zona metropolitana de Puerto Príncipe.

Puerto La Cruz / Redacción Mundo

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo