Reportajes

Con la pandemia aumentaron las dificultades para pacientes transplantados

Quejas. Pacientes trasplantados denunciaron dificultades para cumplir con sus tratamientos de por vida / Foto: Arturo Ramírez

La escasez de medicinas y el alto costo de las que se consiguen no han sido las únicas preocupaciones para las personas con patologías crónicas, que requieren tratamiento de por vida.    

En el caso de los trasplantados, las dificultades crecieron aún más con la llegada de la pandemia por el Covid-19.

Al menos así lo señaló Tatiana Ramírez, representante en el estado Anzoátegui de la Organización No Gubernamental (ONG) Amigos Trasplantados de Venezuela (ATV).    

Y es que estos pacientes deben viajar de manera periódica a Caracas, a fin de ser evaluados por los especialistas que les realizaron la intervención quirúrgica y muchos, al parecer, no han podido hacerlo por falta de recursos, pues con la crisis sanitaria por el SARS-Cov-2 los precios del traslado y estadía aumentaron.    

Ramírez manifestó que también les toca actualizar, mes a mes, los récipes (uno por cada medicina), semestralmente el informe médico y renovar la ficha que deben llenarles los doctores tratantes para poder retirar los medicamentos de las farmacias de alto costo que, en el caso de la zona metropolitana de la entidad, están ubicadas en el hospital Domingo Guzmán Lander de Las Garzas y en el César Rodríguez de Guaraguao, ambos adscritos al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).    

Aunque Ramírez mencionó que los galenos de estos recintos siempre han tenido  disposición para atenderlos, especialmente para actualizar estos papeles, con la pandemia se han limitado las consultas médicas en los centros públicos y, por ello, no recibirían este tipo de asistencia con normalidad. 

“Los médicos que están en Guaraguao o Las Garzas, que es donde entregan medicinas de alto costo, no están trabajando, van de vez en cuando o te mandan a que vayas a una consulta privada. Entonces, algo que debería ser gratis, porque ellos trabajan en un hospital, te obligan a que vayas a la parte privada, y así sea a buscar los récipes debes pagar los $20 o $25 de la consulta. Eso ha traído como consecuencia que mucha gente deje de ir a buscar su medicina por no tener los papeles al día”, expresó.    

En este sentido, comentó que les ha solicitado a las personas afectadas que acudan al hospital donde les corresponde retirar los fármacos, a fin de exigir que autoricen a alguien de allí para que se ocupe de la actualización de estos trámites. 

PRESUNTAS IRREGULARIDADES

Por otro lado, Tatiana Ramírez, representante regional de la ATV, denunció presuntas irregularidades con el proceso de vacunación contra el Covid-19 para los trasplantados. 

Manifestó que en los hospitales de Guaraguao y Las Garzas, supuestamente, empezaron a llegar las dosis  asignadas para ellos, pero que hasta los momentos solo  han llamado a los pacientes manejados a través del primer centro asistencial.

”Yo, por ejemplo, estoy en la lista de Las Garzas y no me han avisado. Esa es una irregularidad, porque si llegaron para las personas que están por la farmacia de alto costo, me tuvieron que haber llamado”,

“Mientras tanto, no sé cómo hacen con su tratamiento. A mí me envían medicinas de la ATV cuando empiezan a escasear, y la ONG Cuatro Por Venezuela, que está en Houston (Estados Unidos), también nos ayuda, enfocan mucho sus campañas en los trasplantados. Ellos hacen sus donaciones y yo se las doy a quienes les haga falta, me imagino que con eso se ayudarán”, señaló. 

La vocera calculó que son unos 40 pacientes trasplantados, de los 60 aproximadamente que están en su registro, los que no tienen la posibilidad de pagar una consulta privada para poder cumplir a cabalidad con su medicación. Destacó que los demás consiguen de cualquier otra forma o tienen familiares en el exterior que ayudan con dinero. 

 Insensibilidad 

Carola Matute, una treintañera que tiene 10 años trasplantada de un riñón, es una de las personas a las que se les dificulta viajar a Caracas para hacerse los chequeos  con  los especialistas que las operaron; primero por el elevado costo del pasaje y, segundo, por las dificultades para trasladarse.  

Aunque en el área metropolitana está la doctora que la trató desde el inicio de la enfermedad, lo cual la ha ayudado a alternar las revisiones, se quejó de la poca humanidad que habría tenido durante la pandemia. 

“Le dije a la doctora que me veía que si me podía hacer la caridad de darme los récipes y el informe para retirar los medicamentos y me respondió que no, que la consulta eran $40, un monto que no es fácil conseguir. Me pareció una falta de respeto. Al final tuve que parir esa plata para pagarle”, contó. 

 Fallas.  La Prednisona de 5 mg, al parecer, escasea en las farmacias de alto costo  / Foto Referencia

Fallas   

Por otra parte, los pacientes se han visto afectados por las fallas en la distribución de medicinas. En los últimos meses ha tenido dificultades para hallar la Prednisona, un corticosteroide sintético que deben tomar, por lo menos, dos veces al día.    

La representante regional de ATV expresó que le informaron que  sólo en la farmacia de alto costo del hospital de Guaraguao están entregando esta fórmula, pero no en la dosis requerida de 5 mg, sino de 50 mg. 

“Y eso que no es un medicamento costoso como los inmunosupresores. Generalmente se toma 5  mg, 10 mg o 20 mg al día ¿Tú te imaginas picar una pastilla de 50 mg?, pues esa fue la presentación que llegó allí después de seis meses de espera. Hay unas personas que las agarran, quizás por desinformación o necesidad”.

En el caso de Matute, ha tenido  que comprarlo, al igual que el complejo vitamínico B, porque aseguró que más nunca ha llegado a la farmacia donde le corresponde retirar su tratamiento. 

 “En lo que va de año, no lo han dado. Una caja de 5 mg me sale en $10 y me dura 10 días, dependiendo de cuántas pastillas traiga”, acotó. 

Puerto La Cruz / Elisa Gómez

(Visited 1 times, 5 visits today)

Share This:

Comentarios

  




Publicidad

Publicidad




Publicidad

Publicidad

El Tiempo