Locales

Vecinos de Nueva Barcelona responsabilizan a las autoridades del desbordamiento del Neverí

Entre los vecinos que sufrieron por el desbordamiento del Neverí, los de Nueva Barcelona fueron los menos afectados /Foto: Javier Guaipo

Habitantes de Nueva Barcelona acusan a las autoridades regionales y municipales de ser las únicas  culpables de que el río Neverí se desbordara este jueves 29 de julio, hecho por el cual a varios de ellos se les metió el agua en sus casas.

“Si limpiaran el canal de alivio que está por aquí (en la avenida Nueva Barcelona, detrás del conjunto residencial La Estancia), esto no hubiese ocurrido. Pero aquí los políticos están pendientes de cualquier cosa, menos de cumplir sus funciones”, expresó Luisa Pérez, quien resultó perjudicada porque el agua causó daños en el motor del portón de su vivienda.

Y es que, según contaron, a las 6:00 pm del jueves  comenzaron a anegarse las calles  y en horas de la madrugada el agua tapó por  completo la isla de la avenida.

De hecho, a eso de las 9:00 am, el líquido, que ya había empezado a descender, les llegaba hasta las pantorrillas a personas que no tenían más opción que caminar entre el río formado en la vía.

Rafael Chacín, quien reside en las adyacencias de la avenida Centurión de la capital anzoatiguense, contó que se mantuvo alerta hasta las 3:00 am de este viernes, pues el agua entró a su casa, aunque no dejó pérdidas materiales.

También hizo un llamado al gobernador del estado, Antonio Barreto Sira, para que se dedique a limpiar los canales de alivio, cuya falta de mantenimiento, “generó este caos en distintos puntos de la ciudad”.

“Esto se ha venido denunciando desde hace mucho tiempo, pero nadie le había dado la atención necesaria. Han hecho caso omiso. Como consecuencia, llegaron las lluvias y con ella las inundaciones”, recalcó.

Por su parte, la señora Tibisay de González explicó que su vivienda se salvó porque está construida pocos metros por encima del nivel de la carretera, al igual que muchas otras de esa zona.

En su opinión  el desastre en el conjunto residencial La Estancia se debió a que está construido en el sitio donde se ubicaba el desagüe de la comunidad.

“Hicieron esas edificaciones y taparon el canal por donde se iba el agua de lluvia. Ahora no tiene para donde correr y, sumado al escaso mantenimiento de las alcantarillas, nos deja este resultado”, manifestó.

Los vecinos a los que se les llenó la casa también responzabilizaron  a los conductores que circulaban por las avenidas por no hacerlo  de manera  prudente e  impulsar el agua hacia el interior de las residencias.

Barcelona / Javier A. Guaipo

(Visited 1 times, 1 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo