Tiempo Libre

El insomnio puede tratarse en favor de la salud física y mental

El insomnio debe ser diagnosticado y tratado por profesionales de la salud / Foto: Pexels

Con la pandemia del coronavirus, la permanencia de los niños en casa y el teletrabajo, los horarios o rutinas comenzaron a desarrollarse de forma diferente. Pero, como quiera que sea, es importante hacerse consciente de la necesidad de mantener un ciclo de sueño adecuado para fomentar la buena salud, tanto física como mental.

Sin embargo, el insomnio es una condición que afectaa muchas personas y que tiene consecuencias  tal vez desconocidas por quienes lo padecen.

“El insomnio viene particularmente asociado a dificultades en el proceso de conciliar el sueño (dormir), mantenerse dormido; es la tendencia a levantarse antes de lo esperado sin poder dormir más y con la sensación constante de dormir, pero no descansar”, expresó la psicóloga Naelme González, quien añadió que bajo estos términos siempre se está cansado, soñoliento o agotado.

Sobre las causas de esta alteración,explicó que hay factores emocionales y psicológicos que desencadenan en la imposibilidad de estar tranquilos mentalmente. Puntualizó que es en horas de la noche cuando muchas personas son asaltadas por las preocupaciones, lo que imposibilita el descanso nocturno.

Además, hay otros aspectos que pueden originarlo, como la apnea del sueño y dolores crónicos.

La especialista, de la zona norte de Anzoátegui, destacó que según la gravedad del caso, lo adecuado es acudir al psicólogo para recibir ayuda u orientación.

“De no poder solucionar el trastorno, se establece una plan multidisciplinario con otros especialistas, de acuerdo con las necesidades del paciente”, explicó.

Detalló que puede proceder la consulta a nivel de Neurología para el descarte de problemas a nivel del sistema nervioso central; de Neumología, Cardiología y Psiquiatría.

La prevención es la clave

“Se debe tener presente la importancia de siempre trabajar la salud mental para evitar las preocupaciones excesivas con visión catastrófica y poder modificar muchas conductas y/o hábitos que puedan estar dañando el proceso del sueño”, expresó la experta.

Añadió que disminuir el distrés -relacionado con la angustia y el sufrimiento-  es clave, para lo cual se recurre a herramientas u orientaciones psicológicas prudentes en cada caso.

Recomendó disminuir el consumo de activadores, como cafeína, bebidas energizantes y azúcar. Asimismo, establecer y llevar una rutina de ejercicios.

El uso de pantallas tiene una gran incidencia en este sentido y, en opinión de González, es necesario evitarlas dos horas antes del inicio del ciclo de sueño. También se deben apartar las luces o equipos electrónicos que generen luz y ruido en las habitaciones.

El uso de pantallas antes de dormir hace más difícil conciliar el sueño / Foto: Pexels

Si se ha de tomar con frecuencia algún medicamento se debe revisar qué efectos secundarios, como el insomnio, pueden generar. En lo posible es bueno evitar las siestas para no perder luego el ritmo de sueño. Cenar con alimentos pesadosha de descartarse también.

Hay que saber cuánto dormir

“El tiempo de sueño recomendado para los adultos es un promedio entre siete u ocho horas”, expresó la psicóloga.

Agregó que hay rutinas que ayudan a conciliarsaludables horas de sueño, como ir a la cama a una hora adecuada, en espacios aseados y cómodos para tal fin.

Cuando el insomnio se deja pasar y se convierte en una constante forma de vida se corren muchos riesgos. Un ejemplo de ello es que el organismo no pueda regular sus funciones físicas o psicológicas, fundamentales para la salud.

Si los ciclos de sueño no son de calidad puede generarse irritabilidad emocional, somnolencia constante, bajos niveles de productividad, problemas de concentración, sensibilidad visual, dolor de cabeza, agotamiento mental, dificultades para tomar decisiones y fatiga.

También es un factor que interviene en un aumento del índice de enfermedades cardiovasculares, de hipertensión, depresión, ansiedad, sensibilidad visual y auditiva.

Para adoptar algún tratamiento es necesaria la evaluación personalizada de cada caso, para descartar otras condiciones que pudieran estar modificando el ciclo del sueño. Hay técnicas de relajación física, mental y ejercicios de respiración.

Puerto La Cruz / Oriana García

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo