Reportajes

Pinilla asegura que la maldad del régimen es tan irreal que da material para crear

El humorista gráfico y escritor Fernando Pinilla cuestiona por igual al gobierno y  a la oposición, por considerar que las próximas elecciones serían una repetición de la “mala comedia” que montan ambos bandos. Dice  que el poder y el caricaturismo se temen entre sí, por lo que la mayoría de sus colegas se han ido del país

–¿Es Venezuela una caricatura? 

–Una, pero bastante tragicómica.

–¿Son caricaturescas las próximas elecciones?

–Sin duda, es como una rutina repetida de mala comedia.

–¿Fue el diálogo una gracia que se convirtió en morisqueta?

–Los diálogos con regímenes dictatoriales siempre tienen cara de burla al pueblo.

–¿Alguna vez quiso hacer un motivo y le salió un garabato?

–Varias veces.

–¿Una onomatopeya para los poderes?

–Rebuzno de burro.  

–¿Para el régimen?

–Más y más  de lo anterior.

–¿Para la oposición?

–¿Cómo será la onomatopeya para las ratas? 

 –¿Para la población?

–La de una persona ahogándose.

Arte en el exilio

–¿Ha cambiado la caricatura en el país?

 –¡Total! No hay medios impresos, las redes son bastantes anárquicas y la mayoría de caricaturistas están fuera del país por el hostigamiento  constante y la falta de oportunidad para crecer en el país.

–Y usted, que trabaja para medios estadounidenses, ¿ha pensado en emigrar?

–Siempre cruza por la mente, pero no es mi deseo.

–¿Cuesta sacar guasa de un régimen que ha generado destrucción?

–Sí, pero a veces sirve de catarsis. Poder bajarlos del pedestal del poder, aunque sea en dibujo, es gratificante.

–¿Por qué asemeja a Juan Guaidó con un jarrón  y para mayor sarcasmo un jarrón chino?

 –Total, alguien que no tiene una utilidad definida ni efectiva, pero además recibe tanto y costoso apoyo, es el perfecto jarrón chino.

 –¿Qué tiene de caricatura la ley resorte?

 –Es más un chiste burdo que una caricatura.

–¿Y “el koki”?

–Un chiste peligroso.

–¿Cómo torea la censura?

–Publicar fuera te quita las amarras; hacerlo con El Nacional ahora te enfoca a pensar más los trabajos, pero es casi imposible.

–¿Cómo ha tocado la fibra artística el coronavirus?

–Cambió los temas de las caricaturas por mucho tiempo y nos aportó un detalle más: el tapabocas.

 –Como escritor de cuentos de terror, ¿alguna inspiración local en especial?

–La maldad de este régimen, la falta de humanidad parece a veces irreales y dan material para crear.

–¿Teme el gremio de dibujantes al Gobierno?

–No temer a quien puede meterte preso o hasta quién sabe qué más, sería tonto.

 –¿Y el Gobierno a los dibujantes?

 –Es una relación recíproca. Por eso nos han hostigado y perseguido.

 –¿Vale una caricatura más que mil palabras?

 –Siempre, y lo he constatado muchas veces.

 –¿Existe la caricatura adulante?

–Claro, recuerda que la caricatura la hace un humano y el ser humano se vende por treinta monedas con facilidad, y a veces hasta gratis.

–¿Una autocaricatura a la caricatura venezolana?

–La misma de siempre: dibujando en el ojo del huracán.

–Por lo visto, sigue siendo cáustico, irónico, sarcástico… 

–Siempre. Es la esencia de este trabajo.

Musa opositora 

–Aparte del chavismo-madurismo, ¿otra  fuente de inspiración?

 –La oposición y los políticos mundiales que cada vez son peores, no importa la tendencia o ideología. 

DE PERFIL

Fernando Pinilla es caricaturista, ilustrador, escritor y conferencista. Ha recibido el premio Pedro León Zapata 2014 al mejor caricaturista de la prensa venezolana; el premio José Martí a la mejor caricatura editorial, otorgado por la National  Association of Hispanic Publications de Estados Unidos; las órdenes Leoncio Martínez “Leo” en su tercera y segunda clase, y la Francisco Mujica Toro en su Única Clase. Ha ilustrado las páginas de El Nacional, Últimas Noticias, Líder, La Voz, La Región, Notitarde, Meridiano, 2001 y  de las revistas Exceso, Exceso Cocina y Vino y Clímax. También ha trabajado para los portales Elestímulo.com, Caraotadigital.com, Efectococuyo.com y la revista de Ismael Cala y ESPN Magazine en español. En la actualidad publica sus trabajos en Diario Las Américas de Miami y El Tiempo de Washington DC. Colabora para el portal de noticias Unanimodeportes.com y El Planeta de Boston. Es autor e ilustrador de cuentos infantiles. 

–¿Existe la caricatura ideológica?

–Claro que sí. Ha sido usada de esa manera por su poder para masificar ideas.

–¿Un personaje difícil de parodiar?

–Ninguno. Todos tenemos algo que caricaturizar.

 –¿Un grafismo para la Asamblea Nacional?

–Otro jarrón chino. 

–¿Otro para la oposición? 

–Una colección de jarrones chinos.

–¿Ha reído con el humor oficial? 

–Por no llorar.

–¿Ha hecho llorar con su obra? 

–Lamentablemente, sí. Eso duele.

–¿Ha asomado un halo de esperanza?

–En algunas ocasiones.

–¿Se imagina ser caricaturizado por el oficialismo?

–No lo han hecho, pero sería bueno ver cómo lo hacen. 

–¿Son hormonales algunos grafismos?

–No, por lo menos en mi caso.

–¿El rostro nacional más acercado a una caricatura?

–Uno con el ojo amoratado, facciones marcadas por el hambre y la necesidad, sin algunos dientes.

–¿Un boceto del país?

–Un mapa inconcluso.

–¿Un político venezolano de historieta?

–Uno que tenga un súper poder distinto a robar por toneladas.

–¿Un caricaturista universal?

–Quino.

–¿Es Dios humorista?

–Por el resultado de su creación, pareciera tener humor en las venas.

–¿Hay caricaturistas oficiales u oficiales que son una caricatura?

–Ambos. Siempre hay alguien sin ética ni moral para dibujar sandeces a favor de un régimen. En el caso de los oficiales, seamos sinceros, la FANB es hoy una burda caricatura. 

–¿Ha plasmado algo positivo?

–En algunas ocasiones.

–¿Qué sería de usted sin el Presidente?

–Lo mismo, nuestro trabajo es criticar al que esté en el poder.  

–¿Y él sin usted?

–Sería igual, lamentablemente no somos poderosos para cambiar esta ecuación.

–¿Un sistema político malhumorado?

–Los extremos: izquierda y derecha.

–¿Fue la democracia venezolana puro arte libre?

Fue algo bueno que no se perfeccionó y perdió la libertad.

–¿Qué será del humor y la caricatura?

–Nunca morirán, pero sí están en constante evolución e involución, paradójicamente.

Caracas / Jolguer Rodríguez Costa


(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo