Mundo

Las lluvias monzónicas inundaron aldeas filipinas

Alrededor de 20 tifones y tormentas azotan Filipinas cada año / Foto: Noticias del Mundo

Miles de residentes huyeron de comunidades inundadas y ríos crecidos en la capital filipina y provincias periféricas el sábado, después de días de lluvias monzónicas torrenciales, que dejaron al menos un muerto, según informes de las autoridades.

Funcionarios dijeron que lucharon por abrir más refugios de emergencia para permitir el distanciamiento social entre los residentes desplazados y evitar que los campamentos de evacuación se conviertan en epicentros de infecciones por COVID-19. 

En la ciudad de Marikina, en la región de la capital, muy afectada, cerca de 15.000 residentes fueron evacuados a un lugar seguro durante la noche cuando las aguas aumentaron de manera alarmante en un río.

“Esta situación será demasiado difícil si no hay una solución permanente a las inundaciones, especialmente ahora con la amenaza de la variante delta”, expresó el alcalde de Marikina, Marcelino Teodoro, a ABS CBN News, refiriéndose a la cepa viral COVID-19 altamente contagiosa que ha sido detectada en el país.

Muchos de los residentes fueron evacuados de aldeas propensas a inundaciones en Marikina durante la noche, lo que los privó del sueño, según Teodoro. Culpó a los años de tala ilegal en las montañas cercanas y la densa sedimentación en el río Marikina por las constantes inundaciones en su ciudad.

En la montañosa ciudad norteña de Baguio, un residente murió el viernes por la tarde después de que el taxi en el que viajaba fuera golpeado por un árbol que caía, anunció la policía, agregando que otras dos personas en el taxi resultaron heridas. El norte de Filipinas se ha visto inundado por días de lluvias monzónicas que anegaron aldeas bajas y provocaron deslizamientos de tierra menores.

El tifón In-fa, que azotó la costa este del país y arrojó lluvia sobre Taiwán antes de soplar hacia China, intensificó los aguaceros estacionales.

Un barco de carga volcó después de ser azotado por fuertes olas el sábado cerca de un puerto en la ciudad de Pio Duran en la provincia de Albay, al sureste de Manila. Sus 10 tripulantes fueron rescatados por la policía, los bomberos y los aldeanos, que usaron una cuerda larga para acercar el bote volcado a la costa, dijo la guardia costera.

El personal de la guardia costera rescató a varios residentes atrapados en sus casas por el aumento de las aguas el viernes en la ciudad de Naujan en la provincia de Mindoro Oriental, al sur de Manila. Mientras llevaban a los aldeanos a través de aguas que les llegaban a la cintura, el equipo de emergencia se agarró a una cuerda para evitar ser arrastrados por la corriente.

Alrededor de 20 tifones y tormentas azotan Filipinas cada año, además de las lluvias monzónicas estacionales. El país también se encuentra en el llamado “Anillo de fuego” del Pacífico, una región propensa a terremotos y erupciones volcánicas, lo que la convierte en una de las naciones más propensas a desastres del mundo.

Manila / AP

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo