Tiempo Libre

“Anunciando una esperanza”, alimento para el cuerpo y el alma

Los voluntarios llevan sus donaciones a los sectores más necesitados / Foto: Cortesía

Llevar palabras de aliento y solidaridad es una de las tareas principales de la fundación “Anunciando una Esperanza”, de la ciudad de Maturín, estado Monagas.

Sus labores se iniciaron en 2015, para realizar actividades formativas, recreativas y que sean capaces de transmitir una palabra de fe, amor y esperanza que llegue a los más necesitados.

Esta es una organización sin fines de lucro que presta apoyo a pacientes oncológicos y enfermos en otras patología. A pesar de que comenzaron centrándose en los niños, poco tiempo después pudieron extenderse a otros grupos etarios.

Entre sus actividades cotidianas hacen visitas a hospitales, casas de abrigo, geriátricos, comunidades de escasos recursos e instituciones educativas.

Muchos de los voluntarios son cristianos evangélicos, pero también hay católicos que forman parte del equipo, pues no hay acepción de personas.

“Nuestra misión es llevar almas para Cristo, llevando el alimento espiritual y también el natural”, expresó Leudys Renaud, vicepresidenta de la fundación.

Para ello realizan almuerzos a comunidades de la ciudad, donde tienen asistencia permanente, como las de la parroquia La Pica.

Según Renaud, también llevan donaciones hechas por personas naturales, jurídicas y gestiones propias. Entre los artículos que distribuyen comúnmente están medicamentos, alimentos, ropa, zapatos, juguetes, artículos de oficina, uniformes y artículos escolares. Estos pueden ser nuevos o usados, siempre que estén en buen estado.

Además, trabajan en la parte cultural, recreativa y de asistencia médica, pues tienen profesionales a su disposición que los apoyan en las jornadas.

Iglesia en la calle

“Estamos dando siempre lo mejor, tratando de servir y ser imitadores de Cristo. Viendo la iglesia en la calle, no solamente en cuatro paredes”, destacó la representante del equipo.

Entre sus anécdotas, la voluntaria recordó que una de las partes más difíciles ha sido hacer entender a las personas a las que ayudan que otros pueden tener las mismas necesidades que ellos y también tienen derecho a recibir beneficios.

Sin embargo, acotó que la materialización de estas causas nobles ha generado momentos conmovedores.

Puntualizó que su mayor motivación para continuar en pie es el amor de Dios.

“Lo mejor de participar en la iniciativa es que podemos transformar la tristeza o el lamento en baile. Ver los rostros de cada niño, adolescente o adulto cuando reciben aunque sea una palabra, es grande. Es grande cuando sus ojos se iluminan al ver que hay esperanza”, aseguró.

A través de las plataformas digitales, los interesados en participar en las campañas o hacer algún donativo pueden encontrar los números de contacto y las vías de recaudación.

En Instagram, el equipo se encuentra como @anunciandounaesperanza. En esta red social  comparten fotografías de las actividades y actualizaciones sobre sus labores.

También tienen centros de acopio, donde colaboradores del voluntariado reciben donaciones. Las sedes de Helados Canaima, Librería Atlas y Asochefs son algunos de los lugares donde se pueden encontrar receptores.

Maturín / Oriana García Rivas

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

El Tiempo