Sucesos

Cicpc ultimó a presunto homicida del trasportista de la zona rural de Sotillo

Detectives le dieron de baja a Heiskel Ulises Apáez en el caserío Los Mangos / Foto: Rafael Salazar

Heiskel Ulises Apáez Castaño, de 29 años de edad, “’alias “chiquitín”, falleció este viernes 16/7 supuestamente al medirse a tiros con oficiales del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en el caserío Los Mangos, en el límite de los municipios Juan Antonio Sotillo y Simón Bolívar.

El sujeto al parecer estaba implicado en el asesinato del conductor José Gregorio Atagua Valera, de 25 años, a quien llamaban cariñosamente “Rey”.

El conductor, uno de los 32 afiliados de la línea de Transporte Rural Caratal, fue baleado en el lado derecho de la cabeza, a las 3:00 de la madrugada de ese día, por uno de los seis encapuchados que iban a asaltarlo, al igual que a unos 22 pasajeros, cuando se desplazaba por la vía en una buseta de color blanco.

La mayoría de los usuarios venía a vender verduras en el Mercado de Puerto La Cruz.

Fuego cruzado

Una fuente extraoficial declaró que oficiales de la División de Homicidios del Cicpc hacían averiguaciones de campo, cuando avistaron a Apáez, quien desacató la voz de alto y disparó contra ellos. Los policías tuvieron que defenderse con sus armas orgánicas.

En el sitio de la presunta refriega, funcionarios recolectaron un revólver marca Rossi, calibre 38.

Uniformados trasladaron a “el chiquitín” a la sala de urgencias del hospital Luis Razetti de Barcelona, donde expiró.

Según aseveró el informante, Apáez estaba solicitado por el Juzgado de Control 5 del estado Anzoátegui, desde el 5-6-2013, por robo y porte ilícito de arma de fuego. Además, tenía dos registros por robo y hurto, que datan del 23-9-2010 y 3-10-2014 respectivamente, en la Delegación Municipal de Puerto Píritu.

Cuatro heridos

En la ejecución del homicidio del conductor José Gregorio Atagua, salieron heridos cuatro usuarios del transporte colectivo, en la carretera Los Mangos-Curaguaro.

Al ser tiroteado en la cabeza, el chofer perdió el control de la buseta que cayó en un precipicio. Las pasajeras Neida Peralta (49), Ana María Valdiviezo (47) y Amanda Aguilera (27) sufrieron aporreos y fracturas en el siniestro.

Al vendedor de jugos, Eleazar Caigua (59) se le alojó una bala – al parecer la misma que mató al chofer- en la parte posterior de la cabeza, detrás de la oreja izquierda.

El comerciante Daniel Coroy aseveró que, por fortuna, su padre Eleazar está en buenas condiciones, pues el proyectil entró en su piel, pero no rompió hueso alguno.

El joven fue este sábado 17/7 al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), ubicado en la urbanización Tronconal III, a fin de pedir información sobre las diligencias que debe hacer para que un experto del despacho examine a su progenitor.

Puerto La Cruz / Yraida Núñez

(Visited 1 times, 32 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo