Tiempo Libre

Los beneficios imperan con el uso de métodos anticonceptivos

Al iniciar su vida sexual, la mujer tiene derecho a elegir un método de cuidado / Foto Referencial

“Si la mujer deja de ver la regla, se le sube a la cabeza”. Este es uno de los tantos mitos que existen alrededor del uso de anticonceptivos por parte de las mujeres.

La especiaslista en Ginecología Arlenis Castillo desmiente algunos de ellos en pro de la salud y la seguridad sexual y reproductiva.

“La capa interna del útero, que es el endometrio, por efecto hormonal se mantiene delgada, por lo que, en algunas hay poca o ninguna descamación y, por ende, ausencia de sangrado”, explicó la experta de Barcelona, Anzoátegui, en referencia a la falta de menstruación en estos casos.

Con respecto a la tesis de que las pastillas generan aumento de peso,  explicó que “en la década de los sesenta, cuando aparecieron por primera vez, sí tenían altos niveles de estrógeno, lo que efectivamente causaba aumento de peso en las mujeres. Pero actualmente tienen muchísimo menos hormonas, por lo que las probabilidades de engordar son pocas”, agregó.

Afirmó que si bien las píldoras puede causar retención de líquidos, ello debería cesar tras pasar el período. 

Señaló que si realmente se nota un persistente aumento de peso, entonces debe consultar a su ginecólogo para encontrar una opción que se ajuste mejor al organismo.

Y es que en el mercado existe una diversidad de alternativas anticonceptivas, que se adaptan a cada cuerpo y a las necesidad de cada persona.

Castillo indicó que existen seis tipos: de barrera, hormonales, intrauterinos, naturales, permanentes y de emergencia.

Los primeros están diseñados para evitar que el esperma ingrese en el útero; son removibles y son una opción para las mujeres que no pueden someterse a los métodos hormonales. Entre estos se encuentran los condones masculinos y femeninos, y los espermicidas.

Los intrauterinos (DIU) son pequeños dispositivos en forma de T, que se insertan en el útero y liberan una hormona (levonorgestrel) para lograr que el moco cervical se espese y evite la llegada del esperma a la zona uterina, que el revestimiento de esta se adelgace y evitar así la ovulación.

Cobre

El DIU de cobre, además de cumplir la función de uno normal, evita que el óvulo se adhiera al útero, pues genera un efecto inflamatorio por el tipo de material.

Las píldoras, inyecciones, parches cutáneos, geles transdérmicos, anillos vaginales, sistemas intrauterinos y varillas implantables son parte de la lista de anticonceptivos hormonales.

Con estos se logra regular o detener el proceso biológico de la ovulación y, por ende, imposibilita un embarazo.

Los  sistemas naturales se basan en la observación de señales asociadas a los procesos biológicos de fertilidad y, de esta manera, adaptar el acto sexual a la fases del ciclo menstrual, sin usar fármacos, procedimientos mecánicos ni quirúrgicos. Sin embargo, no protegen de enfermedades de transmisión sexual y son de poca eficacia. 

Estos últimos son el caso de, por ejemplo, los métodos del calendario, de la temperatura y de la ovulación, así como el coito interrumpido.

Mientras que los permanentes abarcan la ligadura de trompas o la vasectomía en los hombres; y los de emergencia, las pastillas del día después (que no deben usarse de forma rutinaria por su alta carga hormonal).

La doctora Arlenis Castillo es especialista en Ginecología y Obstetricia, y es maestrante en Sexología / Foto: Cortesía

Cuidados

La doctora Arlenis Castillo aclaró que una vez iniciada la vida sexual, las mujeres tienen derecho a recurrir un método anticonceptivo.

El profesional de la Ginecología deberá evaluar el estado físico de la paciente y consensuar la alternativa que mejor se le adapte, teniendo en cuenta su eficacia, reversibilidad, inocuidad, uso y costo.

Excepción

El uso de anticonceptivas, sin haber iniciado una vida sexual, sólo son indicados por los profesionales de la salud en caso de trastornos menstruales, como hipermenorrea o amenorrea y quistes ováricos.

“Otro mito es que los anticonceptivos influyen en la fertilidad. Todos están hechos con cargas hormonales que no afectan este aspecto al suspenderlos. Una vez que la dama deja de usarlo, puede embarazarse de inmediato”, dijo Castillo, también especializada en Obstetricia.

Añadió que el único que tiene un efecto más duradero es la inyección, pues se puede tardar hasta 10 meses en eliminar sus efectos del organismo.

Desmintió, además, que cualquiera de estas opciones sea causante de cáncer, que se necesite parar su administración para desintoxicar el cuerpo y que sólo las mujeres paridas pueden optar por el DIU. Todos estos son falsos mitos.

Barcelona / Andrea Aroca

(Visited 1 times, 2 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

El Tiempo